NidoAzulcrema
Los días se hacen largos esperando al #10

Llueve sobre mojado (otra vez) en Coapa. El refuerzo más interesante de los últimos años se perderá el segundo clásico del torneo.

Algunos medios lo han descartado mientras otros dejan alguna esperanza a la próxima revisión médica. Lo más sensato es hacerse a la idea de que no va a estar. Según hemos averiguado (sin que esto sea ningún dictamen médico oficial), la recuperación de una luxación de hombro tarda de 2 a 4 semanas.

Por tanto, no es descabellado pensar que tampoco estará ante Santos por Copa MX. El paraguayo reaparecería hasta el 4 de Marzo en la visita al León.

De esta manera, la banda izquierda continuará sin dueño toda vez que no hay un elemento que pueda aportar tan siquiera la mitad que lo que ha hecho el ex-Cerro Porteño salvo que usted sea un valiente y apueste por Arroyo.

Bruno ya trabaja al parejo del plantel

No todo son malas noticias en los campos azulcremas.

Bruno Valdez ya trabaja al parejo de los compañeros y se espera su regreso inmediato al cuadro titular que enfrentará a Cruz Azul.

La supuesta explicación de la ausencia de Romero ante Chivas

Cuenta el personaje llamado Francotirador en el Diario Récord que Romero no vio actividad ante Guadalajara debido a que ante Coras de esa misma semana, el Bigotón pidió a Romero que se moviera más y agarrara el balón. La leyenda dice que Silvio respondió algo como “eso estoy haciendo, carajo” y naturalmente no le gustó al entrenador que se la cobró en el Clásico.

Normalmente este tipo de “chismes” ni los comentamos. Sin embargo, este no parece estar lejos de la realidad. No es casualidad que Arroyo sea el sacrificado en varios partidos cuando desde Atlante se sabe que no tiene una buena relación con el argentino.

Y quizá la prueba más importante nos lleva al 2006 donde el Bigotón decidió dejar fuera del mundial a Cuauhtémoc.

Una de las críticas más recurrentes a la carrera de Ricardo Antonio es no saber lidiar con jugadores “estrellas” o digamos, “consagrados” y que por eso prefiere a los más jóvenes. Viendo este tipo de situaciones, no se puede pensar otra cosa más que es verdad.