El adiós del Ruso

15 de septiembre de 1985, partido de vuelta de los Cuartos de Final del torneo Prode 85, las Águilas del América tenían ventaja de dos a cero ante los Leones Negros. A siete minutos del final, los tapatíos se acercan en el global, pero pronto vino la reacción crema con el gol de Daniel Alberto Brailovsky para amarrar el pase a la semifinal.

No lo sabíamos en ese momento, pero ese sería el último gol… el último juego del “Ruso” con nuestros colores.

Cuatro días después, llegó la tragedia. Un terremoto azotaría con fuerza descomunal a la ciudad más importante de Latinoamérica, situación que provocaría que Daniel Alberto se fuera del país, pensando en la seguridad de su esposa Liana, embarazada en ese momento y de su pequeña hija.

El ícono azulcrema ni siquiera sintió el movimiento telúrico, pero Liana estaba aterrada.

El médico de la esposa del “Ruso”, le recomendó salir de México, por posibles infecciones que pudieran adqurirse en los hospitales, por lo que en ese momento Daniel decidió dejar suelo azteca, sin pedir permiso a la directiva, que tomaría cartas en el asunto, castigando al argentino por incumplimiento de contrato.

Brailovsky, ha afirmado en repetidas ocasiones que lo volvería a hacer (abandonar México) si tuviera la misma edad de aquel entonces, y que ahora pensaría las cosas de forma diferente.

Si, se le ha criticado duramente; de manera irresponsable se ha utilizado el término “huyó del país”… pero nada es más importante que el bienestar de la gente que siempre está cerca de nosotros, sobre todo la familia.

Finalmente y a pesar de todo, nuestras Águilas pudieron lograr el tricampeonato sin el “Ruso” (se habían ganado previamente los torneo 83-84 y 84-85), ganando en semifinales a los Potros del Atlante y en la final a la Jaiba Brava del Tampico.

¿Se imaginan al “Ruso” quedándose por lo menos 5 años más acompañando a Zague y al “Negro” Santos años después en la ofensiva de nuestro equipo?… habría sido la locura.

Veintidós años después, Daniel volvió a Coapa, ahora como director técnico, pero su participación en el banquillo quedó muy lejos de su accionar como jugador.

Related Posts