NidoAzulcrema
Semifinales, ¡allá vamos!
Semifinales, ¡allá vamos!

Un gol bastó a las Águilas para echar a Chivas de la liguilla por segunda ocasión consecutiva.

¿El autor? Oribe. El Cepillo que fue señalado por su falta de gol y poca habilidad para tratar la pelota hizo lo que mejor sabe y que nunca había hecho en América: ganar por aire con autoridad y asestar un frentazo implacable que terminara al fondo del marco.

Y así, con un portento de remate, América dejó tendido a su archirrival en su casa, ante su gente, con su dueño presente y su vulgar transmisión que no encontró forma de sostenerse.

América rio al último y rio mejor.

PRIMER TIEMPO

La Volpe sorprendió con la alineación. Mandó una especie de 5-3-2 conformada por un extraño cinturón defensivo: Ventura Alvarado como lateral derecho, Miguel Samudio por izquierda y una tripleta central que conformaron Edson Álvarez, Paolo Goltz y Pablo Aguilar.

Al medio colocó a William por el centro, Renato por derecha y Oribe como una especie de volante izquierdo. ¿Recuerdas que en la nota anterior comenté que Peralta debería salir de contención dado su perfil de lucha? Pues casi la cumple el bigotón.

Adelante repitieron Romero y Darwin.

El primer tiempo fue deslucido. América no llegó pero Chivas tampoco. La postura azulcrema era clara: ceder la iniciativa y buscar la contra. En el pasado hemos debatido sobre la pérdida de tiempo que significa jugar al contragolpe.

Al final no hubo daño y el marcador prevaleció de cara al descanso.

SEGUNDO TIEMPO

Salió Romero y entró Rosel. Un cambio a todas luces extraño. ¿Por qué Rosel y no Arroyo? Especialmente porque el chamaco nunca juega y de pronto es nuestro primer cambio en liguilla. Oribe regresó a la delantera junto a Darwin.

El gol se gestó desde el 54′. Renato tocó para Darwin que se libró de sus marcadores por velocidad y sacó una raya que Cota envió a tiro de esquina. El mismo Darwin fue a la banda a cobrar al saque y la puso al corazón del área. Entonces Oribe hizo un gol que se le había visto en todos lados menos de Águila: caminó el área hacia atrás y giró el cuello en el momento preciso para conectar un señor martillazo que se clavó al fondo del arco.

Entonces el cronómetro empezó a jugarle en contra a los locales mientras empezaba el concierto de cambios. Al 77′ entró Daniel “Chepe” Guerrero y Darwin fue al banco. Chepe se colocó de escudo para ayudar a repeler los intentos rojiblancos.

Al 83′ entró Osvaldito y salió Ventura. América formó doble línea de cinco y se dedicó a controlar los poco claros intentos rivales. Quizá la principal preocupación vestía de negro y respondía al nombre de García Orozco.

Afortunadamente, no hubo jugada polémica que pudiera tentarle a señalar algo extraño y silbó el final del encuentro con otra victoria azulcrema en liguilla ante el equipo más falso del fútbol mexicano.

Adiós Chivas y adiós a tus nefastas transmisiones. Al menos por algún tiempo.

ESTADÍSTICAS

captura-de-pantalla-2016-11-27-a-las-11-18-50-p-m

RENDIMIENTO

Moisés Muñoz

Moisés Muñoz

BIEN

Noche fácil. Nunca fue puesto en aprietos. Cuando metió el manotazo importante la jugada ya había sido invalidada por fuera de juego.

Ventura Alvarado (83')

Ventura Alvarado (83')

BIEN

Una sorpresa verle. Le ganó la partida a Burón. Quizá por su mayor presencia física o por la capacidad (más o menos) de jugar tanto de lateral o central según se requiera.

Edson Álvarez

Edson Álvarez

BIEN

Mejoró con respecto a sus últimas presentaciones. Se mantuvo atento atrás y se dedicó a repeler ataques sin involucrarse en polémicas. Hacia el final del encuentro lo habilitaron como contención y no desmereció tampoco. Un gusto verle mejor.

Paolo Goltz

Paolo Goltz

BIEN

Muy atento. Cuando los del costado no le complican luce de buena manera. Otorgó solidez al aparato defensivo especialmente en la recta final del encuentro.

Pablo Aguilar

Pablo Aguilar

BIEN

Nuestro mejor defensor no iba a quedar mal con respecto a los compañeros y conformó un quinteto sólido en el fondo que sufrió menos que otras ocasiones debido a los cambios que ayudaron a poblar el sector medio.

Miguel Samudio

Miguel Samudio

BIEN

Afortunadamente se recuperó y dotó de seguridad la banda izquierda. Esta vez no hubieron grandes llegadas considerando que era prioridad máxima el que no nos hicieran gol.

William da Silva

William da Silva

BIEN

Las jugadas ofensivas quedaron en el Azteca que el planteamiento inicial le obligó a estar alerta por doquier para que los locales no avanzaran con facilidad en el sector medio. Fue quizá quien más desgaste tuvo. Va a la alza el brasilero.

Renato Ibarra

Renato Ibarra

REGULAR

Partido complicado. Sin la pelota es difícil. Su velocidad se utilizó para auxiliar primordialmente en tareas de recuperación.

Oribe Peralta

Oribe Peralta

MUY BIEN

Omitamos el primer tiempo que como volante por izquierda no va a funcionar nunca. Lo más importante es haber aparecido en el momento preciso. Su remate fue poderoso, letal y espectacular. Nos puso en semifinales.

Darwin Quintero (77')

Darwin Quintero (77')

BIEN

El generó el corner tras bombazo a Cota. Luego mandó el centro que Oribe convirtió en el pase a semifinales. Quizá le falta soltar el balón mas rápido pero su desequilibrio es un aire fresco que se necesitaba allá adelante.

Silvio Romero (45')

Silvio Romero (45')

REGULAR

América no hizo un solo remate a puerta en la primera mitad. Así fue complicado para el Chino. La Volpe apostó por Oribe (quizá por mayor nombre y experiencia) para la segunda parte y relegó al argentino al banco.

SUSTITUCIONES

Carlos Rosel (45')

Carlos Rosel (45')

REGULAR

No se esperaba verle. Por ahora vive de su gol en Copa MX porque aunque tiene habilidad, no es alguien que se involucre si no recibe la pelota. Es un poco igual que lo que decimos de Arroyo con la diferencia de que el ecuatoriano tiene un rodaje importante y debió ser quien ingresara.

Daniel Guerrero (77')

Daniel Guerrero (77')

BIEN

Entró a cerrar espacios en el sector medio. Viendo el resultado podemos decir que funcionó.

Osvaldo Martínez (83')

Osvaldo Martínez (83')

BIEN

Mismo caso de Martínez. Se colocó entre William, Chepe e Ibarra para poner el candado más adelante. Al fin comprendimos que para no sobrecargar el trabajo defensivo había que poner trabas en el medio.

LÍNEA POR LÍNEA