NidoAzulcrema
Pablo Aguilar del Club América
El jugador del mes sin duda alguna.

Cuatro partidos de liga se han jugado en este mes de octubre, más uno de Concachampions, en los que se han conseguido tres victorias y dos derrotas.

Parecen unos números apenas adecuados para un club del nivel del América. Hay más datos: se anotaron ocho goles y se recibieron siete. Si tomamos en cuenta únicamente la liga local ,el balance es directamente negativo: seis puntos de doce posibles y una diferencia de menos un gol.

El equipo sigue de líder y es lo que importa a fin de cuentas, pero hay varios jugadores que han bajado su nivel considerablemente hasta un punto preocupante y encima se perdió un partido por una diferencia de cuatro goles. Uno de esos tres partidos que no se pueden perder como dicen algunos.

Diecinueve jugadores participaron en el mes. Solamente tres jugaron todos los minutos y otros cinco ven actividad en todos los partidos.

Más adelante, se notará que la mediocridad de resultados obtenidos se reflejan en el rendimiento de los jugadores. Es complicado culpar al técnico cuando se dan tantos errores individuales en las derrotas.

Comenzamos.

Moisés Muñoz

Moisés Muñoz

Totalmente perdido. Comienza el mes con una actuación aceptable contra Veracruz, mostrando seguridad y buen juego con los pies, pero es pieza clave en la derrota en el Azul; una mala salida termina costando la goleada. Contra Monterrey apenas sufre de llegadas del equipo rival y sale aprobado, más por incapacidad de los contrarios que por otra cosa, pero contra Querétaro le encajan tres goles, uno por su palo, y otras dos salidas más en donde se ve lento y falto de capacidad. Difícilmente se le podría achacar toda la culpa del último resultado, pero su poca contribución para evitarlo ahí queda.

Hugo González

Hugo González

Juega un solo partido en el mes, ante Comunicaciones, y apenas tiene trabajo. Una buena atajada en los minutos finales y un balón largo que sirve casi como asistencia en el segundo gol le hacen salir aprobado.

Paul Aguilar

Paul Aguilar

Un perro de presa por la banda derecha, entra con todo y casi nunca tiene miedo de jugadas difíciles. Defendiendo suele cumplir, su velocidad por encima de la media de nuestro fútbol le ayuda indudablemente, pero atacando es una calamidad. Pisa mucho la segunda mitad de la cancha pero nunca con profundidad, nunca con peligro. Y si encima le comen su banda en la goleada en contra, pocos argumentos le quedan para defender un rendimiento mensual que a lo mucho se podría calificar como mediocre.

Paolo Goltz

Paolo Goltz

Un gran compañero para Pablito. Alto y fuerte, como mandan los cánones para los centrales, pero gusta de salir jugando y de marcar más adelantado de lo que parece. No contribuye para evitar la goleada contra Cruz Azul, pero tampoco es de los principales responsables. Suele salir perdiendo en los mano a mano por su lentitud, pero de alguna forma se recupera. Su debacle sucede en el último partido del mes, en dónde dos errores suyos van directo al marcador; en el primero rompe el fuera de lugar ante la salida de Pablito y en el segundo se resbala ridículamente ante el beneplácito del delantero queretano. Básicamente costó tres puntos.

Pablo Aguilar

Pablo Aguilar

Un guerrero de la defensa. Si se cae dos veces se levanta tres. Recupera los balones, marca férreamente, sale a atacar y en ocasiones quita balones más como contención que como central; nuestro Cannavaro personal. Incluso se da el lujo de anotar. De cualquier manera, juega todos los minutos del mes, incluido aquellos en los que se reciben siete goles y eso indudablemente le afecta en su rendimiento general.

Juan Carlos Valenzuela

Juan Carlos Valenzuela

Ante el cambio de formación poco puede hacer y se ve relegado a la banca. Afortunadamente para el equipo, parece que funciona más como revulsivo, cuando está descansado y con marcadores favorables, sin presión. Ofrece un rendimiento constante y sin errores. La camisa le sigue quedando grandísima, por supuesto, pero ahora se nota menos.

Osmar Mares

Osmar Mares

No solo es una verdadera calamidad, es una verdadera calamidad que ha jugado todos los partidos. Es bajito, débil y lento, el físico le traiciona constantemente y no suele valerse de su técnica individual. Defendiendo parece cubrir la zona adecuada, pero a la hora de llegar y de marcar llegan los problemas. Hasta cierto punto se podría decir que brinda cierta seguridad a la zaga pero no es más que por la posición más atrasada que ocupa, seguramente por decisión de Mohamed, que le permite ser menos propenso a errores y le hace más fácil la tarea de defender si bien se sacrifica la vertiente ofensiva. Pero difícilmente su colocación va a hacer todo el trabajo. Rival al que enfrenta rival que le supera. Y atacando es una nulidad, por supuesto, casi no avanza hacia el área rival y cuando lo hace es para retrasar la pelota o para perderla.

Miguel Layún

Miguel Layún

Apenas puede jugar en el mes pero se va con balance negativo. Parece otro después del póker ante Santos, no funciona arriba; es veloz pero inefectivo a la hora de usar esa velocidad adecuadamente. Atrás no hay mucho que hacer ante su nueva posición más adelantado pero suele contribuir en su zona.

Jesús Molina

Jesús Molina

Si queda algo de aquél Molina que llegó al América en el ya lejano 2011, no lo demuestra. Se posiciona demasiado atrás en donde apenas y puede cambiar de cualquier forma el devenir del partido y pasa mal. Siempre. Si recupera dos balones pierde tres. Es uno de los principales responsables del cuatro cero en contra; pierde marcas, se ve lento, torpe, y con casi nula contribución a la generación.

Moisés Velasco

Moisés Velasco

Juega dos partidos y no pasa nada con él. Si al principio del torneo se veía a un jugador con cierto toque de balón combinado con recuperación, aunque sería un error decir que en algún momento desarrolló más esas habilidades que se le veían a simple vista, ahora parece un jugador tosco que no hace excepcionalmente bien ninguna tarea y que se ve reducido a ser un simple revulsivo.

Daniel Guerrero

Daniel Guerrero

Como recambio funciona adecuadamente bien, para tener más posesión y cubrir más cancha, pero de inicio no hace nada para cambiar el partido. Acompañando a Molina hicieron la terrible dupla que recibió cuatro goles en la debacle en el Azul.

Osvaldo Martínez

Osvaldo Martínez

Para sorpresas de propios y extraños resulta ser uno de los mejores jugadores del mes. No destaca mucho pero tampoco comete equivocaciones, distribuye la pelota con más coherencia que creatividad, y hasta se da el lujo de dar una asistencia y estar cerca del gol en alguna ocasión. Es la luz de constancia en este oscuro mes de irregularidad.

Luis Ángel Mendoza

Luis Ángel Mendoza

Hace un papelón contra Veracruz pero se recupera en el resto de partidos. Si en todo el semestre venía pidiendo a gritos que lo vendieran del equipo ahora parece levantar la mano por más oportunidades. Sus desbordes son menos de los que cabría esperar pero toca la pelota de manera correcta y hasta mete un gol. En otros tiempos aún estaría lejos de ganarse la titularidad, pero en un equipo en donde tu competencia son Arroyo y Díaz no sería demasiado descabellado pensar en ello.

Rubens Sambueza

Rubens Sambueza

No es la mejor versión de Rubens, definitivamente, pero sigue siendo el mismo. Es lo más parecido que tenemos a un mago en la plantilla, de su pierna izquierda salen la mayoría de balones filtrados del equipo, si bien su reposicionamiento más al centro ha evitado que destaque más en el mano a mano. Y la mejor parte es que cuando no está asistiendo, está recuperando balones o corriendo y ocupando espacios claves en toda la cancha. Sin embargo, como el resto del equipo hace más bien poco en el partido ante Cruz Azul.

Gonzalo Díaz

Gonzalo Díaz

He de admitir que sus minutos en el ya lejano partido ante el Atlético de Madrid me enamoraron. Fue dueño y señor de la banda ante un jugador de cierto reconocimiento mundial como Juanfran. En otros partidos se ha visto algo de esa magia a cuentagotas. Quería creer que el tiempo no le había llegado, que en cierto momento del torneo iniciaría un partido y sería pieza clave en el rendimiento del equipo con esa zurda y esos movimientos atrevidos. Pero ya estamos casi en Noviembre, con catorce jornadas a nuestra espalda y lo seguimos esperando.

Michael Arroyo

Michael Arroyo

El atrevimiento hecho jugador, siempre encara. Siempre. A veces triunfa y a veces no, pero se agradece tener un jugador diferente en la plantilla. Sin embargo lo que importa es lo que se hace y no lo que se intenta, y Arroyo no ha hecho demasiado cuando el equipo más lo ha necesitado. Una de cal y otra de arena; un gol y dos asistencias en dos partidos y nada en tres.

Oribe Peralta

Oribe Peralta

Afortunadamente para el América parece estar despertando. Empieza adecuadamente el mes con una buena jugada que termina en gol contra Veracruz, pero después viene el que quizá puede ser su peor partido vestido de amarillo, contra Cruz Azul. Noventa minutos en donde no toco el balón, no se desmarcó, no jugó. Pero de ahí en adelante todo ha mejorado, ha anotado varios goles y parece ir en una curva ascendente que luce prometedora.

Luis Gabriel Rey

Luis Gabriel Rey

Sigue sin entrar en ritmo y sin marcar. Su contribución al juego es casi nula, su edad se nota enseguida igual que su lentitud y las carencias que siempre tuvo, pero da un partido adecuado contra Comunicaciones en donde asiste en el primer gol. Todo lo demás sigue igual.

Martín Zúñiga

Martín Zúñiga

Apenas participa en el mes, pero no aprovecha la oportunidad de oro contra Querétaro. Sí, un jugador rival se va expulsado por una entrada hacia él, pero sigue sin pesar, no hace mucho con el balón en los pies. Tiene que levantar la mano por la cantera americanista.

Antonio Mohamed

Antonio Mohamed

Suele ver los cambios adecuadamente y así como defiende cuando hay que hacerlo, se lanza al ataque cuando ve posibilidad. Su saldo estrictamente numérico es apenas aprobatorio pero la plantilla no le está respondiendo como debería. Poco puede hacer ante el infame partido de su contención contra Cruz Azul o el de Goltz contra Querétaro.

Goleador del Mes

Oribe Peralta Club América

Líder en Asistencias

Rubens Sambueza Club America

Jugador del Mes

Pablo Aguilar del Club América

Resulta complicado de creer pero en un mes en el que el América recibió siete goles en cinco partidos, un central es el mejor jugador. Se equivoca constantemente, pero cuando no lo hace parece de otro nivel, de otra liga. Ataca mejor que muchos atacantes y es uno de los mejores centrales del país. Desafortunadamente para él, Mares no ayuda mucho en una banda y tiene que trabajar extra por la lentitud de Goltz. Posiblemente el mejor jugador del torneo.

Mejor Actuación del Mes: Pablo Aguilar vs Monterrey

Pablito se lució ante un rival que no le suele poner las cosas fáciles a las Águilas. Bastión irremplazable atrás y un jugador peligroso por arriba en el área contraria. Defendió las embestidas rayadas que no destacaron por cantidad pero si con peligrosidad con una maestría digna solo de una limitada élite de futbolistas y además, marca el primer gol.

Peor Jugador del Mes: Osmar Mares

Como ya se ha dicho anteriormente, una calamidad. Parece tocado por un ente maligno que apenas le deja trabajar. Hasta cuando parece que sale avante en alguna jugada, pierde el balón u ocasiona algún apuro defensivo. Urge un mejor contendiente por la banda izquierda.

Peor Actuación del Mes: Jesús Molina vs Cruz Azul

No hizo nada bien en el peor partido del mes. Perdió los pocos balones que recuperó y a la hora de controlar la pelota de manera correcta también falló de forma más digna de segunda división que de primera. Se coloca más atrás y pierde marcas ridículas, lo hace más adelante y su lentitud le impide tocar la pelota. Si sigue así deberá salir del equipo en Diciembre.

Preguntas para la afición

  • ¿Quién te pareció el mejor jugador del mes?
  • ¿Y el peor?
  • ¿Quién te decepcionó y/o sorprendió?

Déjanos tus respuestas en la sección de comentarios para complementar el resumen de Octubre del Club América.