NidoAzulcrema
6 partidos ganar a Puebla

Sí, querido(a) azulcrema. Las Águilas se están desplomando en el peor momento posible. El equipo no funciona y tal como se dijo la semana anterior: no aspiramos al título.

“Pero… ¡somos terceros en la tabla!”

Sí, si tapamos el sol con un dedo veremos que somos terceros y firmes candidatos a ganarlo todo. Pero si hacemos un poco de autocrítica, reconoceremos que normalmente gana la liguilla quien mejor llega (spoiler: no somos nosotros). América solo ha sumado 1 punto de los últimos 9 (vs Necaxa, Monterrey y Puebla) y solo ha logrado convertir 1 triste gol (cortesía de Muñoz).

El América de hoy en día podrá tener 27 puntos, pero lo que no tiene, es identidad. Es un equipo desordenado que no tiene claro que hacer con la esférica en el último tercio de la cancha y cuya esperanza son los esfuerzos individuales.

Hoy en día no jugamos a nada, no tenemos gol y cada línea sobrevive como puede porque seguimos de testaurdos con nuestra caprichosa idea de apostar por línea de cinco (que siempre corregimos a 4 después de que nos dimos cuenta de que es inútil), seguimos dejando la responsabilidad en un chico de 17 años y seguimos intentando ganar a las carreras en lugar de jugar bien a la pelota.

PRIMER TIEMPO

Lo interesante es que América suele comenzar bien los cotejos. Esos primeros diez o doce minutos se ven líneas juntas que buscan combinarse y complicar al rival. Incluso se pudo abrir el marcador desde el 13’ pero el deficiente remate de Peralta terminó en el travesaño cuando se encontró sin marca a la entrada del área chica tras tiro indirecto de Darwin.

El problema es que los rivales ganan confianza conforme pasan los minutos y las líneas azulcremas comienzan a dispersarse. Láinez se pega sobre la izquierda y se pierde, Uribe y Guido juegan más separados de lo normal y Darwin arranca por derecha, hace diagonales, juega donde quiere y pasamos de un intento colectivo a esfuerzos individuales. Llega un momento donde no se dan tres o cuatro pases consecutivos y ahí comienzan los problemas.

El partido entre el 15’ y 30’ fue más intenso que emocionante. Por esfuerzo y actitud no hay reproche, pero este juego se trata de mover mejor la bola que el rival. América no lo hace. América que es “tercero” de la tabla, no demostró superioridad ante el 14 en el Estadio Azteca.

Nuestro único raquítico gol en los últimos 270 minutos de liga fue cortesía de Muñoz que atacó cual novato un balón de rutina. Hay que destacar la buena maniobra y posterior carrera de Uribe quien la fabricó toda. En otras palabras: un esfuerzo individual. Que está bien, pero es lo único que tenemos ahora mismo.

Llegó el 45’ y tocó descansar de este papelón aunque sea por cuarto de hora.

SEGUNDO TIEMPO

La reanudación no ofreció nada nuevo hasta que llegó el cambio obvio: Cecilio por Láinez al 52’. Está claro que Diego no es determinante por aquel costado y que como decíamos en alguna oportunidad anterior, luce más jugando desde el centro recargado ligeramente sobre la izquierda. Así lo usaba La Volpe (de lo poco positivo de su gestión). No encerremos a este chico talentoso contra la raya. Dejémosle que tenga la opción de enganchar hacia dentro o hacia afuera, no lo volvamos predecible, por favor.

Cecilio tardó unos minutos en crear la primera pero una barrida de Hugo Rodríguez le fastidió el avance. Mateus volvió a probar de media distancia al 61’ pero el disparo pasó del lado del poste que no cuenta.

Pasaron los minutos y comenzó el apedreo que dio pie a otro episodio de nuestra serie “Rancho bajo fuego®”. ¿Recuerdas esos partidos ante León y Toluca donde los últimos minutos terminamos pidiendo la hora? Pues fue mas o menos lo mismo. Bruno nos salvó sobre la raya al 73’. Cavallini probó contra Marchesín al 76’ con la suerte de que se fue por un costado. Un minuto más tarde, Paul salvó otra vez en la raya la caída del marco.

Pero como ningún rancho resiste semejante lluvia de piedras, el nuestro se desplomó al 83’. Félix Micolta cabeceó dentro del área chica tras saque de esquina que Pablito no alcanzó a cortar y batió a Marchesín.

Quisiera decir que América se volcó al frente y puso en aprietos al alicaído Muñoz pero la realidad es que no fue así. El gol poblano no estaba en el guión y no hubo demasiado tiempo para recomponer. Si con la ventaja no pudimos hacer más que un gol en ochenta minutos, salvar el barco en los últimos siete requería una genialidad que nunca llegó.

ESTADÍSTICAS

RENDIMIENTO

Agustín Marchesín

Agustín Marchesín

REGULAR

Cuando Puebla atacó en serio, le puso a trabajar horas extras. Le batieron tres veces pero afortunadamente solo una contó.

Paul Aguilar

Paul Aguilar

BIEN

Su partido más decente del torneo. Estuvo atinado en los balones aéreos y atento para sacar la segunda sobre la raya. Cero presencia en terreno enemigo.

Edson Álvarez

Edson Álvarez

BIEN

Empezó de central, subió al medio para el segundo tiempo y terminó atrás aguantando los embates poblanos. Sus intervenciones fueron atinadas y resalta aquella tapada a fusil de Cavallini dentro del área.

Bruno Valdez

Bruno Valdez

BIEN

Noche agitada por momentos pero se mantuvo a pie firme para repeler los ataques de La Franja.

Pablo Aguilar

Pablo Aguilar

REGULAR

Había estado bien hasta que empezó el juego áereo. No alcanzó a cortar la esférica que Micolta mandó al fondo del arco. Es el riesgo que se tiene cuando desde la media cancha no se controlan los embates enemigos.

Miguel Samudio

Miguel Samudio

REGULAR

Tampoco tuvo presencia en terreno enemigo a pesar de la famosa y ofensiva línea de cinco que da –según la leyenda- libertad para ambos laterales. Atrás no tuvo demasiada complicación y ayudó a repeler ataques hasta que un saque de esquina terminó con el cero atrás.

Guido Rodríguez

Guido Rodríguez

MAL

Desde el incidente con Sambueza no volvió a ser el mismo. No puede caer en los extremos de defender con autoridad con riesgo de roja o parecer un tibio como los contenciones del semestre pasado.

Mateus Uribe

Mateus Uribe

BIEN

En ocasiones queda la impresión de que es el mejor tanto físicamente como a la hora de conducir. El problema es que no encuentra socio. Fue potencia pura en la jugada del gol.

Diego Láinez (52')

Diego Láinez (52')

MAL

Se le está liquidando poco a poco. No está para ser titular. Los rivales no temen embestirle y colocarle en la banda es limitar su talento.

Darwin Quintero (78')

Darwin Quintero (78')

REGULAR

Cayó en lo que se temía: estar revolucionado. En su mejor momento del torneo se dijo que pensar el mejor curso de acción en lugar de correr traía mejores dividendos. Ahora opta por las carreras y la precisión de sus servicios con balón en movimiento se ha desplomado.

Oribe Peralta (75')

Oribe Peralta (75')

MAL

Mucha lucha –que nunca ha estado en duda– pero fue de esos partidos donde todo le rebota y termina complicado intentar armar alguna jugada con él. Tuvo aquella del cabezazo que mandó al travesaño.

SUSTITUCIONES

Cecilio Domínguez (52')

Cecilio Domínguez (52')

REGULAR

Intenta ser más participativo pero se le ve igual de acelerado que a Darwin. Debería dejar sus carreras para la explosión en corto y no desde tres cuartos de cancha. Marcó de cabeza pero fue invalidado por la falta sobre Muñoz.

Silvio Romero (75')

Silvio Romero (75')

MAL

¿Habrá tocado la esférica? Entró en pleno bombardeo poblano.

Pedro Arce (78')

Pedro Arce (78')

MAL

Poco éxito en el intento por contener en mediocampo. Puebla no dejó de atacar hasta que consiguió el empate.

LÍNEA POR LÍNEA