NidoAzulcrema
La historia azulcrema en 50 jugadores #NidoLegends
La historia azulcrema en 50 jugadores #NidoLegends

NidoLegends es un conjunto de tarjetas coleccionables creadas por el staff de NidoAzulcrema para reconocer a los 50 mejores americanistas de todos los tiempos. Se revelarán dos nuevas cada día hasta completar el total el próximo 12 de Octubre cuando las Águilas celebren cien años de existencia.

Cuauhtemoc Blanco Bravo

Obtén una copia presionando el botón derecho del mouse y selecciona “Guardar imagen como” o mantén presionado sobre la imagen desde tu dispositivo móvil hasta que se muestre la opción de “Guardar imagen”.

NIDOLEGEND: Cuauhtemoc Blanco

Nombre
Cuauhtémoc Blanco Bravo
Apodo
Temo
Posición
Delantero
Nacimiento
Ciudad de México, 17 de Enero de 1973
Club de Debut
Club América (México) 1992
Tiempo en América
1970 – 1979
1998 – 2000
2002 – 2004
2005 – 2007
Títulos Conseguidos
1 Liga (Clausura 2005), 1 Campeón de Campeones (2005) 2 Copas CONCACAF (1992 y 2006)
Características
Leyenda, Ícono, Hecho en Coapa, Popular, Líder, Desequilibrante, Hábil, Goleador
Semblanza
La última gran leyenda de la mitología azulcrema. Crack entre los cracks. Cuauhtémoc debutó con el “Zurdo” López allá por el 92 pero no fue si no hasta la llegada de Leo Beenhakker en el 94 que empezó a hacerse notar. Blanco siempre fue distinto. El entorno hostil siempre le motivó. Mientras más complicado era el objetivo, más magia derrochaba. Inició como extremo pero aprendió a jugar en cualquier zona del último tercio del campo conforme pasaban los años. La realidad es que el fútbol no le retribuyó de la misma forma. En casi toda su estancia en Coapa se decía que era “Cuauhtémoc y 10 más” y así era difícil traducir su magia en trofeos. Sin embargo, fue quien mantuvo a flote el americanismo cuando no había mucho qué celebrar. Logró salir campeón hasta el 2005 cuando hizo un tridente letal con Kléber y “Piojo” López e impusieron aquella marca cercana a los 30 juegos sin perder bajo el mando de Mario Carillo. Su legado lo coloca como el segundo mejor artillero de la historia con 153 anotaciones. En 2016 regresó el hijo pródigo a los 43 años a disputar sus últimos 35 minutos como profesional. América volvió a ser América durante poco más de media hora y confirmó a Cuauhtémoc como El Último Emperador.