NidoAzulcrema
Qué falta le hace a Marchesín un Cabañas

América estrenó técnico, uniforme y un puñado de jugadores en su debut ante Querétaro pero olvidó lo más importante: estrenar fútbol.

El duelo ante Gallos fue más de lo mismo. El equipo careció de ideas para abrir el muro visitante que jugó a no recibir gol y aprovechar una adelante. Resta decir que les salió a la perfección. No será el planteamiento más agradable, pero al menos supieron «jugar a algo».

Del otro lado tenemos a las Águilas. Herrera cumplió con lo prometido en cuanto a la alineación y ocurrió lo que tenía que pasar: perdimos y morimos de nada como es ya habitual.

Está claro que William y ‘Manu’ Pérez no están para cuidar la contención. Se insistió con Darwin como volante derecho acompañado de dos delanteros incompatibles como Romero y Oribe.

Por tanto, no es de extrañar el resultado. Es la misma selección de jugadores que en los últimos meses se han encargado de hacer tedioso, soporífero y aburrido el fútbol azulcrema.

Esto debe ser un aprendizaje para aquellos que simplifican el fútbol. Un entrenador es importante, pero no es tan importante como tener buenos futbolistas. La sola presencia de Herrera y su aspecto motivacional es insuficiente para desplegar un fútbol medianamente agradable.

Para jugar bien al fútbol, hay que tener buenos jugadores.

Y América los tiene, pero son pocos. Pocos y no disponibles. Dicho de otra manera, las Águilas van a depender de que Guido Rodríguez sea un capo en contención, que Cecilio y Renato recuperen su mejor forma y que se elija entre Romero y Peralta como única punta.

Porque esto no se trata de «amígdalas» como diría Hugo Sánchez. Ningún jugador camina en la cancha. No es problema de actitud. Es cuestión de calidad. La materia prima del fútbol son los jugadores y sin pies educados se aspira a poco.

América jugó sin 4 titulares (Pablito, Guido, Cecilio y Renato) que básicamente junto a Marchesín conforman el top 5 de jugadores que tiene la plantilla.

El resultado ante Gallos no es para caer en drama. Así de corto es nuestro plantel y este pobre funcionamiento se hará presente siempre que no estén varios de ellos.

PRIMER TIEMPO

Un homenaje a los tiempos del ‘Bigotón’ Richie y Nacho. Y cómo no, si en esencia son los mismos jugadores, especialmente los del medio hacia arriba que son los que se encargan de hacer divertido este deporte.

Curioso resultó ver a Querétaro generando más peligro a pesar de su planteamiento defensivo. Si no es por Marchesín, desde la primera parte hubiéramos caído en desventaja con aquel remate de Candelo que el argentino desvió con las uñas.

Mientras tanto, Thiago Volpi tuvo un día de campo porque América fue incapaz de generar peligro. Darwin jugó lejos de donde mejor puede funcionar, Oribe y Romero son dos paredes a las que les rebota todo –falta que hace un delantero ligerito que se cuele entre líneas enemigas– y del lado izquierdo no hubo nadie porque al míster le apeteció volver a línea de 5 en lugar de darle continuidad a Láinez por aquel sector.

SEGUNDO TIEMPO

La esperada reaparición de Cecilio se dio al 62’. Romero fue el sacrificado porque Oribe tiene que jugar los noventa minutos de todos los partidos, de todos los torneos. No importa que el Chino haya hecho pretemporada completa.

Paul dejó ir la más clara sobre el 70’. El balón quedó a modo cerca del punto de penal pero su violento remate se fue a un costado cuando era más sencillo meterla que fallarla.

El 75’ vio el ingreso de Alejandro ‘Wero’ Díaz a la cancha a cambio de Darwin. Sí, a jugar de volante. Una manía insoportable que tienen en Coapa. Lo han hecho desde la época de Enrique Esqueda.

Al 86’ recibimos lo que merecíamos: un penal en contra. Sí, porque Valdez es especialista en embestir a todo aquel que entra al área. Ojo, el 95% de las veces sale bien. Sin embargo, algunos árbitros se van a dejar impresionar por el contacto y van a pitar penal como fue el caso.

Sanvezzo convirtió con cruzado a la derecha de Marchesín que estuvo cerca de atajar y dio ventaja a los suyos.

Y como es natural, hubo que echar «toda la carne al asador» sobre el 90’. Es decir, entró Láinez y se fue Carlos Vargas. Un poco tarde, ¿no?

ESTADÍSTICAS

RENDIMIENTO

Agustín Marchesín

Agustín Marchesín

MUY BIEN

El mejor del partido. Su lance a disparo de Candelo nos permitió soñar con tener ventaja en algún momento en el marcador. Nadie le ayuda.

Paul Aguilar

Paul Aguilar

MAL

Era de esperar que ante la ausencia de Renato se depositara la esperanza en Paul para crear peligro por derecha. Naturalmente no ocurrió como en los últimos 4 años. Tuvo la más clara y la echó por un costado.

Enrique Cedillo

Enrique Cedillo

MAL

Se vio inseguro. Es normal, es un chico joven que recién debutó con el primer equipo en la cancha del Azteca. Va a tener que trabajar fuerte que con los regresos de Pablo y Edson tendrá difícil ver minutos.

Bruno Valdez

Bruno Valdez

MAL

Va a tener que modificar ese “hombro con hombro” o la va a pasar mal. Los delanteros tienen el vicio de volverse sacos de plumas dentro del área y caer abatidos al mínimo contacto por lo que si se les arrolla con fuerza “excesiva” es normal que el de negro se impresione. Especialmente si es sobre la hora y contra las Águilas. Nada como llenarse los pulmones de aire y silbar con el alma apuntando hacia el centro del área.

Carlos Vargas (90')

Carlos Vargas (90')

MAL

También se le vio nervioso e impreciso. En pretemporada se había visto bien pero queda claro que el Azteca todavía impone aunque esté casi vacío. No fue el mejor debut para él.

Miguel Samudio

Miguel Samudio

MAL

Intentó ser la llave por izquierda pero si no lo ha sido en su estancia como azulcrema, no se sabe por qué ahora debía ser diferente.

William da Silva

William da Silva

MAL

Día normal de trabajo: atrabancado, impreciso y con el habitual remate a las nubes. Las pocas veces donde se ha visto bien ha sido jugando más adelantado, sin ser el contención principal. Pasan los años y los entrenadores pero todos le colocan ahí.

Manuel Pérez

Manuel Pérez

REGULAR

Se le vio ágil y ligero pero de poco sirve cuando no hay profundidad en las carreras ni servicios con ventaja al compañero. Corrió bastante pero en el fútbol no basta con correr, hay que pensar hacia dónde enviar la pelota.

Darwin Quintero (76')

Darwin Quintero (76')

MAL

No es volante derecho, nunca lo ha sido y nunca lo será. Entre que jugó lejos del marco y que Gallos tenía el corral completo atrás, no hubo forma de vulnerarles.

Silvio Romero (64')

Silvio Romero (64')

MAL

Su presencia fue anecdótica. Si tocó dos o tres veces el balón fueron muchas. Nadie le asiste ni por error. Es muy difícil jugar así para un delantero que depende de los servicios de los compañeros.

Oribe Peralta

Oribe Peralta

MAL

Se le vio falto de ritmo. Quizá apresuró su regreso. Lo que es un hecho es que Herrera deberá decidir entre él y Silvio que ambos no pueden jugar.

SUSTITUCIONES

Cecilio Domínguez

Cecilio Domínguez

REGULAR

Un regreso esperado pero sin el resultado deseado. Quizá las ganas de encontrar un héroe que cambie el panorama son tantas que se olvida que el paraguayo necesitará ganar ritmo antes de poder cargar con el equipo al hombro.

Alejandro Díaz (76')

Alejandro Díaz (76')

MAl

¿Jugó? Si no lo van a ocupar de centro delantero es mejor dejarle en el banco. Dejemos el cuento de los delanteros-volantes.

Diego Láinez (90')

Diego Láinez (90')

¿En serio había que esperar al 90’ para ver si mágicamente mandaba un centro que terminara en la cabeza de algún compañero?

LÍNEA POR LÍNEA