NidoAzulcrema
Tigres nos gana cualquier día a cualquier hora.
Tigres nos gana cualquier día a cualquier hora.

Si bien el partido era de carácter amistoso, Tigres lo tomó con mayor seriedad y puso nuevamente en evidencia lo vulnerable de la línea defensiva del América.

Al parecer Tigres le ha tomado la medida a las águilas, y bastó que metiera el acelerador al inicio del cotejo para sentenciarlo y manejarlo con tranquilidad, para que en la última media hora del partido, lo que en algún momento tuvo algún tipo de estrategia por parte de ambas escuadras, terminara en el típico festival de sustituciones que se presentan en este tipo de encuentros.

Los mismos elementos de siempre (que desgraciadamente son pocos) se comportaron con la actitud que demanda el América en todos sus partidos: salir siempre a ganarlos. Desgraciadamente, otros cuantos siguen con esa pasividad que esperemos en algún momento les cueste su salida del equipo.

Con esto no quiero decir que le deseo mal a determinado jugador, ya que cada partido que pasa, deseo con todo el corazón que esos futbolistas a las que constantemente critico, saquen la casta y me callen la boca. Lamentablemente,nos siguen dando de que hablar… para mal.

PRIMER TIEMPO

Fue una grata sorpresa ver que a pesar de ser un partido amistoso, Ignacio Ambriz haya mandado al campo a muchos titulares, únicamente ubicando a los suplentes en el lugar de los ausentes por las diversas convocatorias a sus respectivas selecciones;

América inició con Moisés en el arco, Gil Burón, Pimentel, Goltz y Mares formaron una titubeante línea defensiva que tuvo problemas a lo largo de todo el cotejo; en el medio campo la contención corrió a cargo de Guerrero y “Cachis” Rivera, con Andrade y Sambueza por las bandas, dejando en zona de definición a Quintero y Peralta.

Parecía que habiendo transcurrido los primeros 15 minutos, no se habían dado cuenta que el encuentro había comenzado.

América tardó en meterse al partid y dejó muchas facilidades a los delanteros felinos para rematar a placer el marco azulcrema, lo cual provocó un par de intervenciones muy atinadas de Moisés Muñoz que mantuvieron el marco en cero hasta ese momento.

Sumado a la displicencia de la defensa, ni Rivera ni Guerrero aparecían para auxiliar, lo cual provocó que el peligro fuera constante, y para el minuto 8, tras un balón perdido por Erik Pimentel en el primer cuarto de cancha, Fernando Fernández abrió el marcador en una jugada que en principio Muñoz detuvo correctamente, pero el rebote quedó para el atacante quien fácilmente dejó sembrado en el césped al “Cachis” y definió para poner en ventaja al cuadro universitario.

Tras el gol, América parecía dar señales de vida con Rubens Sambueza y Darwin Quintero muy participativos al frente, buscando como abrir el cerrojo que tenía Tigres. La primera oportunidad clara fue con un disparo en los linderos del área por parte de Burón que detuvo correctamente Enrique Palos.

Al minuto 18 apareció desde lo más profundo de la banca de Tigres un personaje que siempre se le indigesta al América: Héctor Mancilla, quien en un tiro de esquina, gracias a las facilidades que le otorgó Oribe Peralta con su espantosa marcación, quedó solo en el área para definir de aire y poner el 2-0. Tigres dominaba muy fácilmente a las águilas.

América tuvo un par de oportunidades en los pies de Peralta y Andrade, la primera tras un buen desborde por derecha, recibió un pase que remató a quemarropa, rechazado nuevamente por Palos, y la segunda un muy impreciso “Rifle” controló del lado izquierdo del área grande, pero su remate salió completamente desviado del arco felino. No se veía por donde descontar.

Casi para terminar el primer tiempo, Mancilla marco su segundo gol de la tarde, recibiendo un servicio a profundidad, el cual Erik Pimentel se limitó a observar, mientras el chileno le pasaba por un costado y superaba tranquilamente a Moisés para poner el tercer tanto para la causa universitaria. Lamentable lo del Puma, el que no lo conociera pudiera asegurar que se trata de un veterano pasado de peso que está en las puertas del retiro, pero no… solo tiene 25 años de edad.

Vergonzosa exhibición del equipo de Coapa, quien con 45 minutos por disputar, parecía resignado a la derrota.

SEGUNDO TIEMPO

Fiel a la costumbre en este tipo de encuentros, vino una lluvia de cambios por parte de ambos planteles, dando Ambriz entrada a varios juveniles que normalmente no vemos en los encuentros de liga, tales como Daniel Vázquez, Víctor Rodríguez, Diego Pineda, Jonathan Hernández y a la olvidada perla del club: Alejandro Díaz.

De la misma forma, entró William da Silva, el cual nunca pudo pesar en el campo, y Brian Lozano, quien trató de estar en contacto constantemente con la pelota, pero el uruguayo fue muy impreciso en sus servicios, siendo casi siempre interceptados por los defensores regiomontanos.

Los Tigres tuvieron para meter el cuarto gol, en los pies del juvenil Castillo, quien se internó en el área y sacó un zapatazo que contuvo de manera correcta Hugo González, quien ingresó en el segundo tiempo. Cinco minutos después un balazo fuera del área cimbró el travesaño de la portería del América, el marcador se mantenía igual.

¡Finalmente los azulcremas abrieron el marcador! En jugada prefabricada, al minuto 63 Brian Lozano cobró un tiro libre a ras de césped para que Oribe Peralta fusilara de media vuelta al arquero Fernández y rompiera el cero en el marcador para el América. Buen gol.

América seguía tocando a la puerta de Tigres, tras un servicio por derecha Oribe Peralta remató de cabeza, pero el balón se estrelló en el travesaño, y el contrarremate de Brian Lozano se fue a las nubes.

Al minuto 73 llegaría el segundo gol de las águilas, el inagotable capitán Rubens Sambueza desborda por la banda izquierda y pone un centro que encuentra la pierna de Oribe Peralta, pero que termina empujando en su propio marco el juvenil José Juan García, acercando al cuadro capitalino a un gol.

El resto del partido estuvo lleno de imprecisiones, dado que con tanta sustitución provoca un gran desorden en los planteamientos, sin embargo se puede destacar lo participativo que estuvo el canterano Víctor Rodríguez, quien se vio rápido y hábil, una vez que supere los típicos nervios de novato, pudiera ser de mucha utilidad en el primer equipo; asimismo el aporte que hizo Daniel Vázquez se reflejó en la claridad que tuvo para repartir el juego en el centro del campo y su constante movilidad en todo el terreno de juego. Esperemos que ambos reciban más oportunidades.

Tras una serie de invasiones al terreno de juego por parte de varios espontáneos, el árbitro decidió dar por finalizado el cotejo.

COMENTARIO FINAL

Si bien se observaron a varios jóvenes en este partido, es triste suponer que en la cantera no hay mejores defensas centrales que Erik Pimentel y Ventura Alvarado, por lo que si Goltz y Pablo Aguilar se siguen ausentando, seguiremos sufriendo en esa zona del campo.

Todos conocemos las limitaciones de ambos elementos de fuerzas básicas, y el paupérrimo desempeño mostrado por Pimentel en este cotejo, debe poner a trabajar a los encargados de las inferiores, ya que no puede ser posible que después de más de 3 años no haya salido ningún elemento con mejores condiciones.