CL22, Tercera Baja Oficial: Sebastián Córdova

Las Águilas del América han dado a conocer una nueva baja del plantel, en esta ocasión es un jugador mexicano hecho en casa del que se esperaban muchas cosas el que abandona el barco Azulcrema.

A muchos nos sorprendió que Sebastián Córdova hubiera pedido su salida del club, en especial para irse a Chivas. Era obvio que el jugador formado en Fuerzas Básicas no tuvo su mejor año en Coapa y que estaba muy lejos de ser referente, pero son pocos los jugadores que piden salir del América y dejar atrás un buen sueldo, es más factible que te corran.

Aún así, el destino de Córdova se trazó hace unos meses cuando él y sus compañeros de la Selección Sub-23 triunfaron en los Olímpicos y trajeron a casa una medalla de bronce. Sebastián había mandado a su representante a exigir la playera número 10 del América, misma que el equipo le entregó con bombo y platillo. Sin embargo, él creía que la usaría poco porque las ofertas europeas lloverían en verano.

Pero no fue así, nadie puso una propuesta seria en la mesa de Baños y Córdova en vez de esforzarse el máximo se puso en plan de divo, jugando con poco entusiasmo y escondiéndose en momentos claves. Al grado de que fue enviando a la banca y poco a poco Solari dejó de confiar en él. Luego trascendió que estaba en una actitud nefasta que lo terminó de relegar.

En su última aparición en el Estadio Azteca se fue abucheado, así de triste fue su 2021. Muchos dirán que fue culpa de Solari, que nunca lo encontró posición, sin embargo, a Córdova no lo vendieron como un jugador multifacético. Y, de hecho, nuestros seguidores de varios años podrán constatar en nuestras notas de calificaciones y podcast del año pasado que siempre le criticamos a Herrera que parecía no encontrarle posición a Sebastián, cosa que ahora se le critica a Solari. Puede ser entonces que el problema no era la decisión de los técnicos, tal vez Córdova no terminó de funcionar en ningún lado del campo.

Saldrán los que lamenten la salida de Córdova, que criticarán a la Directiva, pero el propio jugador buscó su salida y, además, nunca dio el salto de calidad. Demostró, tristemente, ser un jugador de mente chica que le daba pavor asumir la responsabilidad de cargar con el equipo. Sí, dio destellos de lo que podría ser con un buen trabajo mental, pero si ven sus números y actuaciones en los últimos 2 años, verán que fue más expectativa que realidad. Como olvidar cuando se fue expulsado en una final.

El traspaso fue definitivo, compra que ha trascendido fue en alrededor de 5 a 7 millones de dólares, una ganga para Tigres de ser verdad, ya que como se maneja el mercado mexicano perfectamente pudieron venderlo en unos 10 millones de los verdes. Al menos no tenemos a Antuna como parte del pago.

No hay más que decir, Córdova será una de esas promesas estilo More Mosqueda, Paco Torres e infinidad de jugadores que han ilusionado y simplemente no ha pasado nada con ellos.