Camino a la Grandeza: Marzo

El mes de marzo nos ha traído grandes glorias, de hecho, el primero de nuestros más de 40 títulos oficiales llegó en este mes.

El primer día del tercer mes del año de 1925, en el horario más futbolero que existe: domingo al mediodía, en el Campo del Club España, nuestros grandiosos Cremas iniciaron una histórica racha de cuatro coronas consecutivas, venciendo al Asturias 1-0 a dos fechas del final de la temporada, en la cual terminamos invictos.

Nuestro gol cayó gracias a una gran jugada de nuestro querido fundador “Récord”, conduciendo el balón por la izquierda, para después mandar un servicio a Juan Terrazas, que venció al histórico Bonfiglio, primer arquero mexicano en una Copa del Mundo.

Treinta años después, los nuestros volverían a levantar un trofeo en marzo, en la Copa México de 1955.

El 6 de marzo, en el Estadio de la Ciudad de los Deportes, nuestra entonces casa, los Cremas demostraron que si se puede obtener un título siendo local en el inmueble de la Colonia Nochebuena, y lo hicieron ante el Guadalajara, ganando el partido por 1-0 con anotación de Manuel Cañibe a los 4 minutos del segundo tiempo. Era nuestro tercer logro copero, y eso nos daba derecho a disputar otro trofeo cuatro días después: el Campeón de Campeones ante el monarca de liga: el Zacatepec del Míster José Antonio Roca, de Panchito Hernández y Raúl Cárdenas, que por supuesto, en ese momento no se imaginaban lo importante que serían en la más grande historia del fútbol mexicano.

Llegó el juego ante los Cañeros, nuevamente Manuel Cañibe nos daría otro título más, ahora con un doblete, mientras que Pedro Nájera haría el otro tanto. Victoria 3-2, obteniendo así por primera vez el título de Campeón Absoluto en nuestro fútbol.

Para la temporada de 1963, se efectuó la única edición de la Copa Presidente López Mateos, competencia de carácter oficial, donde participarían todos los equipos del balompié azteca, que originalmente iba a sustituir a la Copa México. Luego de eliminar al Tampico, al Irapuato y al Atlante, enfrentaríamos en la gran final al Oro de Jalisco el domingo 10 de marzo, a los tapatíos los desaparecimos de la cancha por marcador de cuatro a uno. Triplete del gran Moacyr y un tanto del “Picihicuaz” Garrido, convirtieron al América en el único campeón en la historia de la competencia.

El 7 de marzo de 1965, los Cremas enfrentaron en la gran final de la Copa México (torneo que finalmente se seguiría jugando hasta ahora, de manera intermitente) al Morelia, equipo donde jugaba el que sería nuestro entrenador campeón de confederación e interamericano en 1991: Carlos Miloc. Los nuestros no tuvieron rival en la cancha de Ciudad Universitaria y golearon a los michoacanos 4-0 con dobletes del Chalo Fragoso y Vavá.

Y finalmente, la más reciente gloria obtenida en este mes, llegó el 12 de marzo de 1991, de la mano del mencionado “Tanque” Miloc (único estratega extranjero en ganar dos títulos internacionales), apabullando en la final de lo que hoy se conoce como Concachampions por 6-0 (8-2 global) al Pinar del Río de Cuba, con tres tantos de Toninho “el Bíblico” y dos más de nuestro máximo anotador histórico, don Luis Roberto Alves “Zague”.

Aunque la final no causó gran problema, tuvimos que enfrentar rivales complicados como el Kickers de Saint Petersburg y el Olimpia de Honduras, que por cierto será nuestro rival en octavos de final de la próxima Concachampions.

Además de los seis títulos obtenidos, este mes también es recordado por un gran acontecimiento para nuestro equipo, ya que el 7 de marzo de 1945, en Santiago de Chile, nació el que para muchos es el mejor jugador de nuestra historia: Don Carlos Enzo Ezequiel Reinoso Valdenegro, un hombre que jamás se ha cansado de manifestar el amor por los colores de más brillo en nuestro fútbol.

Campeón de liga como jugador en 1971 y 1976, y como entrenador vivió desde el banquillo la tarde más fantástica del Americanismo, el 10 de junio de 1984. Agradecimiento eterno para el Maestro.

Related Posts