NidoAzulcrema
Sí Oribe, lo mismo pensamos: ¿Qué pasó?
Sí Oribe, lo mismo pensamos: ¿Qué pasó?

No se puede dar un primer tiempo muy decente y después regalarte como si el partido durara solamente durara 45 minutos.

América fue como el día y la noche. Maniató a Monterrey en su cancha e impuso el ritmo que más le gusta: semilento con latizagos mortíferos. El pecado fue no saber liquidarlo.

Rayados se conectó un rato en la segunda parte, nos dió la vuelta y demostró que tienen uno de los ataques mas frenéticos de la liga.

Las Águilas perdieron por primera vez en el torneo después de comenzar ganando y la última jornada tendrá que esperar hasta después de la fecha FIFA del próximo fin de semana.

Mientras tanto, hagamos un recuento de lo sucedido.

PRIMER TIEMPO

Rayados adoptó el rol que corresponde a los de casa y agobió la puerta de Muñoz los primeros dos o tres minutos del encuentro. Menos mal que los defensores estorbaron lo suficiente a Funes Mori para no dejarlo rematar con comodidad y poder aguantar el cero atrás.

El viento empezó a soplar a nuestro favor al siete. Darwin le tiró una pelota picada a Oribe quien rompió el fuera de lugar pero hizo —como ya es costumbre— una mala recepción que Jonathan Orozco le ayudó a componer. El arquero manoteó hacia a un costado y Peralta recuperó enseguida. Darwin siguió la jugada y aprovechó que la defensa no despejó el centro de Oribe para meterle todo el empeine al balón entre un mar de piernas para guardarla pegada al poste.

Funes Mori y Pabón eran peligro constante. Menos mal que Goltz estaba convertido en una muralla. No dejó pasar ni el viento durante este lapso en que Rayados buscaba recortar distancias.

El problema es que los de arriba no aprovecharon. Rubens desperdició una contra en la que debió tocar antes para Andrade quien entraba solo por izquierda. La otra fue cortesía de Darwin. El colombiano conducía por el centro mientras a su izquierda el Rifle se tiraba un pique de setenta metros a toda velocidad otra vez entrando solo. El dorsal 31 optó por abrir hacia la derecha dando oportunidad a Monterrey de replegarse y dejar tendido a su compañero tras el generoso esfuerzo.

Si a esas le sumamos la de Martínez quien no se animó a probar desde fuera del área cuando tenía la chance de romper el marco como la semana pasada, tenemos un América que simplemente no tuvo ganas de liquidar el encuentro.

SEGUNDO TIEMPO

No habían pasado ni cinco minutos y le entregamos a Cardona un tiro libre en los linderos del área. No era muy difícil adivinar lo que podía pasar siendo el colombiano un especialista de la media distancia. El balón fue al travesaño pero lo más increíble fue que toda la defensa se quedó pasmada. Muñoz tardó demasiado tiempo en ponerse de pie y el cinturón defensivo nada mas se quedó mirando a Funes Mori patear hacia marco vacío y empatar el encuentro.

América no se desdibujó enseguida. Se adelantaron un poco las líneas buscando alejar al tridente rayado de nuestro marco. El éxito fue parcial, pues Rayados aún llegaba pero no con tanta claridad. Las Águilas lo intentaban pero las imprecisiones fueron más frecuentes al grado de no poder terminar las jugadas.

Entonces comenzaron los problemas de verdad.

Corría el sesenta y siete cuando Samudio dejó desprotegida su banda. Grave error. Especialmente contra un atacante explosivo como Dorlan. Este aprovechó que Guerrero se entregó muy fácil y mandó un centro a media altura que tomó a Muñoz a medio camino y Cardona facturó el segundo para los locales.

Ambriz no perdió tiempo y enseguida mandó a Michael Arroyo y Darío Benedetto a la cancha. Sacó a Andrade y a Guerrero.

Eso no importó a los locales. Al setenta y uno volvimos a regalar otra falta desde la banda derecha. Pabón la pidió y prácticamente anunció que iba a probar al marco. El único que no se enteró fue Muñoz que se quedó parado viendo como la esférica se colaba por abajo pegada al palo. Menos mal que el abanderado y su ojo de halcón detectaron el fuera de lugar y nos dieron un poco de vida.

Los cambios de Nacho no dieron resultado. La salida del Pipe y el Chepe facilitó el juego a Rayados al dejar únicamente a Martínez como centrocampista. Se volvió a la vieja táctica de amontonar gente adelante a ver quien resuelve algo.

Claro está que no todo es culpa de Nacho. Arroyo volvió a ser el que tanto detestamos. Ese que no parece tomar en serio el encuentro. Alcanzó a desbordar una vez y su centro terminó detrás del arco. Benedetto intentó un disparo muy lejano que salió sin potencia y desviado. Ambos desconectados del juego.

No hubo remontada ni milagro.

El fútbol nos enseña siempre que los partidos hay que terminarlos. Liquidarlos. Todo lo que no hagas te pasa factura más temprano que tarde. No es primera vez que dejamos vivir a los contrarios y nos vamos con derrota y esa sensación amarga de que pudimos hacer más.

ESTADÍSTICAS

Si no nos animamos a rematar es normal que apenas tengamos 2 tiros al arco en 90 minutos
Si no nos animamos a rematar es normal que apenas tengamos 2 tiros al arco en 90 minutos

VIDEORESUMEN

RENDIMIENTO

Moisés Muñoz

Moisés Muñoz

MAL

Muy lento para reaccionar en el primer gol. No anticipó que Pabón iba a centrar tras no tener ángulo de tiro y dejó el camino libre a Cardona. Luego se comió un gol que para su buena fortuna no contó.

Paul Aguilar

Paul Aguilar

MAL

Irrelevante. Ni atrás ni adelante. Juega cuando le apetece. La semana pasada fue un tren por su banda. En este juego ni siquiera apareció para exagerar algún contacto y dar cinco vueltas en el césped.

Paolo Goltz

Paolo Goltz

BIEN

Hace lo humanamente posible para contener la ofensiva rayada. Especialmente en el primer tiempo. Tampoco tuvo mucho que hacer en los goles. Nos ofreció uno de sus mejores juegos y lastimosamente sirvió de poco.

Pablo Aguilar

Pablo Aguilar

REGULAR

Los primeros minutos le cuesta agarrar a Funes Mori. Luego recompone y arma buena dupla con Goltz. En algún momento se animó hacia el frente pero esta vez no hubo algún remate milagroso. Se extraña al viejo Pablito. Esta versión Apertura 2015 está descafeinada.

Miguel Samudio

Miguel Samudio

MAL

Mucha velocidad y potencia, sin duda. Pero si no levanta la vista para centrar (como cada semana) no va a pasar nada. La repetición del segundo tanto le exhibe al mostrarle muy lejos de la zona que en teoría debería estar cubriendo.

Daniel Guerrero (69')

Daniel Guerrero (69')

REGULAR

Había ofrecido un encuentro bastante digno en el centro del campo siguiendo de cerca a Cardona, Pérez y compañía. Luego descompone su actuación subestimando la capacidad de Dorlan al entregarse cual novato con una barrida en lugar de aguantar hasta el final. Fue el sacrificado por Ambriz para mandar más hombres al frente.

Osvaldo Martínez

Osvaldo Martínez

REGULAR

Parte como contención pero generalmente juega más adelantado buscando ser el que organice los ataques. Mal no lo hace. Arrastra el balón, ayuda en la recuperación y se mueve por doquier. Su problema es la falta de determinación para disparar. Siempre ha tenido buen disparo de media distancia pero insiste en ser ese personaje de perfil bajo que pareciera preferir el no llamar la atención con anotaciones.

Andrés Andrade (69')

Andrés Andrade (69')

REGULAR

No aparece al ataque porque sus compañeros no consiguen habilitarlo. Es verdad que no es un jugador que la pida constantemente, pero luego del intercambio de bandas con Sambueza pudo haber hecho daño si alguien le hubiera dado una sola. Ayudó en temas defensivos y de saber que Arroyo se iba a mandar un partido para el olvido, quizá dejarlo no era tan malo después de todo.

Rubens Sambueza

Rubens Sambueza

REGULAR

Se le ve voluntarioso y concentrado. Respeta las decisiones del colegiado o al menos lo disimula bien. Ahora en cuanto a generación de fútbol no fue tan preciso. Fue raro que un jugador con él no pudiera ponerle una pelota de gol al Rifle. Y peor aún, que en la última del partido intente retrasar para Martínez en lugar de centrar al área cuando todo América estaba buscando el remate.

Darwin Quintero (84')

Darwin Quintero (84')

BIEN

Volvió a marcar. No es casualidad que jugando como delantero se le vea mejor. Además, no se queda clavado en el área si no que sale de la zona para agarrar la pelota y conducir. Hacia el final del juego se asoman esos viejos demonios internos que lo hacen precipitarse a la hora de decidir la mejor opción. Como sea, el Darwin de las últimas dos semanas es el más relevante en mucho tiempo.

Oribe Peralta

Oribe Peralta

MAL

No compramos más el cuento de “jalar marcas” y luchar todas. Aquí necesitamos que sepa controlar la pelota y que remate a puerta. Así como hace en el TRI. Habrá que ponerle una camiseta verde debajo de la amarilla. Por lucha no queda, eso es innegable, pero el centro delantero del América tiene que estar más cerca de lo que fueron por ejemplo, Biyik, Chucho y Cabañas. Cuando la tenían Pabón o Funes Mori, el peligro siempre se sentía latente. Cuando la tiene Oribe sabes que van a pasar dos cosas: poco y nada.

SUSTITUCIONES

Michael Arroyo (69')

Michael Arroyo (69')

MAL

Decepcionante. No parecía el mismo Arroyo que ya había ganado el puesto titular y que comenzaba a marcar diferencia. Ni bicicletas, ni gambetas ni remates. Presidente del Club de los Inconsistentes.

Darío Benedetto (69')

Darío Benedetto (69')

MAL

Se le notó falto de ritmo. Interviene poco y su participación mas allá de dos o tres toques se limitó a un disparo desde una distancia imposible.

Javier Güemez (84')

Javier Güemez (84')

¿Cuál es el razonamiento detrás de este cambio? Si al 69 se decide regalar el mediocampo para tener más gente adelante, ¿por qué se “recompone” con cinco para el final y desventaja en el marcador? Rosel tendría que haber ingresado y no Javier.

LÍNEA POR LÍNEA