NidoAzulcrema
Con su permiso, Martín.
Con su permiso, Martín.

Un síntoma de que la Concachampions es un torneo infumable es cuando dos encuentros de semifinales están más cerca del bostezo que la emoción. Disputarlo parece mas castigo que premio.

América solo es capaz de brindar un juego apasionante en este certamen cuando se mete en problemas y debe solucionarlos en el duelo de regreso. Y a diferencia de la edición pasada en donde este escenario fue común, en esta no hay emociones. América es más precavido y no le importa caer en el aburrimiento con tal de evitar sobresaltos que pongan en riesgo el regreso a Japón.

Este torneo tendría que ser erradicado de la faz de la Tierra. Es de bajo nivel y ni los equipos mexicanos le otorgan un mínimo de seriedad. Es como la Copa MX pero a nivel de Concacaf.

Una medida para acabar con la especulación de los equipos sería disputar cada ronda a partido único en una sede definida por un sorteo. Pero como eso difícilmente sucederá, hablemos del partido.

Empatamos a cero. Un resultado poco favorable considerando el tema del gol de visitante. Ahora toca ganarle a Santos en el Azteca que cualquier igualdad nos deja fuera de la final.

A la pelota juegan muchos, pero al fútbol juegan pocos. Cuantos más jugadores tengamos que jueguen al fútbol, más gente tendremos para ser cada vez más competitivos.
— Diego Simeone

¿Cuántos jugadores tenemos que jueguen al fútbol y no solamente “a la pelota”?

PRIMER TIEMPO

Regresó Muñoz al marco. Samudio saltó de titular y Arroyo fue de inicio. Los demás fueron los habituales, salvo Pablo Aguilar quien por acumulación de tarjetas no estuvo en la cancha.

La primera mitad no fue somnífera pero sí imprecisa. Darwin tomó las riendas del encuentro pero demostró que no sencillo tener puntería cuando se conduce a altas velocidades. Equivocó la mayoría de servicios en los que buscó al compañero.

El peligro rondó el arco de Marchesín alrededor del veinticuatro cuando Martínez sacó un derechazo que pasó a centímetros del palo. Santos respondió en un despliegue a velocidad que Samudio nos solventó con barrida en el momento justo.

Darwin volvió a intentarlo sobre el treinta y ocho. Se quitó a su marcador tras pase de Sambueza, entró al área y mandó un derechazo que salió al cuerpo de Marchesín. Un poco más cruzado y celebrábamos el primero.

Dos minutos después, el señor Alegría y Osadía se inventó un disparo sin ángulo desde la banda izquierda y estuvo a centímetros de batir al arquero de no ser porque sus uñas y el poste derecho hicieron equipo para rechazar el balón.

Samudio lo intentó una última ocasión antes de ir al descanso. Al fin logró colarse a línea de fondo y mandó una diagonal retrasada que suplicó por una pierna que la encontrara y fusilara a Marchesín pero no hubo suerte y así nos fuimos al descanso.

SEGUNDO TIEMPO

Corría el cuarenta y nueve cuando Oribe recibió la esférica y quedó en posición franca para rematar a puerta pero se tomó el tiempo del universo para preparar el disparo que no llegó porque dio tiempo al defensor de llegar a taparle.

En la última vez que se enfrentó a Santos se tocó el tema de Oribe y ese comportamiento extraño frente a su Comarca querida. Ahora vuelve a dejar dudas porque sí tenía las condiciones para sacar el disparo pero se dejó alcanzar. Oribe no es ningún niño, su rodaje en el fútbol le ha dado un colmillo largo y retorcido hacer pasar por intercepciones jugadas a las que él da el tiempo de que sucedan. Aquí está la jugada en cuestión.

oribe-vs-santos

Incluso Orvañanos dijo en la transmisión que «se tardó un poquitín». ¿Pudo disparar o realmente era difícil?

El resto del cotejo se cayó a un pozo del que no fue capaz de salir. El único que animó las acciones fue Djaniny Tavares quien al final del encuentro rompió la cintura de todos a base de recortes pero fue tarde cuando se animó a disparar.

RENDIMIENTO

Moisés Muñoz

Moisés Muñoz

REGULAR

Santos no le puso en predicamentos que requirieran alguna atajada importante. Por ahí se le estaba escapando un balón dentro del área pero no trajo consecuencias.

Paul Aguilar

Paul Aguilar

REGULAR

Descuidó su banda en algún momento lo que requirió que Goltz saliera de su zona para cubrir ese sector. Luego se crucifica a Paolo cuando son otros los que se olvidan de cubrir su posición. Al ataque estuvo pasivo.

Erik Pimentel

Erik Pimentel

REGULAR

Le cuesta trabajo como a todo jugador que hace su carrera en la banca. Por entrega no queda, pero para esperar mejores cuentas hay que darle minutos, cosa que en América no va a suceder.

Paolo Goltz

Paolo Goltz

BIEN

Es un gran defensor cuando mantiene la calma. No es de los que se quedan quietos esperando a que el balón llegue para intervenir. Un momento puede estar por las bandas y en otro pisar los terrenos de Chepe.

Miguel Samudio

Miguel Samudio

BIEN

Una presentación que invita a pensar que su regreso al cuadro titular está cerca. En el primer tiempo impidió un remate con barrida a tiempo y se animó a subir en un par de ocasiones en las que culminó con servicios al corazón del área que no encontraron destinatario.

Daniel Guerrero

Daniel Guerrero

REGULAR

Eterno incógnito. Qué ganas de mantener el perfil más bajo posible. Hay que salir a comerse al rival, no hacerle compañía, Chepe.

Osvaldo Martínez

Osvaldo Martínez

REGULAR

Dos disparos interesantes pero no consiguieron el objetivo. Es de los que más tienen el balón en sus pies pero se queda corto de ideas a la hora de buscar a los compañeros de cara al gol.

Michael Arroyo

Michael Arroyo

MAL

Si no es por el remate al palo nadie se enteraría de que jugó. Sus pocas intervenciones se limitaron a bicicletas fallidas y disparos de doscientos metros estilo Benedetto. Este juega a la pelota, no al fútbol.

Rubens Sambueza

Rubens Sambueza

BIEN

Parece que las épocas tormentosas están quedando atrás. Ahora está enfocado en salir y ser líder, jugar al fútbol y generar oportunidades para los compañeros, como esa de Darwin en el primer tiempo que terminó en remate del colombiano o aquel balón que Oribe no quiso rematar y que él casi cuela al ángulo. Este no juega a la pelota, juega al fútbol.

Darwin Quintero (66')

Darwin Quintero (66')

BIEN

Lo silbaron todo el partido por la gente de Torreón. Ojalá les hubiera anotado para quitarles lo malagradecidos. Fue el más incisivo de cara al marco aunque quizá necesite jugar como punta principal. Lo suyo es la explosión para dejar rivales en velocidad y luego sacar el disparo. Dar pases que requieren precisión de cirujano no le favorece. Ojalá su lesión no sea grave.

Oribe Peralta

Oribe Peralta

REGULAR

Contra Santos se convierte en El Señor Bondad. Que dispare cualquiera menos él. No seas así, Oribe. Recuerda quién te ofreció el último gran contrato de tu carrera. Aunque lo niegues, bien sabes que no eres el mismo cuando enfrentas a Santos.

SUSTITUCIONES

Andrés Andrade (66')

Andrés Andrade (66')

REGULAR

Si no se lesiona Darwin nos vamos sin cambios. Al Rifle se le recuerda alguna jugada por derecha que terminó con remate que se fue por encima del travesaño y nada mas.

LÍNEA POR LÍNEA