NidoAzulcrema
Segundas partes nunca han sido buenas

Nos despedimos de forma patética. Ni siquiera logramos hacer los goles necesarios para estar clasificados por lo menos un minuto y terminamos con lo que nos caracterizó en el torneo: ridículo empate.

El rey de los culpables tiene nombre y apellido: Miguel Herrera. Su afán de recortar distancias en la ida causó estragos en el marcador y en la vuelta salió con cien mil atacantes como si Santos no fuera nunca a pasar del medio campo.

Con el 2-0 de ventaja y casi setenta minutos por jugar, debió componer el esquema defensivo y cerrar las avenidas antes de que Santos se diera cuenta. Mención aparte el salir con Aguilar de “tercer central” estando Edson o mínimo Vargas disponibles. Si ibamos a arriesgar atrás, al menos debimos poner tres centrales naturales. ¿Qué jodidos tiene Aguilar que lo pone contra viento y marea? No sigamos más con la farsa, por favor.

El resultado final y abrumador de 6-3 en favor lagunero es justo y merecido. Sus delanteros que sí son delanteros liquidaron a Marchesín mientras que los nuestros se encargaron de hacer “figura” a Orozco con cuanto remate al cuerpo se les ocurrió.

No menos culpables son los jugadores. Marchesín tuvo una serie infumable cuando era nuestra mejor garantía en el fondo. Bruno y Aguilera hicieron agua.

Del medio hacia atrás solo existió Guido. El argentino demostró algo de amor propio y se cansó de estar de un lado a otro. Mateus es un gitano a quien tendrían que preguntarle si quiere seguir acá o ya se siente estrella que no merecemos.

Las bandas con Cecilio e Ibarra lo intentaron pero los cabezazos de Ibarguen y Henry fueron al cuerpo de Orozco. Jérémy quedó liquidado tras la falla del penal y tampoco apareció. Decepcionante partido del galo.

Henry siguió emulando a su ídolo al seguir sin marcar por enésimo partido y Oribe, bueno, tan impresentable como siempre.

Lo preocupante es lo siguiente. Imagínate dentro de unos días la reunión con los dirigentes y el Piojo. La primera hoja dirá: «sublíder y semifinalista». Dirán que en realidad “no fue tan malo”, que en realidad Marchesín nos vendió con sus fallas y que el torneo que viene sí será el nuestro. Entonces, seguiremos en el espejismo en el que aparentemente nos encanta vivir. Herrera es lo mejor que nos pasó y firmémosle por siempre. Si tienes duda, te dejo los resultados desde su regreso:

  • SuperCopa MX 2017 (eliminado)
  • Copa MX Apertura 2017 (eliminado)
  • Liga MX Apertura 2017 (eliminado)
  • Concachampions 2018 (eliminado)
  • Liga MX C2018 (eliminado)

Oh sí, #PiojoPorSiempre.

Si esta nueva directiva quiere dar un golpe de autoridad real –como las de antaño, tendrían que buscar un nuevo entrenador a partir de este momento.

No queda más que decirlo hasta el cansancio: Miguel Herrera no es el técnico ideal para el Club América. Dejemos el espejismo. Dejemos de pensar que si con él estamos mal, con otro estaremos peor porque no es así.

Dejemos de pensar que como en la conferencia dijo que “así es la exigencia en el América, si no quedas campeón es fracaso”, ya es suficiente. No basta reconocer, todos sabemos que es fracaso, no necesitamos que ahora también nos quiera dar lecciones de americanismo.

No tengamos una especie de Síndrome de Estocolmo con el Piojo, por favor.

A veces temo que ese sea nuestro destino.

Si te gusta lo que hacemos en NidoAzulcrema considera…

* No te genera costo adicional y quizá recibamos una pequeña comisión.