NidoAzulcrema
La historia azulcrema en 50 jugadores #NidoLegends
La historia azulcrema en 50 jugadores #NidoLegends

NidoLegends es un conjunto de tarjetas coleccionables creadas por el staff de NidoAzulcrema para reconocer a los 50 mejores americanistas de todos los tiempos. Se revelarán dos nuevas cada día hasta completar el total el próximo 12 de Octubre cuando las Águilas celebren cien años de existencia.

Eduardo González Palmer

Obtén una copia presionando el botón derecho del mouse y selecciona “Guardar imagen como” o mantén presionado sobre la imagen desde tu dispositivo móvil hasta que se muestre la opción de “Guardar imagen”.

NIDOLEGEND: Eduardo González Palmer

Nombre
Eduardo González Palmer
Apodo
Posición
Delantero
Nacimiento
Maravatío, Michoacan, 22 de Agosto de 1934
Club de Debut
Club América (México) 1951
Tiempo en América
1951 – 1962
Títulos Conseguidos
2 Copas México (1953-1954 y 1954-1955) y 1 Campeón de Campeones (1954-1955)
Características
Hecho en Coapa, Ícono, Goleador
Semblanza
“Lalo” González Palmer fue un centro delantero productivo en la década de los cincuentas. Se distinguía por su buen control de balón, agilidad mental y precisión para rematar de cabeza. Debutó muy joven con el América (apenas 16 años). Se ganó el puesto inicial en la delantera a base de esfuerzo y regularidad. Se impuso a diversas figuras que llegaron el extranjero y no soltó la titularidad durante los 11 años que perteneció al club. Fue el primer campeón goleador del América en la época profesional, consiguiendo 25 tantos en el torneo 1958-1959, además de ser el líder goleador del equipo durante 7 campañas consecutivas. Si bien la historia de González Palmer se distingue por su gran cantidad de anotaciones (anotó 102 goles, siendo el sexto mejor anotador en la historia de las Águilas), una anécdota memorable es que durante la final de la Copa 1953-1954 contra el Guadalajara, había transcurrido el tiempo regular y los tiempos extras y el arquero titular Manuel Camacho estaba expulsado. Entonces llegaron los tiros penales. Eduardo se ofreció a cubrir el marco, y lo hizo de manera extraordinaria, atajándole un tiro al “Bigotón” Jasso, lo cual significó el triunfo del América y el levantar el trofeo de Campeones de Copa.