¡¡¡Fracaso Total!!!

Este mercado de fichajes ha sido uno bastante increíble para las Águilas del América, y no necesariamente por las bombas que llegaron o los millones de dólares que se hayan metido por la venta de jugadores. No, es uno que pasará a la historia por la incompetencia de Santiago Baños y de Diego Ramírez.

Está por jugarse la fecha 7, ya ha pasado una tercera parte del torneo y el América no tiene su plantilla completa, de hecho, está peor que cuando inició la competencia hace unos meses.

Los Azulcremas fueron eliminados del Guardianes 2021 el 16 de mayo de 2021, es decir, hace 3 meses. ¡Y seguimos sin equipo completo!

Baños tuvo 3 meses para planificar el Apertura 2021, y no sólo eso, le contrataron a Diego Ramírez para ayudarlo. Dos personas, con tiempo y con la infraestructura de las Águilas no pudieron acomodar a 4 jugadores que no entraban en planes, así como traer un jugador extranjero que cumpliera con lo solicitado por el estratega Solari.

América necesitaba liberar un par de plazas de extranjeros para poder armar su equipo. Díaz se fue sin pena ni gloria, pero seguían sobrando jugadores. Primero, no pudieron acomodar a Renato Ibarra que estaba condenado a no volver a usar la playera del América, luego, no supieron qué hacer con Nicolás Castillo recuperado. Finalmente, ni Viñas ni Benedetti parecían tener cabida en el cuadro y a pesar de contar con cierto mercado en México, tampoco pudieron hacer nada.

Llegaron entonces Fernando Madrigal, Salvador Reyes y Miguel Layún, y el equipo se deshizo de algunos mexicanos que no se extrañan. Pero la cuestión de extranjeros seguía sin resolverse. Sorpresivamente y sin alta médica, dieron de alta a Benedetti al inicio del torneo, quedando fuera Ibarra y Castillo.

Cortesía de la solicitud expresa de Solari de un volante por derecha, Baños estiró la liga lo más que pudo, y sin importarle que expondría a la institución a una situación innecesaria, aprovechó una sospechosa lesión de Leonardo Suárez para darlo de baja y dar de alta a Renato. Mientras que Castillo buscaba por su cuenta dónde acomodarse.

Parecía que todo estaba bien, el equipo estaba armado y hasta se discutía si podría llegar otro refuerzo. Pero la mala planeación volvió a tener sus frutos. Independientemente del asunto extracancha de Renato, es bien sabido que es un jugador propenso a lesiones. Entonces, no sorprendió a nadie que tras sus 20 minutos jugados haya salido directo al quirófano para perderse todo el resto del torneo. Obviamente es muy difícil adivinar si un jugador se va a lesionar y quedar meses fuera, pero tampoco es tan extraño si le pasa a un jugador que ha pasado más tiempo lesionado que en la cancha (lo mismo puede aplicar para Benedetti o Castillo).

Es la fecha 7, América ahora tiene 9 No Formados en México y está, a marchas forzadas, buscando el décimo. Castillo ha logrado colocarse 4 meses en Brasil y se comenta que Mazatlán quiere a Benedetti. Como está de urgido de dinero el equipo, no dudo que busquen deshacerse del Poeta de cualquier forma.

Como comenté, el equipo está peor que antes. Se sigue pagando parte del salario de Castillo, le paga su salario completo a Suárez y a Renato. Siguen faltando, al menos, un jugador para completar la plantilla, un salario más que habrá que pagar por unos meses. Es decir, se gastará más de lo planeado inicialmente. Simplemente patético.

No dudo que Baños termine trayendo 2 jugadores extranjeros, seguramente argentinos, de esos baratos a préstamo por unos meses. Igual hasta le aceptan al Independiente su cascajo para saldar la deuda que tienen con el equipo. Pero al final del año volveremos a tener el problema que hoy no supieron resolver con 3 meses y dudo que puedan hacerlo en 3 semanas.

Castillo volverá y sigue con contrato. Renato volverá y sigue con contrato. Leonardo Suárez volverá y sigue con contrato. Y habrá un par de jugadores más que habrá de definir su futuro ¿Qué tal si alguno termina siendo un crack infravalorado y quieren que se quede? En diciembre habrá, otra vez, extranjeros para echar para arriba y un directivo fracasado.

Y peor aún, podría darse el caso de que no termine llegando nadie, el equipo no esté completo como quiere el entrenador y aún así, en diciembre seguiríamos con un extranjero de sobra.

Es muy triste ver que a pesar de todo, Solari ha hecho que su equipo funcione. Pero puede ser que se canse de que no le den las herramientas que necesite y de la patética gestión de Baños. Ojalá que podamos tener a Solari con un directivo capaz. No dudo que rompería la Liga si la cabeza le arma un buen equipo.

Finalmente, se dice que Baños tiene un ultimátum de parte del dueño. Es campeón en diciembre o se va. Pero de verdad, en cualquier empresa seria esto no sería tolerado. Sólo con exponer a la institución ante la polémica de Renato para perderlo 20 minutos después debería ser suficiente para correrlo. Y eso que nadie comenta el extraño caso de Adrián Goransch, jugador que cobra quincenalmente sin haber disputado aún un sólo minuto en el primer equipo. ¿Qué está pasando?

Esta directiva ha demostrado ser una muy incompetente. ¡Basta ya!

Related Posts