NidoAzulcrema
Que alguien devuelva al verdadero Cecilio

Gallos terminó con la racha azulcrema tras rescatar el empate en La Corregidora. América ofreció una actuación poco convincente y no fue capaz de mostrar superioridad ante los impetuosos locales.

Fiel a su costumbre, Herrera arremetió contra el arbitraje. Porque sí, cuando se gana, todo es miel sobre hojuelas y «hay que dejarlos trabajar». Cuando no, ya se sabe: el árbitro es culpable y fin de la historia.

La realidad es que no. América nunca pasó de tercera velocidad. Los volantes no existieron al grado de que Thiago Volpi puede usar el mismo uniforme para la jornada de media semana. Las Águilas no funcionaron. No hubo fútbol. La racha de victorias marcando tripletes eventualmente hacen caer en zona de confort. América creyó que ganaría dosificando el esfuerzo hasta que Sanvezzo volvió a hacer de las suyas contra nosotros. Es de esos que solo vive para anotarnos.

Al final, el resulto es justo. Un equipo con poca imaginación al frente no tiene derecho a ganar. Urge que Mateus y Cecilio recuperen su mejor forma, que Ibarra vuelva a ser titular y que Ibargüen regrese a la banca. Y sí, que el señor Roger Martínez se ponga a jugar que dos goles en cinco fechas es un aporte raquítico.

PRIMER TIEMPO

Herrera repitió el mismo cuadro incluyendo a Ibargüen y Láinez. Si bien con resultados positivos es difícil cuestionar, parece un secreto a voces que esos sitios son para Renato y Cecilio. Ni el colombiano ni el juvenil mexicano están para cargar con la responsabilidad de las bandas. El problema es que el paraguayo tampoco anda.

Tuvieron que pasar 18 minutos para interesarse por los sucesos en la cancha. Láinez sirvió para Oribe que solo dentro del área, controló y estrelló su remate al cuerpo de Volpi. Sin embargo, el abanderado nulificó la acción por fuera de juego.

Gallos buscó sorprender a Marchesín tras saque de esquina al 35’. El cobrador buscó gol olímpico pero el arquero azulcrema logró despejar con los pies para evitar una bochornosa anotación.

La apertura del marcador cayó al 38’. Jorge Sánchez mandó centro al corazón del área donde Oribe se tendió de «palomita» y conectó entre el hombro y la cabeza para batir a Volpi quien con la mirada siguió el rumbo de la esférica al fondo del arco. Uno cero, gol azulcrema, y gol del capitán.

SEGUNDO TIEMPO

Querétaro salió con otra actitud y se hizo de la esférica tras la reanudación. Mientras tanto, Édson Álvarez impactó contra Bruno Valdéz al 55’ en desafortunada acción provocando un corte en la rodilla del paraguayo que sí pudo terminar el encuentro cuando parecía que Aguilera tomaría su lugar.

Al 66’ volvieron Renato y Cecilio. Adiós a un infumable Ibargüen y un olvidable Láinez. Parecía que este movimiento favorecería el ataque azulcrema pero no salió tan bien como indicaba la teoría. Renato apenas tuvo contacto con la esférica mientras Cecilio sigue viéndose como se diría en el argot futbolístico, «desencanchado».

El 74’ premió a Querétaro. Luis Reyes dejó pasar el centro que batió a Edson Álvarez y como si fuera un copia el tanto de Oribe, Sanvezzo remató de cabeza y la esférica entró lenta y dramáticamente pegada al poste.

Los quince restantes pasaron sin pena ni gloria. América pareció cuando menos satisfecho con el empate y Gallos no tuvo pegada para buscar dar la vuelta.

Al final, uno por uno en partido que no va a pasar a la historia. Querétaro intentó mediante sus posibilidades pero queda la impresión de que América pudo hacer algo más pero si no pasas de tercera, es difícil.

ESTADÍSTICAS

RENDIMIENTO

Agustín Marchesín

BIEN

Poco que hacer en la anotación. La esférica salió con dirección perfecta a pesar de la lentitud. Querétaro llegó poco y al final fue de esas noches frustrantes donde llegan una y esa termina adentro.

Jorge Sánchez

MUY BIEN

El mejor en la cancha. Se mandó una asistencia y recorrió su sector de buena manera. Juega como si tuviera años en Primera División.

Bruno Valdez

BIEN

Atento en las coberturas de los tímidos embates queretanos. Resistió la entrada de Édson y finalizó el encuentro.

Édson Álvarez

REGULAR

Buen partido hasta que fue vencido por arriba en el gol queretano. No es para alarmar que ofrece mayor seguridad que Aguilera hoy en día.

Luis Reyes

REGULAR

Sigue sin ser una solución por derecha como sí lo es Sánchez. Incluso el centro para el empate salió desde su costado. Que no se descuide o en cualquier momento pierde el puesto ante Vargas.

Guido Rodríguez

BIEN

Sin lucir como en duelos anteriores, se mantiene como el bastión azulcrema. Viendo el nivel de los demás, menos mal que está en buena forma.

Mateus Uribe

MAL

¿Alguien lo ha visto al colombiano tras el mundial? Es como si estuviera procesando que se tiene que quedar en América cuando ya se hacía en Europa. Lejos de su mejor nivel.

Diego Láinez (66')

REGULAR

Ya se le probó varios partidos y no está para ser titular. 30 a 45 minutos del segundo tiempo estará mejor. Parece que tiene en la mente de que él tiene que hacer todo hacia el frente y no es así.

Andrés Ibargüen (66')

MAL

¿Jugó? A diferencia de otros partidos donde al menos la pedía, este debe ser el cotejo donde menos la tocó. El problema es que Cecilio no está mucho mejor que el colombiano.

Oribe Peralta

REGULAR

Marcó su segundo del torneo y procuró dar juego a los costados puesto que alguien vendió la idea de que puede jugar de «diez».

Roger Martínez

MAL

En la fecha uno decíamos que era un alivio volver a tener delantero. Roger no ha mostrado nada hasta ahora. Se le ve como desconectado. Tampoco le ayuda que los asistidores estén para el olvido.

SUSTITUCIONES

Renato Ibarra (66')

MAL

Entró pero es como si no lo hubiera hecho. Láinez por lo menos la pedía por derecha y buscaba generar. Renato no la tocó siquiera.

Cecilio Domínguez

MAL

Una pena resulta el que cuando anda bien, se lesiona. Luego pasan meses hasta recuperarle. Nada que ver con el Cecilio del torneo anterior que era titular sin ducusión alguna.

LÍNEA POR LÍNEA

  • Portería
  • Defensiva
  • Contención
  • Creación
  • Definición
  • Dirección Técnica
2.2

Comentario Final

América contra Gallos fue un partido olvidable. Los picos de emociones fueron escasos para noventa y cuatro minutos que fueron eternos.

Las Águilas requieren recuperar a los más talentosos del medio campo si pretendemos empezar a jugar fútbol de verdad. Por lo pronto, se suma un punto y se sigue en los puestos altos de la tabla pero nada mas. A seguir trabajando y esperar a que un día cercano podamos ver un partido redondo de las Águilas de Miguel Herrera.

Esto de sobrellevar el torneo es tedioso.