Un verdadero análisis de la Final

No te pierdas más reciente capitulazo del NidoPodcast, el show semanal para Americanistas Exigentes.

¡Qué alegría volver a ver al América Campeón!

Ya sabía que el nuevo triunfo Azulcrema iba a generar gran cantidad de comentarios negativos y se buscaría cualquier cosa para demeritarlo. Sin embargo, esto superó por mucho mi expectativa al punto que no he podido ver u oír un análisis de verdad en medios de comunicación de la gran Final ante Tigres, es más, podría decir que es puro “lloriqueo”.

Hay muchos aficionados que, de por sí, les gana el fanatismo, se están viendo impulsados por los porristas y pseudoperiodistas con dirección a acusar al arbitraje del título, lo cual es más falso que la moneda de 3 pesos.

Como saben, soy periodista de profesión y de las primeras cosas que te enseñan es: 1) el periodista nunca es la noticia, y, 2) tienes que ser objetivo para no afectar el criterio del lector. Claro está que, este segundo punto, es muy difícil porque todos tenemos nuestra opinión, pero se puede hacer.

Es por eso que en esta ocasión buscaré escribir un análisis lo más objetivo que pueda, pese a que este hermoso sitio está dedicado al club América, porque me molesta mucho que estos personajes profanen esta profesión e insulten a nuestros lectores con sus búsquedas de notoriedad y likes en redes sociales.

Comencemos.

Como vimos, el juego de Ida el América no fue contundente, lo que provocó que se viera obligado a ganar la Vuelta para ser campeón.

Pese al potencial de planteles de ambos equipos, los dos jugaron de manera muy similar. En general, cuando no tuvieran el balón, todos tenían que estar en su parte del campo bien parados para cerrar espacios.

Esto provocó que no hubiera tantas jugadas ofensivas y que la Final incluso se viera por varios momentos, aburrida. De hecho, me parece que esta Final no estuvo ni cerca de ser la más épica ni del América y menos de la Liga MX.

Es así que, el juego casi desde el inicio se vio marcado de que el que aprovechara el error defensivo del rival ganaría y el América cometió dos graves que Tigres no aprovechó. El primero se da casi al inicio cuando las Águilas tienen una pésima marcación y André Pierre Gignac entra solo a rematar de cabeza casi en el área chica. Luis Ángel Malagón estaba bien colocado y desvió. El segundo se da al minuto 71′, cuando Jonathan Dos Santos se cae en una salida, lo que Carioca aprovecha para sacar potente disparo que pegó en el travesaño. Dos centímetros más abajo y estaríamos hablando del bicampeonato felino.

El América, también, no aprovechó en el tiempo regular las fallas norteñas. Principalmente, el cabezazo de Julián Quiñones antes de acabar el primer tiempo cuando estaba solo en el área. De igual forma, Diego Valdés erró dos tiros claros ante la mala marcación de los de la UANL.

Ahora, llega el que se considera el momento clave y que provoca los comentarios negativos: la expulsión de Raymundo Fulgencio al 80’. Cierto que Quiñones exageró de gran manera el golpe, pero la agresión existe. Intente usted lector dar un manotazo hacia atrás, ¿hasta dónde pudo subir el brazo? ¿Qué tanta fuerza necesitó para alcanzar la altura del rostro? Seguramente necesitó de gran fuerza para lograrlo, como la requirió Fulgencio, por lo que intentó claramente agredir al rival. Sí, hay un par de empujones de Quiñones, pero la agresión se castiga igual.

Hay mucho mito sobre la agresión en el futbol. Muchos creen que casi tienes que “matar” al rival, pero no es cierto, la regla claramente explica que es dar o intentar dar. Así que es buena la roja.

En redes circula un video donde dicen que Quiñones también da un manotazo en otra jugada, la diferencia es que es forcejeo, pasó igual en la Ida con un supuesto penal sobre el naturalizado mexicano, ambos se van jalando de la playera y por eso no se marcó.

También hay un video donde Alejando Zendejas supuestamente agrede a Diego Lainez. La realidad es que el rival empuja a Zendejas sin balón de por medio, quien malamente encara y luego Lainez lo jala al caer. En todo caso, hubiera sido castigo para ambos, siendo amonestación lo más probable, en caso de que fuera jugada sancionable.

Para mí esto la roja a Fulgencio no fue el error clave. Cualquier equipo, en especial uno con el plantel de Tigres, puede suplir la ausencia de un jugador. El América mismo ha sido dos veces campeón con 10 hombres (Chivas en 1984 y Cruz Azul en 2013).

No, el error defensivo que abrió el camino a las Águilas fue el de Diego Reyes comenzando el tiempo extra. Los Tigres buscaban controlar el juego, como dijimos, todos atrás, esperando una oportunidad o incluso pensando en los penales, pero el América en 30 segundos no les prestó el balón y culminó con un centro de Álvaro Fidalgo al área. Éste fue bastante malo, pero Reyes midió mal el balón cuando tenía bastante oportunidad de despejar, provocando que éste pasara y le cayera a Quiñones, que falla el primer tiro y anota en el segundo intento.

Ahí cayó Tigres, en ese error de Reyes, porque entonces tenían por fuerza que cambiar de estrategia.

El segundo error es todavía peor, minutos después el portero, Nahuel Guzmán, primero se hace amonestar por reclamar y después teclea a Quiñones a medio campo, ganándose la segunda amarilla y la roja.

De ahí, el América solo aprovechó para sellar el título.

Es así que las Águilas ganaron bien y el arbitraje no fue factor, fueron los mismos Tigres que no aprovecharon cuando pudieron, agregando que en la Ida poco o nada hicieron.

EXTRA

Quiero aprovechar para mencionar algo. Vi mucha molestia entre mi familia y americanistas por los constantes toques que da el equipo.

Aunque es cierto que llegan a cansar, la realidad es que esto fue vital para el título. El América pudo controlar el balón, y por ende los juegos, con esto. Muchos goles incluso cayeron tras 20 toques, por ejemplo, el primero ante León en la ida de los cuartos y el mismo de Quiñones en la Final.

Muchas gracias por leerme y espero que mi análisis haya sido de su agrado. Arriba 18 veces (14 para los necios que no reconocen la historia) el América.

Si disfrutaste de este artículo, considera invitar un cafecito a tus amigos de NidoAzulcrema.

O si prefieres, puedes dar una propina.

Previous Article

“Un amistoso extraño”

Next Article

Club América (3-2) Barcelona: “Cierran el año con triunfo”