NidoAzulcrema
Todo bien, muchachos.
Todo bien, muchachos.

La Comisión Disciplinaria determinó que la solicitud presentada por el Club América en relación a la expulsión del jugador Rubens Sambueza es procedente, por lo que el futbolista podrá ver acción en el partido de la jornada 7 de su equipo.

Con esas palabras extraídas de la web oficial de la Liga MX se dictamina que el capitán Sambu podrá ver acción el próximo sábado ante Guadalajara en una nueva edición del Clásico Nacional.

Buscando el golpe de autoridad

Tras saberse habilitado para jugar ante Chivas, Sambueza habló para los medios:

“Sería muy bueno dar un golpe de autoridad; los Clásicos se tienen que jugar y ganar. Lo que yo puedo prometer a la gente como capitán y como uno más del grupo es que el equipo se va a entregar al máximo, va a dar lo mejor para ganar, ya que no se puede perder y lo que nosotros queremos no solamente es ganar el Clásico, sino ganar el campeonato, que es lo que realmente le interesa a la institución.

Esperemos que para el Clásico no se comporte como “uno más del grupo” que un capitán debe ser el distinto, siempre. Sin excepciones. Lejos quedaron los tiempos donde se prometían victorias en los Clásicos.

Hoy nos conformamos con “nos vamos a entregar al máximo” cuando uno pensaría que eso es lo mínimo que debe ofrecer un futbolista profesional.

¿Hay alguna especie de persecución arbitral?

Este torneo se han visto 3 rojas: Ibarra vs Tigres, Pimentel vs Veracruz y Sambueza vs Puebla. Salvo la de Erik, las otras dos fueron revocadas y los jugadores salieron libres de todo cargo.

Pareciera que la etiqueta de “equipo indisciplinado” está propiciando que los árbitros duden menos en echar a los nuestros. Esto es curioso considerando que la burbuja en la que vive el fútbol mexicano cree que los árbitros nos benefician.

En mis recuerdos hay más señalamientos en nuestra contra que a favor. A veces queda la impresión de que con tal de que el señor árbitro no sea señalado como de esos “que ayudan al América” prefieren imponer toda la autoridad —y a veces prepotencia— que les confiere el uniforme contra las Águilas.

Habrá que ver cómo evoluciona esta situación de las apelaciones, pues indica que las decisiones arbitrales se están cuestionando más seguido de lo que seguramente gustará a los colegiados y podría ocurrir que intenten ampliar su criterio o bien, seguir por la misma línea, al fin que su palabra es casi ley.

No creo aún que haya persecución arbitral. Pasa que a los árbitros más conocidos les gustan los reflectores. Se ve en la forma en que sacan las tarjetas, en los aspavientos que realizan, o aquellos como el de Puebla que detuvo el partido para hablar con los jugadores las veces que quiso. Y para reflectores, nada mejor que ser árbitro de un partido del Club América.