De último minuto: Llegó Lichnovsky

No te pierdas más reciente capitulazo del NidoPodcast, el show semanal para Americanistas Exigentes.

Como niño que se acuerda el domingo en la noche que tenía que llevar una cartulina el lunes y pone a sus padres a sufrir para tenerla, así la Directiva americanista logró su último refuerzo para el Apertura 2023.

A una hora de que cerraran los registros, se hizo oficial la llegada del chileno Igor Lichnovsky, procedente de los Tigres de la UANL. El chileno no había tenido actividad este semestre, ni en la aburrida Leagues Cup, y se dice que a los universitarios les urgía deshacerse de él. Un mal elemento fuera de la cancha parece ser su problema.

No dejamos de comentar que la participación del América en el Clausura 2023 terminó el 21 de mayo, es decir, Baños y compañía tuvieron 115 días para intentar cerrar un defensa central de calidad, cosa que, como vemos, no sucedió. Si no fuera porque Tigres cedió a préstamo al chileno, comprometiéndose a pagar el 100 % del sueldo, no hubiera llegado nadie.

El América, hablando en temas de fichajes, se ha vuelto una caricatura. Hace mucho que los poderosos “Millonetas” que rompían el mercado a base de billetazos dejaron de existir. La rumorología indica que fue Azcárraga el encargado de cerrar a Quiñones y a Kevin, elementos que han probado su calidad en la Liga Mx.

Pero si esto es verdad, entonces ¿De qué sirve el incompetente de Baños y el ausente de Iñárritu?

Claramente, de nada.

Acá en el Nido nos hemos cansado de decir que el problema realmente no es la basura de Directiva que tiene el equipo, sino el dueño que por las razones que sean la sigue manteniendo en funciones. Si Azcárraga no decide hacer algo, pues las cosas seguirán exactamente igual.

En el papel, Igor parece una buena apuesta, campeón de Copa con Necaxa y Cruz Azul, así como de Liga con los Tigres, además de haber jugado en Europa. Pero la realidad es, como ya comentamos, que a los Tigres les urgía ya no tenerlo en su plantel. Y para que prefieran pagarle su salario completo en otro equipo no augura nada bueno.

El defensor, de 29 años, no juega, curiosamente, desde el 21 de mayo. Veremos cuánto tarda en estar a ritmo y ver cuándo debuta, considerando que ya estamos por jugar la fecha 8.

El contrato es hasta el 31 de diciembre de este año y por ahí hay una opción de compra. Conociendo los documentos legales que prepara el Club América, no dudamos que misteriosamente Igor cumpla con los minutos requeridos para hacerse de un contrato multianual y ser de esos becados que tanto le encantan a Baños tener en Coapa.

Si disfrutaste de este artículo, considera invitar un cafecito a tus amigos de NidoAzulcrema.

Buy Me a Coffee Banner

O si prefieres, puedes dar una propina.

Previous Article

[CALIFICACIONES] San Luis (1-4) Club América Femenil: “De regreso a la victoria”

Next Article

AP23, J8: Club América vs. Guadalajara