NidoAzulcrema
La historia sin fin
La historia sin fin

Pasó lo de siempre contra Tigres.

Algo tienen los duelos contra el equipo norteño en temporada regular que ya se ha hecho costumbre el pintarnos de rojo y recibir una buena ración de goles para llevar.

Quisiera decir que esto fue un accidente. Quisiera justificarme bajo el argumento de que la roja fue exagerada. Pero no puedo.

Está pasando justo lo que temía: contra equipos chicos haremos carnavales mientras que los importantes mostrarán nuestras limitaciones y pondrán en duda nuestros alcances.

“Hay que tener calma, es la fecha 3” –sentenció Ambriz después del partido–.

Sí, Nacho. Es la fecha 3 y tendré calma, al final que no hay mucho que pueda hacer para cambiar lo que no me gusta de esta versión del Club América. Sin embargo, me preocupa –solo un poco– lo que dices después:

“No tenemos esa lectura de saber que ellos son un hombre más, de que juegan bien al fútbol. Nos equivocamos en querer presionar la salida”.

¿Cuánto tiempo más habré de esperar hasta que la lectura del juego sea medianamente inteligente? Entendería que el panorama no sea tan claro si fuera la primera vez en años que mi equipo está en inferioridad numérica y perdiendo. Pero no, esta situación ha sido el pan de cada semestre que hasta un protocolo debería existir dentro del Club América.

Porque siempre es lo mismo. Perdemos a uno, de la banca no llega un nuevo plan, los jugadores se nublan, el capitán desaparece, los “líderes” se esconden y al final, tenemos un archipiélago de diez jugadores desconectados a merced de la tormenta que tienen encima.

PRIMER TIEMPO

En las notas anteriores critiqué el uso de la línea de cinco bajo el argumento de que los laterales no son determinantes y que colocarle tres centrales a equipos como Jaguares, Mineros y Venados es un exceso.

Entonces pasó algo curioso. Nacho salió con cuatro en el fondo para enfrentar al equipo –hasta la fecha– más complicado del torneo cuando ahora sí aplicaba el tener tres centrales que Aquino y Sosa por los extremos harían pasar penurias a Paul y Osmar. Al primero porque nunca está en su posición y el segundo es enjundioso pero no un gran defensor.

Entonces silbó el colegiado Jorge Isaac Rojas y comenzó el juego en el Azteca.

Al ocho señaló tiro directo en favor de las Águilas que Martínez puso en el poste tras enviar un obús contra la cabaña del amigo Nahuel Guzmán.

La primera media hora se caracterizó por ser un duelo intenso y de pocos espacios. Los tiros libres fueron la opción mas cercana al gol pero ni Romero ni Sambueza que se animaron a probar lograron complicar a Guzmán.

El inicio del fin se gestó desde el treinta y ocho. Hugo González salió a cortar un centro pero no tuvo éxito. La pelota cayó a Aquino que estaba misteriosamente solo por la banda derecha. El ángulo de disparo era mínimo. La única opción era tirarla por encima de González buscando el segundo poste, y así lo hizo. Pateó y la metió al ángulo.

América se nubló. Esto de ir perdiendo en el semestre era nuevo. Tigres volvió a la carga y González debió rechazar un tiro directo de Juninho y posterior contrarremate de Sosa para mantener la desventaja al mínimo.

Los reflectores se posaron sobre Jorge Isaac Rojas al cuarenta y cuatro. Según él, hubo codazo de Ibarra y le enseñó el cartón rojo. La reiteración confirmó la sospecha: el felino saltó tarde y encontró el codo del ecuatoriano.

Entonces llegó el medio tiempo. Quince minutos para intentar arreglar una situación que en numerosas ocasiones se ha presentado.

SEGUNDO TIEMPO

Claro está que no hemos aprendido nada.

Gignac debió aplazar diez minutos su celebración cuando Mares le sacó el balón sobre la línea apenas al cuarenta y siete.

Tigres fue dueño de las acciones. Mares parecía el único sacando agua de un barco que se hundía. El cincuenta y cuatro terminó con otro aviso al poste.

Entonces llegó la facturación de Gignac. El francés hizo una recepción dirigida dentro del área y venció a González con sutil toque por encima.

Hablar de los últimos treinta minutos es perder el tiempo. Entraron William al sesenta y Jesús “Churpias” Moreno al ochenta y cinco. La oportunidad de recortar distancias estuvo en Romero remató por encima del travesaño cuando pintaba para el dos uno.

Y como gol fallado, es gol en contra, Sosa entró al área, se quitó a González y colocó el tanto definitivo.

ESTADÍSTICAS

stats-america-tigres

RENDIMIENTO

Hugo González

Hugo González

REGULAR

Es cierto que no cortar la esférica terminó en el primer gol de Tigres. Sin embargo, ¿quién hubiera apostado a que Aquino le hacía gol desde un ángulo casi imposible? Le llovió sobre mojado en esa. Ante Gignac no hubo nada que hacer y menos ante Sosa en el tercero con el equipo entregado.

Paul Aguilar

Paul Aguilar

MAL

La misma nota cada que le toca lidiar con un extremo. Ya volverá a lucir contra equipos menores y diremos que es el mejor lateral de la galaxia.

Bruno Valdez

Bruno Valdez

REGULAR

Sufre de lo mismo que Goltz. Cuando el rival tiene un extremo veloz, hay que cubrir dos posiciones: central y lateral. Y salvo que se tengan poderes sobrenaturales, es complicado cubrir semejante cantidad de terreno. Fue víctima de las circunstancias.

Pablo Aguilar

Pablo Aguilar

REGULAR

Mismo caso para Pablito. Aquino, Gignac y Sosa contra él y Valdez. En algún momento se harían más amplias las grietas y el agua entraría por doquier como terminó sucediendo.

Osmar Mares

Osmar Mares

MAL

La buena voluntad tiene un límite. Osmar ha mejorado desde que llegó, sí, incluso salvó una en la línea. Si fuera por ganas, tendría la mejor nota de cada partido, pero es fútbol, y hay que defender, hay que atacar, hay que dar algo de calidad porque las ganas solo te pueden llevar hasta cierto punto.

Daniel Guerrero (85')

Daniel Guerrero (85')

REGULAR

Bien hasta la expulsión. Luego le vendieron sus compañeros. Sambueza se escondió, Martínez desapareció y ni Darwin ni Romero estaban lo suficientemente cerca para ayudar a recuperar el sector medio.

Osvaldo Martínez

Osvaldo Martínez

MAL

Cuando ha jugado bien, se dice. Cuando no, también. En este cotejo desapareció cuando su labor era juntarse con Guerrero y marcar con más intensidad que lo normal. Había que complicar el medio para que Tigres buscara dividir la pelota y dar cierto margen de victoria a los centrales en los duelos aéreos.

Renato Ibarra

Renato Ibarra

MAL

Mala nota y no por la roja, si no porque no termina de ser relevante para el funcionamiento. ¿Lo está utilizando mal Ambriz? Ibarra siempre jugó pegado a la línea. Aquí es lateral, es volante, es todo excepto la posición que domina.

Rubens Sambueza

Rubens Sambueza

MAL

¿Algún día lo veremos cargar con el equipo al hombro cuando la situación se torne complicada? Suele ser el primero en desaparecer cuando el cielo se nubla. Ese temperamento que dice tener, debe brindarlo siendo un ejemplo de lucha para los demás compañeros y no con los típicos gestos cabizbajos reprobando en cada señalamiento arbitral o cuando le roban la esférica.

Darwin Quintero (60')

Darwin Quintero (60')

MAL

Para jugar noventa minutos como quiere deberá provocar la sensación de que puede ser relevante en cualquier momento, ser de ese grupo élite de jugadores que “en cualquier momento te hace una”. Pasó de noche en el cotejo.

Silvio Romero

Silvio Romero

MAL

Se cansó de hacer túneles. Un minero absoluto. El problema viene de cara al gol. Se perdió la más clara al cabecear por arriba del travesaño. Como dice Nacho, hay que tener calma. Lo peor que puede hacer es dejarse engullir por la ansiedad o capaz que empieza a rematar de treinta o cuarenta metros…

SUSTITUCIONES

William da Silva (60')

William da Silva (60')

MAL

Pasan las fechas y me hago la misma pregunta: ¿qué aporta William Fernando da Silva al Club América? ¿Defiende? No. ¿Ataca? Tampoco. ¿Conecta la media con el ataque? Negativo. ¿Cuál es su posición? Un misterio. No me parece un mal futbolista. Me parece que el no tener una función fija no le deja ser especialista. Ha aparecido en todos los sectores del medio campo según “se requiera”.

Jesús Moreno

Jesús Moreno

¿Sacamos al único contención que intentó hacer su trabajo para ingresar a Moreno? ¿Por qué no sacar a Sambueza o Martínez? ¿Son del club de los intocables también?

LÍNEA POR LÍNEA