NidoAzulcrema
¿Aún tiene crédito este proyecto?
¿Aún tiene crédito este proyecto?

El halloween llegó antes de tiempo. América fue eliminado en penales por Guadalajara y se pierde la oportunidad de ganar el trofeo más sencillo del semestre.

Chivas fue más que América durante setenta minutos a pesar del grandísimo gol de Arroyo que dio ventaja a las Águilas.

El planteamiento fue más de lo mismo. Línea de cinco y dos contenciones. Siete elementos de corte defensivo que nuevamente fueron doblegados por la velocidad rojiblanca. Mares, William y Chepe ofrecieron un partido para el olvido y fueron la vía de acceso predilecta para los de Jalisco.

Y si no hay medio campo, naturalmente que no habrá ataque. América ha perdido punch ofensivo en el afán de evitar que le hagan goles. En este espacio lo hemos dicho hasta el cansancio: un medio campo deficiente sobrecarga la defensa y limita el ataque.

América ofreció un partido patético. Se colgaron del travesaño cuan largo fue el cotejo con la esperanza de que un contragolpe generara el segundo. Luego vinieron los cambios, se jugó sin centro delantero, se partió el equipo, Chivas empató y llegaron los penales que nos mostraron el camino a casa.

La Volpe quedó a deber. Almeyda se lo comió con patatas. El medio tiempo era clave para recomponer. Chepe no podía estar ubicado dos pasos delante los centrales ni William correteando sin sentido intentando robar un balón aunque sea por error.

Siete jugadores de corte defensivo tienen que ofrecer algo más. Si vas a sacrificar tu ataque, tu defensa debe ser un muro. América se colgó del travesaño, su mejor táctica fue el “amontonamiento” y pagó el precio que se cobra a los equipos mezquinos.

Ahora bien, ¿que por qué tenemos un medio campo débil? Igual lo hemos comentado: nuestros jugadores son lentos, pesados y algunos han entrado en la curva descendente de rendimiento. Es decir, la edad los está alcanzando. No pueden jugar igual que hace 2-3-4 años. Nadie es eterno.

La directiva se ha casado con este plantel y lo ha dejado envejecer. La necedad de solamente traer jugadores si alguno se va está trayendo consecuencias.

Al final, tampoco es un resultado que sorprenda. Los últimos clásicos se han jugado de forma similar por ambos conjuntos y siempre estará más cerca del triunfo el que propone y ataca.

Hoy América queda eliminado del torneo más fácil del semestre que se ha caracterizado por los numerosos papelones. Parece que el tema del Centenario ha generado demasiada presión en la institución en lugar de provocar motivación sabiendo que la afición respaldará al equipo.

Por lo pronto, América sigue añadiendo capítulos a sus “100 maneras de como no organizar un centenario” con esta nueva eliminación a manos del archienemigo que lo venció dos ocasiones en su propia casa.

Lo triste es que no va a pasar nada. Se ofrecerán disculpas y se jurará que por la liga estamos vivos y que «vamos con todo». Y si también nos echan, nos refugiaremos rápidamente en Japón. De ahí argumentaremos que el Clausura 2017 está a la vuelta de la esquina y será la revancha absoluta porque ahora sí podrá trabajar La Volpe e implementar su estilo.

¿Apostamos?