NidoAzulcrema
No se puede seguir así, muchachos.

América sigue hundiéndose en el fondo del mar a la espera de una mano salvadora que le arrastre hacia afuera y le devuelva la vida.

Pinta difícil. No se ve quién o cómo se pueda regresar a las Águilas a tierra firme. Porque si hay algo en claro, es que a este equipo le han robado la energía y el espíritu.

Quien haya estado cerca de personas tóxicas durante tiempo prolongado sabrá que estos seres se caracterizan por ensombrecer el ambiente, volver el aire mas denso y cambiar la alegría por pesimismo.

Lo que ocurre en Coapa es así. Alguien les robó el alma. Es cierto que se les ha etiquetado de bipolares pero de vez en cuando teníamos manifestaciones del polo positivo y nos ocurrían cosas buenas. Hoy en día el polo positivo no existe más.

Es inverosímil que un equipo como América haya terminado con cero disparos a puerta en un Clásico. ¿De verdad te crees que entre Oribe, Ibarra, Arroyo y William no puedan hacer un solo remate a gol en noventa minutos?

Hagamos un ejercicio.

Intentemos encontrar quién se ha llevado el alma del Club América.

El primer escalón está en el banquillo. Tenemos un entrenador con gesto de fastidio infinito y de mirada apagada. Quiere imponer un sistema futbolístico basado en la repetición cuando a jugadores maduros hay poco que enseñarles. A los futbolistas de equipos como América, hay que venderles una idea atractiva que les motive a llevarla a cabo. No se puede tenerlos con iteraciones infinitas como si fueran críos aprendiendo a escribir vocales.

El segundo escalón está en los jugadores. Durante el torneo se ha generado poco al frente y nos hemos dado una vida de lujos echando todo hacia fuera. Hoy no le hacemos gol ni al jodido arcoiris.

El tercer escalón viste de pantalón largo. Se creyeron omnipotentes, creyeron tener la fórmula de la juventud eterna, creyeron que todo lo que tocasen se convertiría en oro. La realidad es distinta. Los que llegan no son cuando menos iguales a los que se van. De apostar por jugadores consagrados en el medio local ahora se buscan refuerzos de bajo coste y de palmarés escaso.

Te preguntarás en este momento en el cómo podemos liberarnos de esta toxicidad que ha envuelto el ambiente en Coapa. A ver si coincides conmigo:

Hay que cambiar de director técnico a la brevedad, sí, otra vez. Se necesita un entrenador moderno especialmente en el aspecto mental. Alguien que sepa meterse a la cabeza de los jugadores y renovarles la confianza cada ocasión que las cosas no marchen bien en lugar de enviarles miradas que dicen más que mil palabras.

En segundo lugar hay que cambiar de directiva. En la vida todo es de ciclos. Peláez y Romano enderezaron el rumbo cuando estábamos a la deriva y corren el riesgo de dirigirnos a una nueva cascada si mantienen la misma dirección.

Y en tercer lugar, hay que seguir depurando el plantel. Es hora de traer jugadores que no sean de mente frágil. Especialmente los del ataque. Se necesitan líderes y referentes que no bajen los brazos y contagien al resto. En el pasado se les conocía como “jugadores que cargan con el peso del equipo”. Hoy no tenemos uno solo.

Urgen cambios en Coapa para disipar el ambiente de toxicidad o hasta aquí llegó nuestra «racha de liguillas consecutivas».

PRIMER TIEMPO

Lo curioso es que el partido comenzó bien. Samudio entendió que en línea de cinco debe pasar un poco más de tiempo en terreno enemigo. Suyos fueron los desbordes peligrosos a inicio del cotejo aunque siempre hubo un defensor para frustrar el pase a Oribe.

Al encuentro no le pasaba nada hasta que Pablito derribó a Pulido dentro del área al veintiocho.

Zaldívar adelantó a los suyos con toque a un costado y terminó con la racha de penales atajados del arquero azulcrema.

La tímida respuesta azulcrema fue al cuarenta y dos cuando un esfuerzo individual de Ibarra terminó con remate de zurda pero por encima del travesaño.

SEGUNDO TIEMPO

Si con once nos cuesta jugar al fútbol, con diez ni te cuento. Resulta que Samudio vio la roja por no poder hacer invisible la pierna que terminó pisando al rival. ¿Qué se suponía que hiciera? ¿Que se mantuviera dando saltitos en una pierna hasta que el otro se levantara para poder asentar el pie otra vez?

La Volpe ajustó rápidamente sacando a un horrendo Arroyo para ingresar a Mares y no dejar aquella banda tan libre al cincuenta y cuatro.

Tres minutos después entró Darwin y salió Burón. Ibarra retrocedió algunos metros para ser lateral-volante aunque la realidad es que no lo volvimos a ver.

En su defensa tampoco vimos a Darwin. Ni a Oribe. No vimos a nadie. América fue a la guerra sin fusil.

El último clavo al ataúd llegó al sesenta y cuatro. Se va Güémez de la cancha y entró, lea usted bien:

Ricardo Marín. 18 años, 11 meses.

¿Alguien puede explicar por qué un novato que no ha jugado nunca en la vida tiene prioridad por encima de Silvio Romero?

Al setenta y siete hubo un homenaje. ¿Recuerdas cuando Javier Aguirre metió el pie a un panameño que pasó junto a él? Pues La Volpe hizo lo mismo. Menos mal que no se armó una batalla campal pero el argentino se fue a las regaderas y se perderá el duelo contra Cruz Azul si es que continúa como timonel americanista.

Sobró el último cuarto de hora. Últimamente le sobran muchos minutos a los partidos del América.

Seguimos estancados con 7 míseros puntos de 21 disponibles. 33% de efectividad. Menos mal que seguimos invictos en casita.

ESTADÍSTICAS

¿Alguien piensa que sin tirar a portería nos puede ir bien?

RENDIMIENTO

Agustín Marchesín

Agustín Marchesín

BIEN

Solo le pudieron batir vía penal. Chivas tampoco avasalló la meta. El remate más peligroso fue aquel de Pulido buscando la base del poste que Agustín manoteó a tiempo.

Gil Burón (57')

Gil Burón (57')

MAL

Cuando América ataca, querido Gil, tienes que hacer la pasada para apoyar a Ibarra. En línea de cinco hay que visitar terreno enemigo con frecuencia o dejas morir solo al que está por tu costado.

Daniel Guerrero

Daniel Guerrero

REGULAR

Parte como central por derecha y se limita a cuidar su zona lo mejor que puede. Viendo que el tanto fue de penal, no podemos decir que lo haya hecho mal.

Paolo Goltz

Paolo Goltz

BIEN

Qué difícil es ser Goltz. A tu derecha tienes a Burón y Chepe, una potencial brecha que se rompe en cualquier momento. Menos mal que no sucede y se mantiene a flote la defensa.

Pablo Aguilar

Pablo Aguilar

MAL

Es una pena pero le tocó ser un poco el villano para el tema del marcador. Tampoco vamos a decir que por ello perdimos el partido si nunca pateamos al arco.

Miguel Samudio

Miguel Samudio

REGULAR

En los primeros minutos hizo lo que tienen que hacer los laterales toda la vida: cruzar a terreno enemigo y causar sorpresa. Su expulsión fue ridícula. Habría que apelarla.

Javier Güémez (64')

Javier Güémez (64')

MAL

¿Viste como metió la pierna La Volpe? Pues ese robo es más que lo que ha hecho Javier en todo el semestre. El Javier de Xolos era una máquina incansable en el centro del campo y que nunca dudaba en ir con fiereza por el balón. Esta tímida versión que lleva un par de torneos debería causarle pena al viejo Güémez.

William da Silva

William da Silva

MAL

En los entrenamientos suele practicarse “el torito” que consiste en que el jugador del centro intenta robar la bola al círculo de jugadores que le rodea. Ahora trasládalo a un partido de fútbol donde el círculo que le rodea es de rivales.

Renato Ibarra

Renato Ibarra

REGULAR

Siempre tiene que lidiar con cuarenta metros de terreno. Le dan (a veces) la pelota y Burón (o quien esté por ese costado) nunca hace la pasada. William/Güémez no se le acercan y Oribe está a veinte o treinta metros. ¿Qué le queda? Aventarse una carrera individual con la esperanza de acercarse y patear a gol. Es muy difícil jugar al fútbol así.

Michael Arroyo (54')

Michael Arroyo (54')

MAL

Que se mantenga en la sub-20 que en el primer equipo no tiene nada que hacer. Me cansé de su apatía. Está viendo que el equipo le necesita más que nunca y a él no le interesa. Vive feliz escondido en la banda. No sorprende que Ibarra reciba el balón más que él.

Oribe Peralta

Oribe Peralta

MAL

Quienes se deslumbren por su garra, entrega, sacrificio y demás cualidades que le califiquen maravillosamente. Tiene 1 gol en 7 partidos. UN GOL.

SUSTITUCIONES

Osmar Mares (54')

Osmar Mares (54')

REGULAR

Entró cortesía del cuerpo arbitral que echó a Samudio. Atrás no fue exigido en demasía y adelante cobró algún centro irrelevante hacia el área.

Darwin Quintero (57')

Darwin Quintero (57')

MAL

Algunos intentos fallidos de gambeta y nada mas. Es cierto que ya estábamos con diez pero era de vital importancia hacer trascender la esférica cuando llegara a sus pies.

Ricardo Marín (64')

Ricardo Marín (64')

MAL

La única forma de saber si los chicos de cantera traen fútbol es poniéndolos a jugar, pero, ¿era el escenario adecuado? Era el Clásico, teníamos uno menos y el marcador desfavorable. Increíble…

LÍNEA POR LÍNEA