NidoAzulcrema
Oribe sigue en armonía con las redes.
Oribe sigue en armonía con las redes.

Silbó el árbitro y debí mirar el marcador para asegurarme de que nosotros habíamos ganado el partido.

Sí, porque volvimos a hacer lo habitual en esta clase de encuentros. Volvimos a presentarnos a un Clásico pensando que con la camiseta lo íbamos a ganar cuando el fútbol se ha cansado de mostrarnos que los rojiblancos no son presa fácil por mala que sea su situación.

Fútbol no pueden presumir porque no tienen. Apelaron a lo único que les quedaba: saltar a la cancha con máxima determinación y es penoso reconocer que eso fue suficiente para hacernos ver mal.

Al partido le pasó de todo. Chivas jugó su mejor partido de la década y lo perdió. Nosotros aportamos nuestra peor versión y lo ganamos. Volaron decenas de vasos desde la tribuna, algún sector del alumbrado se apagó, se repartieron rojas y se invalidaron goles durante los noventa y ocho minutos que duró el encuentro.

Ganamos. Y aunque hay un viejo adagio que reza «los clásicos se ganan como sea», se que no es cierto. En mi equipo las formas siempre importan. Sí, porque jugando bien al fútbol es cuando se puede pensar en campeonatos. Aquí no “salvamos temporadas” venciendo en los clásicos.

Ganamos, pero mas allá de los 3 puntos y esbozar una sonrisa por ver al enemigo deportivo frustrado y derrotado, el encuentro tendría que ser un nuevo punto de reflexión para Ambriz, Peláez y aquellos que dirigen el rumbo del equipo.

Es probable que todo sea euforia la mañana del Lunes en Coapa, pero no se puede pasar por alto una nueva tarjeta roja que casi nos cuesta el partido mas la irresponsabilidad de Arroyo de no definir el tercer gol y terminar la historia.

No todos los equipos son Chivas y jugando así ante mejores escuadras nos hará pagar una factura más alta.

PRIMER TIEMPO

Menos mal que invalidaron el gol de Brizuela que sí estaba en fuera de lugar por mucho que los buitres de la prensa juren que la pelota venía de un americanista y no un compañero.

Parte importante del mal accionar se debió a la facilidad con la que se dejaron superar Andrade, Martínez y Guerrero. El sector medio de los locales los engulló y nos partió el equipo. Darwin y Oribe fueron espectadores mientras Sambueza tuvo debió retroceder cualquier cantidad de metros para auxiliar a los del fondo.

Menos mal que Fernando Guerrero no añadió mucho tiempo y terminó con ese suplicio llamado primer tiempo.

SEGUNDO TIEMPO

Hace un par de notas se comentaba que América es como un volcán casi siempre dormido que despierta malhumorado y explota con furia. Por lo menos así inició el segundo tiempo.

Mares levantó una pelota hacia al área que Oribe bajó con el muslo a Darwin quien la empalmó tras un bote y sacó un derechazo que sacudió las redes y todos a celebrar bajo una lluvia de cerveza.

Mientras en Chivas se cuestionaban la justicia en el fútbol, Sambueza volvió a hacer la jugada que nadie se aprende. Desbordó por izquierda, levantó la vista y le puso medio gol a Oribe quien con sólido frentazo hizo el segundo con el cronómetro marcando el sesenta.

Chivas no bajó los brazos y siguió hacia el frente. Llegó hasta la zona de Paul quien se barrió para cortar el avance mientras Cisneros se suspendía en el aire para evitar el contacto. El problema fue que el rojiblanco aterrizó con los tachones sobre Aguilar y le valió el cartón rojo al sesenta y tres. ¿Accidental? Sin duda. ¿Rigorista? Probablemente. Era una jugada dura de calificar porque la reiteración muestra a Paul recibiendo pisotones en diversas partes del cuerpo y no podía pasarse por alto.

Al fin nos ocurre algo bueno. Dos a cero y el rival con uno menos.

El partido continuó.

Goltz fue amonestado al sesenta y seis y no era muy complicado adivinar que sus minutos estaban contados. Desde la expulsión de Cisneros se le vio reclamando airadamente al colegiado como si quisiera que lo enviaran al calabozo ya mismo y tiraran la llave al fondo del mar.

Cinco minutos después, doble amarilla y adiós a Goltz. Que lo envíen al mismo calabozo pero que no tiren la llave, que la derritan en un caldero hirviendo. Ya basta, Paolo.

¡YA BASTA!

Entonces a Ambriz se le ocurre sacar a Darwin, nuestro delantero más en forma para mandar a Pimentel a cubrir el lugar de Goltz. Terrible cambio cuando Andrade o Martínez quienes deambulaban por la cancha podían haberse ido.

Acto seguido, una diagonal retrasada cayó al ‘Gullit’ Peña quien puede hacer un solo gol al año, pero tengamos la certeza de que será a nosotros y así lo hizo tras batir entre las piernas a González y colocar el dos por uno.

Entre Chivas y Ambriz nos hicieron defender en el último tercio de la cancha. El Omnilife tenía vida como nunca antes y empujó a los suyos. De pronto, un remate de cabeza colocó el dos a dos que alborotó de alegría a la tribuna. A lo lejos, una bandera arriba anula todo y conservamos la ventaja.

A cinco del final salió Sambueza y entró Arroyo. Otro cambio dudoso aunque la potencia de Arroyo podría desencadenar algún contragolpe que sentenciara el cotejo.

Y justo eso ocurrió. Excepto lo de sentenciar el cotejo, claro está. Pero el contragolpe llegó y lejos de otorgarle la seriedad necesaria, Arroyo adoptó esa actitud de sobrado y remató de zurda tan feo que la pelota se fue llorando a saque de meta cuando tuvo el tiempo suficiente para acomodarse y patear de derecha a segundo poste.

Fallar goles ridículos cuando se tienen las condiciones para hacerlo mejor también cae en el departamento de indisciplina. Podrán argumentar que “desde arriba todo se ve fácil” pero esa jugada es de gol aquí, en la gran China y hasta en Saturno.

Ganamos, sí, pero hay que jugar al fútbol muchachos.

¿Por qué cada semana es lo mismo?

¿Por qué con Cuauhtémoc parecíamos el América de Beenhakker y hoy terminamos colgados del travesaño pidiendo la hora contra un equipo que solo ha ganado 1 partido en 10 fechas?

ESTADÍSTICAS

Qué mejor recurso para defender que cometer falta tras falta.
Qué mejor recurso para defender que cometer falta tras falta.

RENDIMIENTO

Hugo González

Hugo González

BIEN

Quizá nunca pueda irse sin goles, pero se le vio bien, atajando los intentos rojiblancos. Peláez dijo que necesitaba minutos y misteriosamente los está recibiendo lo cual indica que las horas de Muñoz están contadas.

Paul Aguilar

Paul Aguilar

BIEN

Contra Chivas le suele ir bien, ya se marcando o en este caso, provocando alguna expulsión. Fue de los pocos que se proyectó al frente aunque esta vez no llegó algún pase letal.

Paolo Goltz

Paolo Goltz

MUY MAL

La autoridad se impone impidiendo el paso hasta del viento, no con gritos, no con patadas, no con reclamos. No es la primera y probablemente tampoco sea la última. De poco sirve que sea un gran defensor (cuando quiere) si en momentos cruciales pierde la cabeza.

Pablo Aguilar

Pablo Aguilar

REGULAR

Es difícil lucir cuando en gran parte del cotejo hay un amontonamiento de ofensores y defensores en el último tercio. Es difícil tener un ojo en tu zona y dividir el otro entre las brechas potenciales que pueden dejar Mares y Pimentel.

Osmar Mares

Osmar Mares

REGULAR

Es voluntarioso, luchón y es hasta agradable verle encarando a los clavadistas del “rebaño” para que se levanten. Casi siempre parte como el eslabón mas débil pero la realidad es que se desentona más por otros sectores antes que el suyo.

Daniel Guerrero (86')

Daniel Guerrero (86')

MAL

Trizas lo hicieron casi todo el partido. Chivas jugó a un ritmo en el que siempre saldrá perdiendo por ser un jugador lento y que tampoco mete la pierna con determinación. La tibieza no puede existir en la contención.

Osvaldo Martínez

Osvaldo Martínez

MAL

Este es mas rápido pero si la velocidad se usa para andar persiguiendo rivales sirve de poco.

Andrés Andrade

Andrés Andrade

MAL

¿Jugó? En partidos anteriores ha demostrado ser un jugador de ida y vuelta. En este lo borraron (o se dejó borrar) de la cancha.

Rubens Sambueza (85')

Rubens Sambueza (85')

MUY BIEN

De los pocos que mantienen el nivel. Durante el primer tiempo se le vio hasta la zona de Mares. ¿Qué tiene que hacer allá nuestro creativo? Como sea, Sambu no rehuye la responsabilidad de defender y se pone al servicio del equipo. Y adelante, otro pase para gol que terminó siendo definitivo.

Darwin Quintero (72')

Darwin Quintero (72')

MUY BIEN

¿Descubrió la fórmula del renacimiento? Se le ve mejor que nunca. Es veloz y letal. Por el bien de nuestro futuro, que ahora sí sea el despegue definitivo. No se te ocurra sentarlo cuando ya esté Benedetto, Ambriz.

Oribe Peralta

Oribe Peralta

MUY BIEN

Baja el balón para Darwin y hacemos el primero. Sambu le pone medio gol y hacemos el segundo. ¿Dónde estaba este Oribe todos los meses anteriores? Esperemos que los exlaguneros se vuelvan una sociedad y nos brinden alegrías, es lo menos que pueden hacer tras estarlos esperando por meses.

SUSTITUCIONES

Erik Pimentel (72')

Erik Pimentel (72')

MAL

Entró frío y lo pagó caro. Fue superado en la jugada del gol rojiblanco y dejó enviar el centro que terminó al fondo de nuestro marco.

Michael Arroyo (85')

Michael Arroyo (85')

MUY MAL

El calabozo de Goltz es amplio así que podemos enviarlo para allá. Se agradecen sus goles, su #alegría y #osadía pero jamás se le podría confiar una tarea importante. No es un jugador serio. Las bicicletas y gambetas son bienvenidas siempre que a la hora de disparar sea serio.

Miguel Samudio (86')

Miguel Samudio (86')

REGULAR

Por si faltaba seguir amontonando gente atrás, enviamos a otro defensor a colgarlo del travesaño.