NidoAzulcrema

nov-pablo-aguilar

Estamos al borde de una crisis, me atrevería a decir. Y no es por ser alarmista, es porque verdaderamente el equipo no ha terminado de funcionar. Siempre se habla de cómo el América suele depender de individualidades, pero aquí eso brilla por su ausencia. Es impresionante como muchos de nuestros jugadores fallan cosas simples para un futbolista profesional, ni hablar ya de ser decisivo en el devenir de los partidos o hacer cosas destacables, lo cual debería ser norma para el mejor equipo del país.

Si siguen pensando que estoy exagerando no hace falta más que ver la frialdad que dejan los números. Ningún clásico ganado en fase regular, a pesar del precario estado de nuestros rivales, dos derrotas entre ellos. Tres partidos ganados de los últimos nueve de liga, cuatro perdidos y dos empatados, esto es una efectividad del 40% aproximadamente, más una diferencia de dos goles negativa. Y si nos concentramos en el último mes las estadísticas no son más alegres; una efectividad del 33% y apenas cuatro goles anotados.

Estamos en semifinales, y es algo muy bueno, no me malinterpreten, pero ante todo hay que tener cabeza y reflexionar el rendimiento de nuestro equipo. Hay que campeonar, sí, pero así será difícil.

Veintiún jugadores vieron actividad en el mes, siete estuvieron presentes en todos los partidos y solo cinco jugaron todos los minutos.

Un pequeño dato antes de comenzar con el grueso del reporte; en el análisis numérico que se realiza partido a partido, solo cinco jugadores tienen un balance positivo; Goltz, Muñoz, Sambueza, Pablo Aguilar y Díaz.

Moisés Muñoz

Moisés Muñoz

Uno de los pocos jugadores que mejoró su rendimiento. Sus últimos partidos en fase regular no hablan mucho a su favor; le pesa muchísimo el encuentro contra Atlas, pero fue determinante en la eliminatoria ante Pumas. No se le ve tan seguro como se supone que debe ser, pero atajó varios tiros complicados y mantuvo la calma en momentos en los que la eliminación parecía segura.

Ventura Alvarado

Ventura Alvarado

El amo y señor de la banda derecha se perdió el último partido de la fase regular por acumulación de tarjetas, y fue este canterano el encargado de suplirlo. Si se me permite la sinceridad, los primeros minutos me pareció una grata sorpresa; soy de los que opinan que Paul ha bajado su nivel considerablemente y una alternativa siempre viene bien. Pero con el pasar del tiempo el partido se le vino cuesta arriba. No sufre excesivamente, no estamos hablando de otro Mares desde luego, aunque con algo más de trabajo debe de ser un buen prospecto.

Paul Aguilar

Paul Aguilar

Una jugada del último partido del mes lo define perfectamente. Es un contragolpe peligroso de Pumas, con un gol más la eliminatoria y el torneo está prácticamente acabado, su banda parece una avenida y el rival que se prepara para encararlo viene corriendo a toda velocidad. Entonces Paul, con esa garra y rapidez que lo distinguen, decide dejar su sitio tan atrasado, lo cual no está mal ojo, y se barre con toda la determinación posible para quitar el balón, al oponente, o a ambos. Por supuesto, ante tal declaración de intenciones, el jugador blanquiazul solo mueve el balón ligeramente hacia un lado, esquivando la imprudente y pasional barrida de Aguilar, y se enfila por la derecha completamente solo. Afortunadamente la jugada no pasó a mayores, pero la comparación con su situación actual ahí queda; mucho intentar, poco lograr.

Paolo Goltz

Paolo Goltz

No somos justos con él. Ni nosotros ni Mohamed. Claro que va a sufrir en el mano a mano, por supuesto que en balones a la espalda va a dejar mucho que desear, obviamente va a tener problemas con los jugadores rápidos. Pero por arriba es una torre infranqueable, con pocos espacios reluce su capacidad de quite, y con una cobertura adecuada es uno de los mejores centrales que se podría tener. Y encima hizo el gol que nos llevó a semifinales. Hay que aprovecharlo más.

Pablo Aguilar

Pablo Aguilar

¿Hay algo que este jugador no haga bien? Sigue equivocándose más veces de las que debería, pero por norma general siempre corrige esos errores. Sale jugando, es el primer y el último hombre de la defensa, es magnífico por arriba, por abajo y contra casi cualquier clase de rival. Incluso podría darle unas clases de regate a más de uno. Un ejemplo a seguir para el equipo.

Juan Carlos Valenzuela

Juan Carlos Valenzuela

Solo juega para cerrar el último marcador y formar una línea de cinco. No hay mucho que decir sobre él, salvo que una vez más cumple su cometido y ejerce bien su posición de central de recambio. Con Valenzuela en la cancha no se han recibido goles en los últimos dos meses, ¿quién lo diría?

Osmar Mares

Osmar Mares

Hay muy poco que decir sobre un jugador que lo expresa tan bien en la cancha. Tiene dos posturas a destacar; o es inútil atacando, o es lascivo defendiendo. ¿Recuerdan ese primer gol de Atlas en donde un jugador se va solo con varios metros de distancia? Aquí su marcador, ¿recuerdan el penal contra Toluca? Aquí su principal responsable. Vete ya, Osmar.

Miguel Layún

Miguel Layún

Se quedó en Coahuila. Sigue notándose su velocidad y su sacrificio, así como algún detalle por ahí, pero poco influye en los partidos. No se busca a un Layún que anote, pero si a uno que centre, que intente (bien) desde lejos, que desborde, que quite balones importantes, que asista. A ver si revive contra Monterrey.

Jesús Molina

Jesús Molina

Un contención más. Devalúa la posición del centrocampista defensivo hasta límites ridículos. Hay quien dice que esta clase de jugadores son vitales y no tienen que influir en el partido para jugar bien, pero se puede, no es una limitación de la zona que maneja, es una limitación de él. Ni reparte, ni organiza, ni recupera, ni se acomoda para salidas defensivas, ni sube como último jugador en ofensivas ni nada. Que le pregunten a Pogba si no es clave en su equipo, o a Matic, o a Kroos.

Moisés Velasco

Moisés Velasco

La diferencia con Sambu es inmensa. En el único partido que ve actividad en el mes se encarga de defender con algo propiedad sí, pero distribuye de una manera tan horrible que poco importa que recuperes diez balones si los vas a perder todos. En un equipo como este hasta los suplentes deben de tener un mínimo de calidad, lamentablemente para Velasco, no es así.

Daniel Guerrero

Daniel Guerrero

Uno de los mejores jugadores en el peor partido. Contra Pumas empieza de contención adecuadamente, demostrándole a Molina que efectivamente es posible destacar realizando tareas defensivas, defendiendo y organizando el parado del equipo. Pero conforme avanza el partido recuerda que es Guerrero,que probablemente siempre lo será y comienza a jugar como tal. Un buen partido de todas formas, y el resto de sus intervenciones fueron prácticamente anecdóticas.

Osvaldo Martínez

Osvaldo Martínez

El mes pasado fue probablemente el mejor de Martínez en el América, pero todos los cuentos terminan y la realidad siempre predomina. Volvemos a ver al mismo Osvaldito tosco, lento, torpe, falto de creatividad, de visión y de posicionamiento que tan pocas palabras merece.

Luis Ángel Mendoza

Luis Ángel Mendoza

La culpa es nuestra por creer que una persona como Mendoza va a aprovechar las oportunidades que Mohamed y la mediocridad del resto del plantel le brindan. Ni por derecha, ni por izquierda, ni por ningún lado, es capaz de dar resultados. Si tiene habilidad y velocidad no lo demuestra. Ni hablar de aquello que nunca se supone que tuvo, como disparar, de cualquier distancia, u organizar cualquier *intentona* ofensiva. De recambio no funciona completamente mal, pero sigue siendo insuficiente y en cualquier caso sus posibilidades de seguir de titular deberían de disminuir dramáticamente.

Rubens Sambueza

Rubens Sambueza

Lo intenta infructuosamente ante Chivas, aunque en su defensa es realmente difícil hacer algo tan lejos de tu posición original y con acompañantes que ese día simplemente no parecían futbolistas. Pero no es justificación, un mal partido es malo y punto. Contra Toluca parecía que se avecinaba un recital, con una magnífica asistencia pero una mala jugada del destino lo saca demasiado temprano de la cancha. Y como se dice por ahí, nunca se sabe lo que se tiene hasta que se pierde; extrañamos enormemente la calidad de Rubens, cualquier pequeño destello habría sido más que todo lo que Mendoza o Arroyo lograron. Regresa contra Pumas en la vuelta pero todavía le falta en su recuperación, y se nota. Si lo cargan hacia la izquierda, como deberían, y le dan la pelota, tenemos a un hombre clave en lo que queda del campeonato.

Gonzalo Díaz

Gonzalo Díaz

El motivo por el cual este jugador ha tenido tan poca participación es una incógnita para todos. No se sabe si es por el físico, por falta de adaptación o por bajo rendimiento en los entrenamientos. Pero ahora que ha salido se ha notado por qué lo trajeron; es simplemente el jugador más desequilibrante del equipo. Tuvo algunos buenos momentos contra Atlas y en CU contra Pumas, pero explotó esa banda izquierda en los momentos decisivos. De su zurda bien educada salió el córner que terminaría desembocando en el gol clave para pasar a semifinales. El futuro, esperemos, vaya en ascendencia.

Michael Arroyo

Michael Arroyo

Soy de la opinión de que no se debe culpar a jugadores como el ecuatoriano por no anotar goles. Pero cuando además tampoco haces otras cosas, cuando simplemente no apareces en los partidos, cuando eres el jugador que más tiros haces en el torneo a pesar de llevar un solo gol, cuando ya ni siquiera regateas al rival que tienes en frente… Parece tener talento de grandes ligas, pero mentalidad de segunda.

Oribe Peralta

Oribe Peralta

Una de cal y otra de arena. Hace el 75% de los goles del equipo en el mes, pero también toma sus épocas de hibernación más seguido de lo que debería. Cuando un delantero falla, aunque sea está en el lugar correcto para recibir, pero cuando ni siquiera cumple con lo mínimo hay pocas cosas a su favor que puedan decirse. Claro que los encargados de producir fútbol dan más pena que otra cosa ahora mismo, pero de un jugador como Oribe se esperan cosas grandísimas y simplemente no las está dando. Ni siquiera su partidazo contra Toluca lo salva de la quema, su rendimiento mensual ha sido decepcionante y deprimente.

Luis Gabriel Rey

Luis Gabriel Rey

Podría embarcarme en la difícil tarea de pronunciarme sobre su desempeño este mes, pero no se dice lo que ya se sabe. Todo el mundo lo ha visto ya, la manera en que está obsesionado con anotar, su desesperante lentitud, su otrora prodigiosa zurda convertida en una broma de lo que era antaño. Si no me van a escuchar a mí escuchen sus números; CERO goles en todo el torneo. Debe de tener las maletas listas.

Martín Zúñiga

Martín Zúñiga

No tiene ninguna incidencia destacable contra Toluca pero no se le ve mal. Sigue sorprendiendo la poca falta de oportunidades ante el nivel de la ofensiva azulcrema en este cierre de torneo.

Alejandro Díaz

Alejandro Díaz

Seis minutos no bastan para evaluar el rendimiento de un deportista, pero las ganas de verlo siguen ahí. Espero que le den más minutos ante la, espero, inminente salida de Rey para el año que viene.

Sergio Rodríguez

Sergio Rodríguez

Apenas se ve contra Atlas pero no parece tener el físico adecuado. Corre mucho pero poco más.

Antonio Mohamed

Antonio Mohamed

El equipo no funciona del todo, y en parte, es culpa de él. Claro que los jugadores, que al fin de cuentas son los que salen a la cancha, son los primeros responsables, pero la elección de piezas a veces deja alguna duda. Faltan variantes por arriba, y abajo no aprovecha todo el potencial de la que podría ser la mejor línea defensiva de toda la liga. La insistencia de Mohamed con algunos jugadores no deja de asombrarme, ¿cómo es posible que no vea algo que todos los seguidores vemos?

Goleador del Mes

nov-goleador-oribe-peralta

Jugador del Mes

nov-pablo-aguilar

Nuevamente. Sabe mal elegir al mismo jugador por segundo mes consecutivo, pero es que apenas hay algo más. No es solo que Pablito sea muy bueno, que lo es, pero es que la competencia es tan ridículamente mediocre que es difícil destacar a otro jugador en un mes como el que acabamos de vivir.

Mejor Actuación del Mes: Oribe Peralta vs Toluca

Una cátedra de cómo ser un delantero centro. No se trata de anotar dos goles, aunque en un mes donde se metieron la infame cantidad de cuatro balones a la portería rival ya es mucho, hay que ponerlo en perspectiva. El escenario y el lugar distan de ser fáciles, cualquiera que venga viendo al América en los últimos años ya lo sabe. Los movimientos, los pequeños pases fáciles que otros, aunque no lo crean, fallan seguido, la constante presión que ejerce sobre los defensores… Es mucho más que dos goles.

Peor Jugador del Mes: Luis Gabriel Rey

Una terna mucho más cerrada que la anterior. Mares sigue siendo el mismo, Quick se concentra en desaprovechar cualquier oportunidad que se le brinda y Arroyo dejó de hacer lo poco con lo que contribuía al equipo. Pero hay un hombre que parece haber tomado como objetivo ser el peor jugador del mes. Y para nuestro desdén es un hombre de objetivos, no se puede ser uno de los máximos anotadores de la historia de la liga si no se es uno. Partido en el que salía a la cancha, partido que fallaba miserablemente en todo lo que intentaba. ¿Recuerdan cinco actuaciones consecutivas tan malas de cualquier delantero americanista?

Peor Actuación del Mes: Luis Gabriel Rey vs Toluca

En realidad cualquier partido de Rey en el mes es fuerte candidato a este dudoso honor. Pero este fue especialmente malo, una muestra de cómo no jugar, y una demostración clara de que la hora del retiro ha llegado y una petición a gritos para salir del equipo.

Preguntas para la afición

  • ¿Quién te pareció el mejor jugador del mes?
  • ¿Y el peor?
  • ¿Quién te decepcionó y/o sorprendió?

Déjanos tus respuestas en la sección de comentarios para complementar el resumen de Noviembre del Club América.