#El Incomprendido 10: Mirko Jozić

Hablar de la temporada 1994-1995 nos trae grandes recuerdos por el gran espectáculo, la contundencia y la alegría que semana con semana nos regalaba nuestro Club América.

8 goles a Correcaminos, 8 al engendro aquel llamado Tampico-Querétaro-Jaibos-Gallos, 13 al Morelia (en dos juegos), tres clásicos inolvidables y varios resultados más que mantuvieron vigente al Americanismo e hizo que muchos aficionados tomaran los colores Azulcrema para siempre.

Parecía que nada podría quitarnos el título, pero el cese de Leo Beenhakker arruinó todo, dejando a los jugadores sin ningún ánimo de seguir en el torneo, ya que, además de ser un gran equipo, era una gran familia.

Para sustituir a Beenhakker, llegó tras un paso con la selección de Chile para dirigir los últimos cuatro encuentros de la temporada regular el croata Mirko Jozic, gran entrenador, campeón en la Copa Libertadores (en 1991) con el Colo Colo de Chile, dándole el primer título continental al equipo Cacique, y no sólo eso, logrando la hazaña de que un equipo chileno ganara por primera vez un torneo internacional oficial. Además, fue Campeón Mundial con la selección juvenil de Yugoslavia en 1987.

PASO POR COAPA

  • Torneo: 1994-1995.
  • Partidos Dirigidos: 8
  • Juegos Ganados: 2
  • Juegos Empatados: 5
  • Juegos Perdidos: 1

REALIDAD

Con un buen currículo a cuestas, Jozic fue opción para llegar al cuadro Azulcrema previo a que se contratara a Beenhakker. Sin embargo, tuvo su oportunidad en el peor momento posible.

Con el alma rota del plantel, ni Van Gaal, ni Capello, ni Cruyff podían arreglar la situación, por lo que Jozic llegaba a rescatar lo que se podía. Sin deberla ni temerla, además, se convirtió en un personaje que muchos no podían soportar porque vino a ocupar el lugar de un entrenador que marcó época con las Águilas.

Aún así, Jozic logró mantenerse sin perder durante 7 encuentros, hasta esa infausta tarde donde una patética jugada del “Halconcito” Peña abrió la puerta para la eliminación en semifinales ante Cruz Azul, no sin antes, regalarnos una última tarde de fútbol espectacular con aquella voltereta ante el Puebla en los cuartos de final, en aquel rarísimo horario de viernes al mediodía.

La temporada terminó y Jozic fue de los primeros en salir. Tal vez si Emilio Ferrara se hubiera mantenido como entrenador interino hasta el final de la temporada y el croata hubiese llegado en la siguiente campaña, el sentir sobre Jozic habría sido totalmente distinto, la historia hubiera sido diferente y tal vez los logros de aquel entrenador odiado por no ser Beenhakker que obtuvo con Colo Colo, y que lo llevaron a dirigir 2 selecciones (Chile y Croacia), se hubieran repetido con las Águilas del América.

Related Posts