NidoAzulcrema
El tiburón se lo comió con patatas.
El tiburón se lo comió con patatas.

América completó una de las semanas más negras de su historia al caer vapuleado por marcador de 4-0 en la visita al Veracruz. Hacía mucho tiempo que las Águilas no eran la piñata en las fiestas que suelen preparar los equipos cuando los capitalinos van de visita.

Tras terminar el partido, se dijo en los medios que Peláez no quería que Matosas se presentara a la conferencia de prensa pero el técnico uruguayo no desistió y atendió a los micrófonos.

No he llegado a disfrutar al cien por cien como me gustaría del juego del equipo, por más que creo que hay grandes jugadores, sin embargo el juego intenso dinámico que me gusta aún no lo he visto y como que ya va más de medio campeonato.

“El juego intenso y dinámico que me gusta aún no lo he visto”. El famoso “León de Matosas” se distinguía entre otras virtudes, por tener un mediocampo así como lo describe el propio uruguayo. El tema pasa más por el sentido común: ¿En qué universo se puede ser intenso y dinámico con Guerrero y Martínez en la contención? Ellos son jugadores más lentos y bastante medianos. Son para otro tipo de estilo.

No puedes intentar implementar algo cuando no tienes la materia prima para ello. Tampoco ha encontrado el apoyo suficiente por las bandas con Arroyo y Darwin que no son jugadores acostumbrados a priorizar las labores defensivas o el “ida y vuelta” hablando en argot futbolístico.

Uno como entrenador debe ser capaz de reinventarse. De tener alternativas. Matosas lleva mucho tiempo en México y me parece difícil creer que no tuviera al menos una vaga idea de lo que la plantilla azulcrema podía ofrecer. No son una copia del León, nunca lo han sido y nunca lo serán. América es una institución diferente, con ADN propio. No existen recetas mágicas que en otros equipos funcionen y aquí también.

Es lo que vamos a charlar, porque viene un equipo que ha sido dos veces Campeón en tres torneos, llegó a la Final cuando yo dirigía al León, entonces evidentemente si no logró el juego en conjunto que pretendo y que me gusta, el problema no es la estructura que tenía América, el problema es el entrenador que llegó. Ya estuvimos charlando y seguramente va ser la mejor decisión para el equipo que va seguir su camino”

El uruguayo dejó en duda su continuidad al alegar que el campeonato ya rebasó más de la mitad de su duración y aún no ve lo que pretende. Esta es la primera gran “crisis” americanista y amenaza con hacerse a un lado si es que eso es lo mejor para el equipo.

La clave en todo este drama, es lo que el propio Matosas reconoce. América ya tiene una estructura que le ha valido para tener dos títulos en un lapso corto de tiempo. El trabajo de Gustavo es tomar lo que se viene haciendo bien, y potenciarlo. No intentar hacer un borrón de todo aquello que ha dado resultados e imponer el “estilo Matosas”. Se le trajo al campeón, no vino a componer algo que funcionaba mal. América necesitaba refuerzos adelante para mejorar el fútbol que se practicó con anterioridad.

Si se quiere ir, adelante. Aquí no es León donde se le pedirá que no se vaya una y otra vez. Acá siempre se necesita gente comprometida, que se integre a una estructura funcional y aporte lo que sabe. Si no puede o no quiere, las puertas de Coapa están abiertas.

Claro, difícilmente ocurrirá dado que Peláez lo presentó como su entrenador estrella, aquel “que tiene el estilo que buscamos para la institución” según sus palabras el día de la presentación.

Seguramente la fecha FIFA servirá para que se junten plantel, cuerpo técnico y directiva para calmar los ánimos, cerrar filas y volver a iniciar. Al final son dos semanas que dejarán trabajar con relativa tranquilidad, recuperar lesionados y planear el cierre de temporada.

Esto se revierte con trabajo y humildad, Matosas. Es cierto que el plantel es corto, pero en el pasado estuvo aún más corto y se lograron cosas importantes. No estamos fuera de la liguilla ni eliminados. Hay que ponerse a trabajar más fuerte y convencer a los jugadores del por qué de las cosas. Especialmente si son el actual campeón, con una formula que funcionó y que no se puede cambiar sin convencer al jugador del por qué es mejor lo que el pretende.

PRIMER Y SEGUNDO TIEMPO

En realidad hay poco que destacar. Todo lo que podía salir mal ocurrió.

Al 15′, como si se tratara de la película “Una serie de eventos desafortunados”: cobro desde la esquina, Benedetto no alcanza a despejar, Pablito apenas rechaza de cabeza hacia el inicio del área, Villalba remata como puede con la fortuna de que la pelota cae a Leiton Jiménez quien con un rayo doblega a Hugo González.

Al 38′, nuevamente desde el corner, el balón es “peinado” desde el primer poste hasta el segundo que a su vez manda el servicio al corazón del área chica que encuentra a Leobardo López que factura el 2-0.

Al 59′, Keko Villalba (un dolor de cabeza toda la noche) conduce con tranquilidad por el centro del campo y filtra para Julio Furch a quien por alguna extraña razón, solo seguía el joven Rivera y doblega a González con gran definición.

Roja al 62′. Pellerano, que había ingresado tras la reanudación del cotejo, tuvo una desafortunada presentación al ver el cartón rojo con apenas diecisiete minutos en la cancha.

El último clavo al ataúd fue al 73′. Paul es derribado dentro del área y Sambueza para ejecutar. Este es fue el típico encuentro en el que de antemano sabes que la va a fallar, porque así son estos partidos donde no sale absolutamente nada bien. Sambu cobró a media altura y se perdió la oportunidad más clara de acortar distancias.

Sin embargo, Michel Vázquez colocó el marcador de escándalo al 81′ cuando después de competir por aire con Samudio, consigue que el balón le quede a modo para sacar potente disparo que volvió a fulminar al arquero americanista que acumuló 7 anotaciones en contra en 72 horas.

ENCUESTA

ESTADÍSTICAS

stats-america-veracruz

RENDIMIENTO

Hugo González

Hugo González

MAL

Quizá pudo haber hecho un poco más en los goles aunque no fue causante directo como contra Herediano. Como sea, a un arquero americanista no lo pueden golear dos encuentros consecutivos. Una sola atajada importante no se le vió. Es hora de seguir el mismo camino que Navarrete.

Paul Aguilar

Paul Aguilar

REGULAR

Pasó de todo. Por momentos adquiere seriedad y busca profundizar por derecha. Pero algo pasa que las jugadas las termina de forma deficiente, ya sea rematando o enviando servicios. Le cometieron el penal tras imponerse en velocidad a su marcador.

Paolo Goltz

Paolo Goltz

MAL

En general la línea defensiva no estuvo a la altura. A Paolo no se le vió mas que para sacar el balón del fondo de las redes. Mismo caso que Pablo o Samudio. Es increíble aceptar que una de las mejores defensas del campeonato se rompa de esta forma.

Pablo Aguilar

Pablo Aguilar

MAL

Fue superado en el fondo porque como ni Martínez ni Guerrero eran capaces de contener mínimamente a Veracruz, se desbordaba junto con Goltz de manera dramática. No pueden estar cubriendo todas las fugas. Adelante, tuvo un remate de cabeza que por azares del destino, no quiso entrar al pasar a escasos centímetros del poste.

Miguel Samudio

Miguel Samudio

MAL

Corre todo el partido pero no es decisivo. En realidad ninguno lo fue. Poco se puede hacer cuando el equipo estaba partido y excesivamente alargado. También fue víctima de la pobreza de la mitad de la cancha azulcrema.

José Daniel Guerrero

José Daniel Guerrero

MAL

Un desastre. Su poca velocidad no ayuda para detener a los veracruzanos, más ligeros y rápidos. Se salvó de ser expulsado nuevamente tras una dura barrida por detrás. Este es uno de los grandes puntos débiles dentro del terreno de juego.

Osvaldo Martínez (45')

Osvaldo Martínez (45')

MAL

A dueto con el “Chepe” funcionan a la perfección sobre cómo no oponer resistencia como contenciones. Jugó tan mal que Matosas prefirió sacarlo a él y no a Guerrero para que jugara Pellerano.

Michael Arroyo

Michael Arroyo

MAL

Nada. No pasa nada con el ecuatoriano. No aparece, no se carga el equipo al hombro, no es un personaje determinante en el trámite del encuentro a pesar de ser un jugador con habilidad y potencia. Desafortunadamente, no tiene el carácter para pedir la esférica y generar fútbol ofensivo.

Rubens Sambueza

Rubens Sambueza

REGULAR

Como es costumbre, es el único que nunca rehuye a ser el motor del equipo. Pero no puede solo. Hacia los costados, dos fantasmas. Atrás de él, otros dos. Arriba, Benedetto rodeado de tiburones. Hace lo que puede pero sin compañeros es difícil. Encima patea de mala forma el penal. Qué difícil jugar así.

Darwin Quintero (45')

Darwin Quintero (45')

MAL

Decía Matosas que hay que tenerle paciencia y lo saca tras el primer tiempo para colocar a Rivera. Es cierto que Darwin era igual de intrascendente que Arroyo por la otra banda, pero el marcador ya estaba 2-0 y un chico que tiene poco tiempo en primera división no iba a ser la diferencia para revertir la situación.

Darío Benedetto (67')

Darío Benedetto (67')

REGULAR

Cuánta falta hacía al ataque. El problema es que estuvo muy solitario. Oportunidades claras, solamente una en el primer tiempo que se perdió al no rematar correctamente de cabeza. El resto del partido fue presa del planteamiento del partido tanto de Matosas que lo dejó solo como de Reinoso que se paró bien atrás y no regaló espacio alguno. Terminó siendo el sacrificado para que Ventura entrara a auxiliar en tareas defensivas.

SUSTITUCIONES

Cristian Pellerano (45')

Cristian Pellerano (45')

MAL

Decepcionante. Llevas meses lesionado, reapareces y te haces expulsar como si fueras un novato en esto del fútbol. Ya sea por lesiones o suspensiones (recordar que tampoco inició el torneo por lo mismo), no termina por aparecer de manera frecuente en el centro del campo donde se le ha necesitado una y otra vez.

Francisco Rivera 45')

Francisco Rivera 45')

REGULAR

Tiene energía y juventud para correr todo el segundo tiempo. El problema es que la falta de experiencia (que naturalmente se adquiere con minutos) no le permitió ayudar al equipo de una forma tangible. Es decir, corre y trata de abarcar terreno pero no destaca defendiendo ni atacando.

Ventura Alvarado (67')

Ventura Alvarado (67')

MAL

Entró a sacar agua del barco. Con América desbordado y un hombre menos, lo mejor era cerrar atrás y evitar más goles del Veracruz pero no fue posible. El cuarto terminó por caer.

LÍNEA POR LÍNEA