NidoAzulcrema
America_Mexico
El futbol mexicano lo representan todos

Y sí, las Águilas vuelven a ser piojosas.

Esa iba a ser mi entrada para este nuevo texto. Pensaba escribir sobre el regreso de Miguel
Herrera al América, cómo jugaría, a quiénes sacrificaría para establecer su famoso 5-3-2, pero simplemente cada vez que empezaba tenía que parar porque en realidad hay otra cosa en mi mente.

Muchos no lo saben, pero en octubre cumplo 10 años de haber comenzado la hermosa, y bastante complicada, carrera de periodista deportivo. Inicié como reportero y hoy soy coeditor web de la sección deportiva de un diario de circulación nacional.

A pesar de mi enorme pasión por el América, una gran razón por la que decidí iniciarme en esta vida, siempre he intentado respetar la ética y valores que me enseñaron en la universidad, mis editores y el diario en que actualmente laboro. No es fácil, me ha ganado el amor americanista, la ansiedad y he cometido errores de todo tipo, pero siempre intento ser objetivo, respetar a la fuente, comprobar información, y un largo etcétera.

Es muy probable que por esto todavía tenga inocencia y me asombre de lo que he visto y leído en los últimos 10 días. Yo siempre he creído que muchos “periodistas” tienen esa afinidad por atacar al América y defender a las Chivas, y estoy seguro que no soy el único que lo piensa, pero los falsos valores nacionalistas y xenofobia mostrada con el título rojiblanco es aterrador, ¡hasta parecemos Donald Trump!

“Ganó México”, “El equipo más mexicano”, “el más ganador”, “los mexicanos sí podemos”, “contra la legión extranjera”, “ya vieron que no se necesitan extranjeros para triunfar” fueron algunas de las linduras que leí y escuché en varios medios. Esto no es más que puros complejos culturales tontos que explotaron con el futbol y/o se usaron para vender. Se vale buscar formas para atraer lectores que deben ser creativas, no agresivas.
Días después todavía sigue saliendo cosas, ahora contra André-Pierre Gignac, que pese a su muy mala actitud tras la final no creo que merezca esos ataques de “ya vete”. De un aficionado ignorante o “jodón” lo entiendo, pero un periodista y medio serio nunca debería caer en eso. Una vez más, una crítica se vale, la agresión no.

Digo, muchas felicidades al Guadalajara, todos tenemos un amigo chiva y nos alegramos por él o ella, sin embargo, una cosa no va con la otra. La idea de Chivas de jugar con puro mexicano es su filosofía, pero en ningún momento lo hace más mexicano que América, Cruz Azul, Pumas, Pachuca, Tigres, etc. Su título vale lo mismo que el que gane cualquiera de la Primera División, es demasiado simple como para realmente tener que explicarlo.
Tampoco creo que la filosofía chiva sea muy exitosa como para enaltecerla de esa manera, digo, es su cuarto título de liga en 47 años.

La forma en que se ha tratado a nuestros jugadores extranjeros es nefasta. Yo si fuera uno de estos consideraría el irme del país, y eso sería una gran tristeza porque grandes futbolistas de afuera han cooperado a que la Liga MX crezca. A la cabeza se me vienen nombres como Carlos Reinoso, Cabinho, José Saturnino Cardozo, Salvador Cabañas, Miguel Marín, Héctor Miguel Zelada, Christian Benítez y el mismo André Pierre-Gignac. Es más, sin los jugadores extranjeros el mexicano hubiera crecido muy, pero muy lento. La “legión foránea” comenzó a llegar fuerte en los 60, hasta antes de eso México era ridiculizado en los Mundiales y, después, poco a poco comenzó a ser un rival más serio.

Hoy ya se ganó una Confederaciones, una medalla olímpica, se teme encontrarse en la fase de grupos de Mundiales, títulos juveniles, y yo estoy convencido que el tener jugadores foráneos ha ayudado a eso y por eso se me hace injusto este tipo de cosas.

Ojo, tampoco estoy diciendo que los mexicanos no podemos, claro que podemos, pero también nosotros vamos al extranjero a buscar triunfar y no nos gustarían estos tratos; o dejar de trabajar las fuerzas básicas, tiene que haber un equilibrio entre nacionales y foráneos.

Pero bueno, al menos así pienso yo.

Como siempre me despido recordándoles que toda opinión es bienvenida.