NidoAzulcrema

asknido-cover-1

Comenzamos una nueva sección en NidoAzulcrema. Pedimos en Twitter que nos hicieran una pregunta relacionada con el América y su entorno (jugadores, técnico, directiva, afición) y todos los que se animaron a participar tendrán su respuesta aquí mismo.

Sambu declaró hace poco que le gustaría vestir la camiseta de River una vez más. Surgió de ahí y no es descabellado pensar en que haya sentido nostalgia ahora que los vio salir campeones de Copa Libertadores.

Mi pronóstico es que con 31 años cumplidos, seguirá en América hasta el final de su contrato recientemente ampliado y terminará en las filas de River.

¿Sustituto? Ya hemos visto al América con Sambu y sin él. Por tanto, salvo que gente como Andrade tomen un rol mas protagónico, habrá que buscar por otro lado al futuro dueño de la banda izquierda y motor del equipo.

Ofrezco un poco de contexto para los que no conocen Nidoazulcrema desde sus inicios.

Antes de que existieran Facebook y Twitter, teníamos un foro en el que se logró formar una gran comunidad. Éramos tan alegres como los hobbits de La Comarca del Señor de los Anillos.

Pero como toda tecnología, los foros fueron perdiendo fuerza gracias a las redes sociales y se determinó que era el momento de decirle adiós ante la disminución de participantes.

Y así como segundas partes no suelen ser buenas, tampoco ocurrió con el foro que se instauró unos años después solo para confirmar que ese formato ya no funcionaba.

Si hablamos exclusivamente de las 3 fechas que ha jugado (y 1 suspendido), no me parece que su rendimiento haya sido tan malo. Ha puesto pases de gol y ha marcado en un par de ocasiones. Pasa que se le juzga demasiado por lo que se pagó por él pero no es el jugador quien determina el precio. Los señalamientos tendrían que estar mas sobre el que autorizó ese pago.

Le dejaría más tiempo siempre que se mantenga por lo menos en la misma línea: asistiendo y marcando aunque sea ocasionalmente. Benedetto no fue precisamente barato y no se le presiona tanto como al Científico.

El problema de Darwin está en lo mental. Le está costando lidiar con las expectativas. Que estudie el caso de Benítez (qepd) que tuvo un duro inicio con América pero al final, con qué alegría se le recuerda.

Benedetto tiene crédito por lo que hizo en la Concachampions y tal parece que por eso no se le exige de la misma forma que a otros jugadores. Diría que tiene más estima de la que realmente merece.

Su futuro en Coapa está —como todo delantero— ligado a la cantidad de goles que pueda marcar. Darío falla demasiado por no rematar con seriedad y querer romper el marco en cada ocasión además de que no toma muy bien las críticas como fue evidente en la celebración del gol ante Dorados.

Si no mejora su puntería y actitud difícilmente será un referente en América. Quizá termine siendo una especie de Rodrigo López, cumplidor pero del que se acuerdan pocos.

Hace un par de semanas abrimos un post llamado Cápsula del Tiempo (que se puede ver en este enlance) en donde invitamos a la afición a colocar sus pronósticos de liga.

Mantengo mi postura: América está para campeón. Y no, no va de ser porrista. Simplemente pienso que el América tiene un plantel que ha estado mucho tiempo junto, ya se conocen y han librado no pocas batallas. Creo que la continuidad da resultados (siempre que sea positiva y no terquedad) y las Águilas saben jugar liguillas.

El Mundial de Clubes será un reto muy complicado pero imposible no es. Basta recordar las tibias declaraciones de Luis Fernando Tena en el 2006 después de perder 4-0 con Barcelona. “Son el mejor equipo del mundo, era imposible ganarles.”

Un par de días después, el Inter de Porto Alegre le pegó 1-0 en la final a aquellos “imposibles de ganar”.

Güemez es un jugador con amplio margen de mejora. El problema es si él está dispuesto a crecer como centrocampista. El fútbol mexicano está atrasado en esa posición. El contención promedio suele ser de “meter la pierna” pero incapaz de conducir unos metros o lanzar un pase largo. Tiene la edad suficiente para aprender y convertirse en el líder de ese sector.

Zlatko Petricevic, un viejo entrenador del Atlante lo explicó a la perfección: la diferencia entre el jugador mexicano y el europeo es que el mexicano entrena para mantenerse, el europeo para superarse.

Si Güemez sigue esta filosofía, será uno más de tantos “cumplidores” que abundan en el país.

Para dimensionar lo que representará Muñoz en la historia del América habrá que dejar pasar tiempo. Aún sigue fresco en el recuerdo de ese remate de cabeza con tintes heroicos bajo la lluvia que nos regresó del mas allá en la final ante Cruz Azul.

Hacer un top ahora mismo sería injusto para todos aquellos que no están tan presentes en la memoria. Su jugada será inolvidable pero esperemos a que termine su etapa en América para poder tener la imagen completa de lo que hizo.

Hoy en día, el americanismo joven no dudará en ubicarlo debajo de Zelada pasando sobre gente como Ochoa, Ríos, Chávez, Puente y demás guardametas que también defendieron con honores la portería azulcrema.

Los jugadores. Lo que hicieron Hugo González contra Puebla y la dupla Benedetto-Ventura ante Atlas fue indigno de jugadores de primera división. Esas fallas no las sostiene ni el sistema de Ambriz ni el de Guardiola.

Sin embargo, el que no lo quiere lo va a culpar de todo hasta su último día, sea mañana o en cinco años.

El sistema de Ambriz tampoco es difícil de digerir para los jugadores: un clásico 4-4-2 con doble contención y volantes por las bandas con libertad para intercambiarse entre ellos. En cuanto se comporten como jugadores serios, seremos un rival complicado para cualquiera.


 

Y hasta aquí la primera edición de #AskNido. Puedes participar en este post comentando, criticando y/o debatiendo las respuestas así como dando tu punto de vista. Es fútbol y opinar es gratis.

¡Nos vemos en los comentarios!