NidoAzulcrema
columna_dani_5
Desgarrarme la garganta cantando y apoyando a las Águilas.

NidoCrónicas es un conjunto de historias redactadas por miembros e invitados del Staff de NidoAzulcrema donde, con miras a celebrar el Centenario del Club, nos dan una pequeña muestra de cómo se vive el americanismo.

Por Daniel Domínguez

En esta ocasión voy a escribir esta nota no como redactor, sino como un aficionado más que  vive y siente los colores de este glorioso club, igual que ustedes.

Estamos a pocos días de llegar al centenario, tal vez para muchos es fácil decirlo, pero no sólo es el hecho de festejar un año más, representa muchos años de historia, leyendas, hazañas, triunfos, campeonatos, alegrías, simplemente son 100 años de grandeza y pasión que sólo los americanistas podemos entender.

Y es esta misma pasión la que nos ha hecho cumplir un sueño más, seguir al equipo hasta el otro extremo del mundo; como todos sabrán en diciembre se disputa el Mundial de Clubes en Japón y que mejor manera de festejar el centenario que acompañar al equipo en una justa Internacional, en la cual, existe la posibilidad de enfrentar en semifinales a un gigante de talla mundial y actual campeón de Europa.

columna_dani_1

El debut de las águilas será el día 11 de diciembre en la ciudad de Osaka, cuando enfrente en cuartos de  final al campeón de la AFC (por definirse), todo esto esperando que compensen el ridículo realizado el año pasado y lograr acceder a la siguiente ronda, en caso de hacerlo, el cuadro azulcrema enfrentaría ni más ni menos que al Real Madrid, instancia a la que aspiramos llegar y exigimos como mínimo para garantizar el juego por el tercer y cuarto lugar.

Una vez conocido el posible camino que tendría el equipo en este torneo, y sumando a esto todo un cúmulo de factores como lo son la revancha deportiva en esta nueva edición del Mundial, el festejo del Centenario y las ganas de conocer Japón, emprenderemos el vuelo para cruzar el océano hasta tierras Niponas con tal de acompañar al equipo en esta nueva aventura.

“Vamos con Tokio”…

Fue así, cuando un día, buscando información en internet de los posibles rivales que tendría el equipo para este torneo encontré un foro de Facebook llamado “América y su gente JAPÓN 2016 Mundial de Clubes”.

TokioPor  curiosidad decidí ingresar para saber de qué se trataba exactamente, para mi sorpresa era un grupo organizado de aficionados que viajaron a Japón en la edición del 2015 para apoyar al equipo y desean viajar este año nuevamente, demostrando su lealtad y pasión por nuestra águilas.

Al ver algunas fotografías y comentarios de las experiencias que vivieron el año pasado, sentí un deseo inexplicable de ponerme la playera, tomar mi bandera y viajar hasta el otro lado del mundo para jugar el Mundial, claro, en mi papel de fiel aficionado, hincha o como le quieran llamar.

De un día para otro, y sin pensarlo, empecé a investigar todo lo relacionado al Mundial y a Japón, cotizar vuelos, hospedajes, transporte local y lo más importante ¿De dónde iba a sacar el dinero para pagar todo eso?

“Tips de la aventura Mundialista”…

Ojo, les comparto mi experiencia por si se animan a hacer algo similar, pero antes de hacerlo les recomiendo realizar una buena planeación de acuerdo a sus posibilidades económicas, esto con el fin de evitar endeudarse hasta las chanclas e informarse bien antes de tomar una decisión.

columna_dani_3En cuestión de días pude planear algo que jamás en mi vida me había cruzado por la mente, salir de mi país sólo por apoyar al equipo, al que he seguido desde que tengo uso de razón. Por ello, conseguí un crédito bancario suficiente para comprar todo lo necesario para el viaje, dicen que al banco no se le debe pedir ni de chiste, pero por la premura y mi falta de ahorro, no me quedaba de otra que solicitar un financiamiento, todo esto a principios de agosto de este año.

Una vez que el dinero estaba en mis manos había que conseguir los vuelos, como dato informativo, un vuelo directo a Japón (ida y vuelta) tiene un costo promedio de 30 a 33 mil pesos mexicanos, los vuelos con escala suelen ser más económicos, los cuales pueden tener un costo promedio de 22 a 26 mil pesos (depende de dónde se haga la escala, Canadá o EUA), pero hay fechas especiales en las que las aerolíneas disminuyen los costos de los vuelos, esto es cuestión de monitorear los vuelos para ver en qué momento bajan de precio los boletos, así  fue como conseguí vuelos directos de la Ciudad de México a Japón en aproximadamente 19 mil pesos (ida y vuelta). ¡Una verdadera ganga!

El hospedaje era un tema que me preocupaba, ya que por las fechas en las que me encontraba y por las fechas en las que se disputaría el torneo, los hoteles suelen saturarse y por ende los costos tienden a incrementarse de manera terrible.

Para reservar Hoteles o armar paquetes de viaje les recomendaría la página de expedia. En esta página pude reservar en 2 hoteles, en fechas y ciudades diferentes, ya que el primer juego será en Osaka y el segundo, en caso de acceder a semifinales, se jugaría en la ciudad de Yokohama.

El tercer elemento, y el más importante, era conseguir los boletos de los partidos, ya que del 28 de agosto al 11 de septiembre estuvo la pre-venta de boletos únicamente para tarjeta habientes VISA y la venta al público en general (tarjeta habientes VISA o MASTERCARD) inició el pasado 23 de septiembre.

columna_dani_8Este último fue todo un dolor de cabeza, ya que para poder comprarlos en pre venta forzosamente debías contar con tarjeta de crédito del banco que fuera pero necesariamente VISA, acudí a un banco (el cual no quiero nombrar pero es de un cochinito de alcancía) para solicitar una tarjeta de crédito VISA, pero por desgracia la tarjeta tardaron más de una semana en entregármela, tuve que mover mar y tierra para poder conseguirla y cuando por fin la tuve en mi poder, resultó que el portal de la FIFA.com, es la página en la que se compran los boletos en línea, no aceptaba la tarjeta bancaria que tanto trabajo me había costado conseguir, ninguna persona de las que intentaron comprar los boletos con la tarjeta dicho banco los pudo comprar.

Tuve que esperar a la venta al público en general hasta el 23 de septiembre y rezarle a todos los santos para que alcanzara boletos una vez iniciada la venta. Afortunadamente conseguí los boletos para el primer partido de cuartos de final sin ningún problema, me anticipé a comprar los boletos para la semifinal vs. Real Madrid, esperando que en esta ocasión no nos vuelvan a fallar y compré los boletos de la final del Mundial, para los que no lo saben, el partido de la final se jugará el mismo día y en el mismo estadio que el partido por el tercer y cuarto lugar, por lo que si el América llegara a pasar a semifinales, gane o pierda frente al Real Madrid asegura jugar un partido el día de la final, es un volado, si todo sale bien podré ver a las águilas en los 3 partidos, en caso de que nos salgan con un chistecito de quedar eliminados, no me quedará de otra que aburrirme viendo partidos en donde no esté el equipo de mis amores.

columna_dani_4El costo de los boletos depende del partido que quieran comprar y de la sección o zona en la que deseen estar, los boletos más económicos están en 2 mil yenes y los más caros en 40 mil yenes (cada partido tiene costos distintos les recomiendo checar la página de la FIFA para que vean el costo por partido), respecto al tipo de cambio un yen equivale a 0.18 pesos mexicanos, es decir, 18 centavos para que lo tomen en cuenta y puedan hacer la conversión y sus respectivos presupuestos.

El siguiente paso será conseguir y buscar los medios de transporte local más eficientes y que se ajuste a mis necesidades turísticas, porque aunque el Mundial es la prioridad, tampoco puedo dejar pasar la oportunidad de conocer y turistear en uno de los países más ricos culturalmente hablando, bueno son ricos en términos generales y una potencia mundial, además debo destacar que la educación y valores que tienen como sociedad es una de las cosas que más admiro de Japón.

Ya sé que muchos pensarán que estoy loco, pero es esa misma locura la que me está llevando a hacer lo impensable y realizar un sueño que desde niño siempre había tenido: salir, viajar, conocer, llegar a las gradas y desgarrarme la garganta cantando y apoyando a las Águilas en una competencia internacional, representando a México y a nuestros colores.

Creo que ahora sí fue una larga historia, pero señores déjenme decirles que esto… apenas comienza.