NidoAzulcrema
Fuimos Paul y 10 más.
Fuimos Paul y 10 más.

Las Águilas del América se esmeraron por ofrecer una tarde-noche de espanto a toda la afición azulcrema al empatar a cero ante Guadalajara en un clásico feo, sin llegadas y más parecido a un juego de pretemporada que a un cotejo a dos semanas del inicio de liguilla.

Las acciones del encuentro fueron tan pobres que no alcanzan para dividir por tiempos lo que ocurrió. Más allá de un par de llegadas de Paul Aguilar que estuvieron muy cerca de ser goles y un remate de cabeza de Oribe, América no hizo absolutamente nada.

Por ello, saquemos más provecho a este espacio y repartamos culpas.

Como es costumbre, basta darse una vuelta por la red para leer lo mismo de siempre: Mohamed esto o aquello.

Así que bien, hablemos de ello. Mohamed tiene errores. Por lo menos, es lo que se aprecia desde fuera. Pues como siempre se ha dicho, el único que entiende al cien por ciento sus formaciones, movimientos y estrategias, es él, porque no hay otra persona en el Club América que pase toda la semana entrenando a sus jugadores.

¿Qué cosas hace el Turco que no gustan? Empezando de atrás hacia adelante. ¿Donde están Gil Burón o Ventura Alvarado quienes han demostrado ser mejores que Mares en todo sentido? Solo él lo sabe.

Más adelante, ¿por qué insistir con Arroyo? Este movimiento ha quitado poder ofensivo a Sambueza, pues es el argentino el sacrificado. Michael no aporta nada por izquierda y Rubens, aunque lucha, es como un pez fuera del agua cuando juega fuera de su zona predilecta.

Por último, en lo personal, no tengo duda de que Mohamed es un buen entrenador. No digo que sea el mejor del mundo, pero sabe más de táctica que cualquiera del fútbol mexicano. El problema que –repito– se ve a lo lejos, es que no ha terminado de entender que desafortunadamente, a este grupo de jugadores hay que motivarlos y tratarlos como niños. Es decir, parece ser que les gustó eso de los aspavientos en la banca y que les digan exactamente qué tienen que hacer en cada jugada. Tal parece que todo lo que se ensaya semana tras semana, tiene que ser recordado por el entrenador una y otra vez durante el partido. ¿No es el colmo?

En el otro lado, tenemos a los jugadores que saltan a la cancha. Esos que cobran mucho dinero por estar en la institución que más prestigio tiene en este país y que no pueden poner ese extra que los rivales sí ponen. Tal parece que se empeñan en comportarse como novatos a los que hay que recordar cuál es su función dentro del campo.

Si partimos de la teoría de que a un jugador lo que más le gusta es estar dentro de la cancha y divertirse jugando al fútbol, ¿por qué no vemos esa alegría en gente como Arroyo? Sí, genial el cuello levantado, los tachones naranjas y ese look exótico pero de fútbol nada.

Y Oribe. ¿Acaso no tiene sentido común? Es decir, si no le llega el balón, ¿no puede retroceder unos metros? En su anterior equipo e incluso con la selección, no es extraño verle arrancar desde tres cuartos de terreno con balón dominado para tocar y recibir “la pared” de un compañero o intentarla él solo. En América si no le llega el balón, no pasa nada. Encima, lo justificamos diciendo que juega muy solo y que necesita un acompañante. Quizá es verdad, pero el llamado mejor centro delantero mexicano que tiene este país, debería mostrar más recursos.

Sobre Sambueza ya hemos manifestado que fuera de su banda izquierda es menos efectivo. ¿Acaso no tiene ya muchos años en el fútbol como para conocer todo el terreno de juego? Él que tiene magia en los pies, debería tomar un rol más protagónico a pesar de no estar donde se siente más cómodo. Se agradecería bastante. Si tan cierta es esa frase que los mismos jugadores dicen “en la posición que sea, pero quiero jugar”, ¿por qué no lo vemos reflejado esté donde esté?

Podríamos continuar con un jugador tras otro, pero está claro el mensaje: independientemente de la estrategia o formación, hay algo que todo jugador que vista esta camiseta debe tener y eso se llama intensidad. Podrá salir bien o mal el planteamiento, podrán salir con los botines de la mala suerte y dar todos los pases mal. Lo que no se puede hacer, es dejar de presionar y hacerle sentir al rival lo superior que eres. Es inconcebible que no exista un poco de orgullo y amor propio para sacar la situación adelante.

Tal parece que en México no aplica el 80/20. Es decir, el 80% de la responsabilidad de un resultado es de los jugadores y el 20% del entrenador. Aquí parece al revés. Se señala al entrenador (sea Mohamed o cualquiera) y no se critica de la misma forma a los jugadores.

Es una pena que este tipo de cosas solo las entienda el aficionado (que cumplió con una gran entrada) y que finalmente, es el que está siempre con la institución independientemente de la cantidad de nombres que desfilen a lo largo de ella. Tal parece que a este grupo de jugadores solo les interesa “cumplir” y nada más. Al final dirán que son superlíderes. Sí, pero es un liderato que no sabe a absolutamente nada.

Es un pastel sin cereza.

Solo queda esperar que el funcionamiento mejore en las últimas dos fechas que con otros equipos ya enrachándose de cara a la liguilla, podría ser más complicada de lo que aparentaba un par de semanas atrás.

No queda más que seguir trabajando.

O lo que sea que hagan entre semana.

Fue mucho estadio y magnífica afición para tan  poco fútbol.
Fue mucho estadio y magnífica afición para tan poco fútbol.

ESTADÍSTICAS

La cantidad de faltas describe exactamente lo que fue el partido.
La cantidad de faltas describe exactamente lo que fue el partido.

RENDIMIENTO

Moisés Muñoz

Moisés Muñoz

Fue un duelo con tan pocas emociones que bien pudo sentarse junto al poste y tomar una larga siesta. ¿Qué calificación se le puede dar a alguien que no interviene más que en un balón que corta por aire?

Paul Aguilar

Paul Aguilar

MUY BIEN

El único que entendió como había que jugar este partido. Le sacaron un remate sobre la línea. Instantes después, remata de cabeza un balón que se escapa a centímetros del marco. En general estuvo bastante insistente por derecha. Cuando se dedica a jugar, es el mejor lateral del país.

Paolo Goltz

Paolo Goltz

Día de campo.

Pablo Aguilar

Pablo Aguilar

Día de campo.

Osmar Mares

Osmar Mares

REGULAR

Ni el dos por uno que intentaron hacerle le puso en aprietos. Así de malo es el Guadalajara. Incluso se dió el lujo de cruzar a terreno enemigo de forma relativamente constante aunque como siempre, no generó algo importante.

Jesús Molina

Jesús Molina

REGULAR

Juega algo más adelantado, más cerca de la contención que de la central. Tampoco luce. Es decir, no le podemos pedir que empiece a generar juego ofensivo porque no es su trabajo. Roba algunos balones, se acompaña con Martínez y siempre está presente en los cobros directos aunque sin suerte para contactar.

Osvaldo Martínez (87')

Osvaldo Martínez (87')

MAL

Juega bien alrededor de 10 minutos. Recibe el balón y busca la mejor vía para iniciar algún ataque. Sin embargo, en cuanto el medio campo se transforma en territorio de picapiedras, se convierte en uno más y termina por perderse.

Luis Ángel Mendoza (59')

Luis Ángel Mendoza (59')

MAL

Voluntarioso. Se le ve corriendo por una banda y a veces por la otra. Pero nada. En esta ocasión, los desbordes importantes se quedan en el vestidor y los servicios brillan por su ausencia.

Rubens Sambueza

Rubens Sambueza

MAL

No es el mismo. Es decir, su estilo característico de pelear el balón y buscar generar alguna acción importante ahí sigue, pero no como antes. Ya no es tan decisivo. Del Rubens que llegaba a línea de fondo y mandaba el centro retrasado queda poco. Si alguien puede ofrecer más, es él. Lo ha demostrado, pero tiene que adoptar ese protagonismo.

Michael Arroyo (69')

Michael Arroyo (69')

MUY MAL

Este se tomó en serio el Halloween y se disfrazó de fantasma porque nunca se le vio para alguna jugada relevante. Una lástima que jugadores así sean titulares indiscutibles.

Oribe Peralta

Oribe Peralta

MAL

Si no fuera por aquel remate en la segunda parte, no estaríamos hablando de él porque no recibe balones pero tampoco hace mucho por buscarlos. Si no le exigimos a él que es de los que más talento tienen en la plantilla, ¿a quién?

SUSTITUCIONES

Luis Gabriel Rey (59')

Luis Gabriel Rey (59')

MAL

Si este es nuestro revulsivo, ya podemos imaginar lo corto que es el plantel. Jugó media hora en la que habrá tocado la esférica dos o tres veces. No existe.

Miguel Layún (69')

Miguel Layún (69')

MAL

Irreconocible. Nunca quedó clara su función dentro de la cancha. Encima, se le veía falto de ritmo. Es normal porque viene saliendo de una lesión pero quizá debió ser más honesto consigo mismo y aceptar que tal vez no estaba para el partido.

José Daniel Guerrero (87')

José Daniel Guerrero (87')

Por si al medio sector le faltaran picapiedras, uno más. Naturalmente en cinco o seis minutos no iba a tocar el balón siquiera.

FUNCIONAMIENTO GENERAL