NidoAzulcrema
No fue la noche de Oribe. Amontonar delanteros no es una táctica.
No fue la noche de Oribe. Amontonar delanteros no es una táctica.

Tarde o temprano iba a ocurrir. Se vio ante Monterrey en pretemporada y contra León en la primera fecha. Matosas siguió regalando espacios atrás y con solitario tanto de Dayro Moreno, América regresa con las manos vacías de Tijuana.

Ese afán de ser “ofensivo” está pasando factura. Me refiero a que buscar el marco contrario está bien, siempre va a estar bien. Especialmente cuando se tiene el mejor ataque de la liga. El problema es hacerlo en la forma en que el entrenador lo está intentando: sin el equilibrio necesario para ello.

PRIMER TIEMPO

América buscó atacar desde el primer instante. Xolos planteó su juego con dos líneas de cuatro prácticamente fijas para intentar retener a la poderosa ofensiva azulcrema. El primer aviso llegó desde fuera del área tras aquel bestial derechazo de Arroyo que no entró por centímetros.

Los problemas comenzaron al pasar los minutos. Darwin por derecha se sentió incómodo en la cancha. Dejó la impresión de que no se adaptó al césped porque los quiebres o intentos de desborde no le salieron. Generalmente el balón se quedaba ligeramente atrás. Es algo con lo que tuvo que luchar la noche entera.

Mientras tanto, dentro del área dio la impresión de que Benedetto y Oribe se estorbaban por momentos. Se llegaron a encontrar muy cerca cuando desde la banda nacía algún centro. Al ser dos “nueves” –de distintas características– pero centros delanteros al fin, su naturaleza les hacía buscar la mejor posición y es ahí donde se encontraban.

En la zona media, Sambueza movía la esférica y participaba tanto en labores ofensivas como defensivas. Es increíble la cantidad de metros hacia atrás que el catorce es capaz de recorrer. Pellerano intentó imponer autoridad por su zona pero resultó complicado al no tener gente que lo acompañara.

Naturalmente, ese gran espacio ubicado a espaldas de Pellerano empezó a dar oportunidades a Dayro Moreno, quien antes del gol, ya había avisado en dos ocasiones. No fue si no hasta el tercer intento en el que se plantó frente a Muñoz y lo fusiló con potente derechazo que puso a las Águilas contra la pared antes de finalizar el primer tiempo.

SEGUNDO TIEMPO

Al cincuenta, un centro de Paul termina en los pies de Benedetto quien recibió y buscó quitarse a su marcador de encima. Fue demasiado rápido para Javier Gandolfi quien en el afán de puntear la esférica terminó por contactar a Darío y cometer penal.

Oribe pidió la responsabilidad y se plantó ante Cirilo Saucedo. Se encarreró y regaló el disparo al tirarlo a media altura y poco colocado al arquero fronterizo quien se vistió de héroe.

Al sesenta y seis, Muñoz da vida a las Águilas. Moreno –un dolor de cabeza– saca derechazo cruzado que Moisés logra manotear hacia tiro de esquina cuando la cabaña azulcrema parecía caer otra vez.

Faltando quince minutos para la finalización del cotejo, Arroyo dejó la cancha y Osvaldo Martínez tomó su lugar. Fue sin duda algo de oxígeno para Pellerano y Sambueza que estaban cansados de corretear gente.

El cambio logró que América estuviera más equilibrado para la recta final. Cada atacante tenía más espacio y margen de maniobra por lo que las Águilas se instalaron a las afueras del área de Xolos que defendía con uñas y dientes su ventaja.

Nada. El empate aún estaba lejano. Zúñiga a la cancha a cambio de Darwin. El juvenil azulcrema logró algún remate complicado pero sin dirección al marco a los pocos segundos de haber ingresado.

Al final, derrota. América lo buscó en todo momento. El problema fue que no se hizo con el orden suficiente. Encima le anularon un gol a Benedetto por supuesta falta que tras la reiteración quedó claro que era gol válido.

De esta forma, América regresó a la capital con las manos vacías. Dos partidos, tres goles a favor y tres en contra.

ESTADÍSTICAS

stats-america-xolos

RENDIMIENTO

Moisés Muñoz

Moisés Muñoz

BIEN

Notable mejora con respecto al duelo anterior. Por ahí le sigue costando en los balones por arriba pero bajo los tres postes volvió a ser el Muñoz que mete los manotazos a tiempo y salva la cabaña. Nada que hacer en el gol.

Paul Aguilar

Paul Aguilar

REGULAR

Defensivamente libró algún duelo con Hauché sobre la banda aunque tampoco fue exigido en demasía. Hacia el frente apareció solo una vez pero fue de buena forma en aquel servicio a Benedetto que terminó en penal. El sistema de Matosas le deja poco espacio para los arribos por derecha que tanto le caracterizan. ¿Le estará gustando?

Paolo Goltz

Paolo Goltz

REGULAR

La pasa mal con este sistema. Generalmente tiene que abandonar su zona para cubrir más adelantado. El gol de Xolos cae cuando Hauché habilita de cabeza a Dayro justo en el momento en que Paolo buscaba salir a cortar el servicio. Francamente, hizo lo que pudo con todo el espacio que debía cubrir.

Pablo Aguilar

Pablo Aguilar

BIEN

Mismo caso que su compañero en la central. Frente a él hay muchos metros que resguardar. Las piernas ya no le alcanzaron para cubrir a Moreno en el gol. Cuando el tiempo apremia, se va al ataque y dentro del área se desenvuelve con una calidad pocas veces vista en un central. Retiene bien el balón y busca la mejor opción. En otra ocasión conduce dentro del área y estuvo a nada de hacer un grandísimo gol cuando toca por encima de Cirilo en un espacio reducido que por centímetros se fue por un lado del poste. Un crack.

Miguel Samudio

Miguel Samudio

BIEN

Trabaja horas extras, especialmente al final del encuentro. Puntualmente fueron dos barridas a tiempo que impidieron que Dayro –siempre Dayro– se plantara otra vez frente a Muñoz. El paraguayo va progresando lento pero seguro.

Cristian Pellerano

Cristian Pellerano

MAL

No fue el mejor debut para el fino centrocampista. Su papel fue prácticamente de náufrago: solo en una gran extensión de terreno. Su vocación tampoco le hace quedarse demasiado tiempo en su isla y también adelanta unos metros. El problema es que contribuye a aumentar la población y reducir aún más los espacios para generar algúna jugada importante en una zona con demasiada gente.

Rubens Sambueza

Rubens Sambueza

BIEN

Mucho mejor que en la jornada uno. Por sus pies transita la esférica y busca generar fútbol hacia los costados o incluso, él mismo llegando a línea final y mandando el centro. Hacia atrás, es un espectáculo. Presiona, mete la pierna, baja cualquier cantidad de metros a recuperar la esférica. Si Pablito fue atacante en otra vida, Sambu fue defensor.

Michael Arroyo (75')

Michael Arroyo (75')

REGULAR

No sabemos si la presencia de jugadores talentosos le ha hecho recapacitar. Ahora intenta jugar para el equipo antes que el lucimiento personal. Eso sí, no se queda con las ganas de probar al marco. Intentó hacer trabajo defensivo pero no es lo suyo. Podrá tener la potencia física para correr sin parar, pero no tiene algo muy necesario a la hora de recuperar el balón: oficio.

Darwin Quintero (85')

Darwin Quintero (85')

MAL

Para el olvido la noche del Científico. Las fórmulas no dieron resultado. El balón se portó terco con él y se rehusó a acompañarle en las jugadas que intentó. Incluso lo intentó cobrando los tiros de esquina pero ni eso funcionó. Ya tendrá mejores días.

Darío Benedetto

Darío Benedetto

BIEN

Aún le falta encontrar un socio. Por momentos parece desconectado de lo que hacen Darwin y Oribe aunque tampoco es que le importe. El hace su juego: le cometen un penal y penosamente le anulan un tanto. Fue el que mejores ideas tuvo allá arriba.

Oribe Peralta

Oribe Peralta

MAL

Uno pensaría que un delantero de su talla patearía los penales de mejor forma. Tuvo una noche realmente complicada. Las oportunidades de rematar a gol fueron escasas y la más clara la desperdició. Hemos visto mejores versiones de él y seguramente las veremos en el futuro.

SUSTITUCIONES

Osvaldo Martínez (75')

Osvaldo Martínez (75')

REGULAR

Su ingreso en los minutos finales alivió el sobrepoblado costado izquierdo permitiendo mayor espacio a Sambueza. Aportó algo de frescura en la mitad del terreno y buscó distribuir el balón a los más adelantados. Tendría que iniciar los partidos junto a Pellerano. No es la octava maravilla pero no se puede regalar el centro del campo tan fácil.

Martín Zúñiga (85')

Martín Zúñiga (85')

REGULAR

Del manual de todos los entrenadores: “si vas perdiendo y no queda nada por hacer, mete al alto y tírale centros”. Martín alcanzó a rematar alguno pero con poca fortuna. Debe ser desesperante para un profesional jugar cinco minutos.

LÍNEA POR LÍNEA