El Club América es una institución que ya nadie respeta

Lo ocurrido con Pedro Aquino es una de diversas muestras que vamos a repasar en este ejercicio para comprobar que al América, nuestro querido América, nadie lo respeta y cualquiera le pasa por encima.

Citaré algunos casos que me vienen rápido a la mente aunque quedarán otros tantos en el tintero.

ÁRBITROS Y VAR

Desde hace algunos años, hemos sido víctima de atropellos monumentales que incluyen a los hombres de negro y al Video Assistant Referee, o VAR para los cuates.

Tenemos claro que los árbitros prefieren castigarnos con severidad que parecer de “esos que ayudan al América”, invento de Joserrita y promovido hasta la muerte por sus achichincles.

Del VAR mejor ni hablemos. Han existido jugadas que eran claras para ir a mirar pero el colegiado lo considera innecesario. Y cuando han ido, ten por seguro que es para dejarlos caer el peso de la ley. Su ley.

LA DEUDA ETERNA DE INDEPENDIENTE

Otro patético episodio lo tenemos con “El Rojo”, equipo argentino que responde al nombre de Independiente de Avellaneda. A estos tipejos se les “vendió” a Silvio Romero y Cecilio Domínguez y los adeudos continúan hasta la fecha.

Se han cansado de posponer las fechas de pago y se han valido de diversas triquiñuelas para evitar los pagos.

UN PRESIDENTE DE VACACIONES

Queda en la memoria el recuerdo de hace un par de meses cuando el Señor Baños se marchó de la mesa al responder que “todos estamos de vacaciones” al ser cuestionado sobre la conformación de la plantilla azulcrema.

Para dicho personaje es imposible que entender que el presidente del Club América se cuece aparte y que la atención sobre este Club es 24/7.

LA REBELDÍA PERUANA

Pueden haber enviado mil documentos a la Federación Peruana de Fútbol pero la realidad es que se los pasaron por el arco del triunfo.

Los culpables son claros: Pedro Aquino y el equipo médico peruano. El problema es que el América envió papelitos cuando pudo obligar al jugador a quedarse bajo el argumento de que las condiciones eran inadecuadas para unirse a su selección. Queda claro que el jugador moría por irse que pudo aplicar la de Benedetto que es decir que estás lesionado para forzar la situación que sea necesaria.

JUGADORES QUE SE VAN DE FIESTA

La liguilla anterior se protagonizó un papelón con jugadores que decidieron irse de fiesta y que terminaron balconeados por una conocida revista de chismes.

¿Qué ocurrió en Coapa? Nada.

LOS NIÑOS BUENOS DE LA PELÍCULA

Estaremos de acuerdo una buena cantidad de nosotros que la actualidad nos muestra una institución a la que le incomoda el mote de villanos del fútbol mexicano.

Basta ver las redes sociales del club. Todos son amiguis, las campañas sociales están a full y básicamente, quieren transmitir que en el Club América somos cool.

Hago el paréntesis para aclarar que de ninguna manera estoy pretendiendo que seamos un equipo patán o llenarnos de aficionados malandros.

La imagen de un club que impone condiciones porque hace las cosas de manera adecuada y que recibe respeto máximo al resto de equipos del mundo es lo que hemos perdido.

Somos un equipo blandengue bajo cualquier parámetro. Si nos quieren atracar en un partido, lo hacen sin consecuencias. Si quieren quedarnos debiendo, lo hacen sin consecuencias. Si los jugadores priorizar su selección por encima de quien les paga, lo hacen sin consecuencias.

Nada en el Club América tiene consecuencias.

Dicen que están “muy molestos” en Coapa. Alguien me dijo en Twitter que es el nuevo “El Azteca hace el primero” y tiene razón absoluta. Rara vez el Azteca ha hecho el primero y jamás ha pasado algo con la supuesta molestia en Coapa.

Todos recordamos la imagen del dueño en aquel Mundial de Clubes saliendo decepcionando del estadio. Ilusos (por no decir payasos) que fuimos por creer que el papelón lo haría reaccionar.

Sigo al América desde 1993, y en todo este tiempo, no he sido capaz de ver una de esas muestras de poderío que los detractores azulcremas dicen que tenemos. De hecho, ha sido todo lo contrario alcanzando el punto álgido en años recientes.

Al final seguiremos dependiendo de los golpes de timón que haga o deje de hacer el mandamás azulcrema. Es triste que su equipo proyecte una imagen endeble contra algunas de las adversidades señaladas y se conforme con ser el cajero automático de todos.

Si queremos ver cambios es necesario seguir apuntando a los culpables correctos.

Related Posts