NidoAzulcrema
Se terminó la amnesia del gol

Las Águilas bailaron 4-0 a Toluca en el segundo y último partido de preparación de cara al Clausura 2018. Los muchachos recobraron algo de puntería y consiguieron ocho tantos en esta breve pretemporada. Nada mal después de no hacerle gol al arcoiris durante el mes decembrino.

La hora de la verdad comienza el próximo domingo ante Gallos por la fecha 1. Este par de cotejos dejan la sensación de que el tema de los goles está resuelto. El problema será que ese «fantasmita» seguirá rondando mientras no se marque un tanto en competencia oficial.

América dio un lindo paseo a Toluca y no fueron 6 o 7 porque Cecilio y Darwin no estuvieron atinados de cara al arco.

ALINEACIÓN

Herrera presentó algunos cambios con respecto al duelo ante anterior (Nota: América 4-1 vs Zacatepec) aunque se mantuvo la formación 4-4-2 con doble contención.

Marchesín en la portería; Paul, Bruno, Aguilera y Vargas como lateral izquierdo conformaron el cinturón defensivo.

La contención estuvo a cargo de Uribe y Joe Benny mientras que la creación fue para Ibarra por derecha y William por izquierda. Segundo partido que no inicia Cecilio y mira que preferir a William sobre ese costado son palabras mayúsculas. Aquí ocurren dos cosas, o se está contemplando a Domínguez de titular y se busca su “suplente”, o mejor no “encariñarse” mucho con él porque pretenden venderle. Ojalá sea lo primero.

Al ataque, pan con lo mismo. Dos nueves. Henry y Peralta puesto que tampoco hay demasiado de donde elegir aunque partidos como estos son los que impulsan la creencia de que sí se puede jugar con doble-nueve bajo el cobijo del resultado positivo.

APUNTES DEL PARTIDO

La defensa por izquierda necesitará trabajar horas extras en coordinación y confianza. Antes de que Toluca se convirtiera en un desastre, tanto Aguilera como Vargas se vieron frágiles. Uno porque apenas llega y el otro porque no es lateral aunque tendrá que aprender a la fuerza que no hay nadie más por ahí.

Mateus solventó el partido con doble asistencia y se mostró como el motor que todo equipo necesita en el centro del campo. Lo que necesita es consistencia para apuntarse uno de los cuatro puestos de mediocampo.

William es todo lucha y entrega pero no es determinante. Se le probó de volante por izquierda pero no ofreció profundidad ni remate de media distancia. Es un jugador extraño cuya mayor virtud es el despliegue físico.

Ibarra comienza a ser desesperante. Hace tiempo que no se le ve una conducción limpia y un centro preciso. Sigue atrabancándose por querer correr antes de controlar. Ojalá pudiera retomar el nivel del primer torneo.

Henry Martin podría ser la sorpresa. Se perdió un gol de cabeza pero corrigió con cruzado de zurda y debutó como goleador. Desborda felicidad genuina por estar en América, característica en peligro de extinción.

Oribe quiere callar bocas y se apuntó con doblete. Ya que no hay forma de sacárnoslo de encima, que se mantenga por esta senda goleadora que al final, es beneficio para el equipo.

Cecilio jugó un rato en el segundo tiempo y dejó en claro que no es el mismo. La falta de confianza sigue ahí. El Domínguez que llegó parecía infalible de cara al gol. Ahora se ve acelerado, como apresurado por demostrar y eso le resta precisión en los remates. Tuvo dos de cabeza, un terminó de asistencia para Romero y la otra la echó a un lado. Pudo firmar una asistencia en el último contragolpe pero “hizo un Darwin” y decidió horrible.

Romero volvió a marcar y si River o Independiente no se animan a firmar el cheque, se quedará aquí como opción de cambio. Pudo marcar doblete pero una barrida sobre la línea le frustró el tanto.

El fútbol es un estado de ánimo. En América es más que claro. O están todos bien (o medianamente bien), o todos muy mal. Después de estos dos encuentros, aunque sean de preparación, se siente un poco mejor el ver que hacer goles no es imposible y que hay varios con capacidad de hacerlos. Hay que trabajar el aspecto mental para que el mal momento de uno o dos no contamine al equipo y estemos con la nube lluviosa encima todo el tiempo. Es cansino y desgastante.

SUSTITUCIONES

56’ – Romero por Henry
56’ – Darwin por Ibarra
56’ – Orrantía por Valdez
63’ – Láinez por Uribe
63’ – Aldo Cruz por Vargas
72’ – Guido por Joe Benny
72’ – Cedillo por Aguilera
72’ – Arce por William

GOLES (Y ASISTENCIAS)

31’ – Oribe Peralta (Mateus)
33’ – Henry Martin (Mateus)
44’ – Oribe Peralta (Paul)
86’ – Silvio Romero (Cecilio)

COMENTARIO FINAL

El América actual parece como porcelana china. Esa que es costosa y luce bien pero con mil etiquetas de “frágil y manéjese con cuidado”.

Es decir, mientras las cosas vayan bien, el equipo se ve decente. No se si para campeón, pero por lo menos para jugar a algo. El problema es que parece fácil volver a caer en el drama de la falta de gol, de la nula llegada o fragilidad defensiva.

Herrera tendría que empezar a perfilar un once ideal que juegue casi todos los partidos para ganar solidez y entendimiento. Basta de rotar y rotar para que estén todos contentos. Tomemos de ejemplo a los equipos protagonistas de la liga y veamos cómo ellos ponen casi siempre a los mismos a jugar hasta que llega la hora de ajustar una pieza o dos sin alterar el sistema.

Tampoco se trata de ser necio y poner a once contra viento y marea. Incluso se puede utilizar la primera parte del torneo para encontrar a los once ideales y cerrar fuerte con ellos para la segunda parte que es realmente la que cuenta.

Mientras tanto, te deseo felices fiestas de Año Nuevo y te agradezco por seguir las aventuras azulcremas con nosotros otro año más.

Si te gusta lo que hacemos en NidoAzulcrema considera…