NidoAzulcrema
Oribe El redentor

Una de las bondades que existen en el fútbol mexicano se llama Cruz Azul. Los celestes están para brindar una mano a los necesitados y con América no fueron la excepción.

Las Águilas ganaron bien. No se desplegó un fútbol de altura porque para ello necesitamos jugadores de buen pie. Ante la escasez de prodigios con el balón en Coapa, no queda más que luchar y dejar todo en la cancha justo como sucedió.

Y el mejor representante de “luchar y dejar todo” fue el campeón del pueblo. Oribe marcó el par de anotaciones y demostró que será de utilidad las pocas veces que no salga atrabancado.

Ganar siempre será positivo. El código genético de las Águilas no tolera otro resultado. Sin embargo, tampoco hay que deslumbrarse. Se le ganó a un equipo que tenía 6 puntos de 21 posibles. Es decir, un equipo que está peor que el nuestro.

La clave para renacer en el torneo será el sumar puntos contra los que van a competir por el título que ganarle a coleros da un ticket para liguilla mas no un pase VIP para luchar por el título.

PRIMER TIEMPO

Se volvió a plantear el cuatro-cuatro-dos. Una formación más coherente con respecto a las cualidades del plantel. El único cambio significativo fue la aparición de Mares por el suspendido Samudio.

El primer cuarto de hora fue una especie de ir y venir de ambos conjuntos. En un momento se veía a Pablito defender con fiereza y William probaba de media distancia en otro. Y hablando del brasilero, ¿te has fijado que es el único que le pega de media distancia? Ojalá Renato, Arroyo y/o Cecilio (cuando vuelva) se animen también. Es un recurso poco aprovechado de las Águilas.

Romero no anda fino. Tras la recuperación de Ibarra que andaba estorbándose con William, la pelota fue punteada al argentino quien disparó tras un primer amago pero sin la colocación suficiente cuando parecía tener espacio para clavarla pegada al poste.

América se animó. Ahora fue Arroyo quien hizo la mejor versión de su bicicleta-remate. Esa jugada le sale mejor al ecuatoriano cuando hace menos pedaleos y saca el zurdazo mas rápido. Corona estuvo atento y desvió a córner. Era el 23′ y América se veía bien, se veía peligroso.

La alegría llegó a la media hora. Oribe ganó el duelo aéreo en el área chica tras saque de esquina de Arroyo y vulneró el marco de nuestro cliente favorito, José de Jesús Corona.

Dos minutos más tarde, Romero confirmó su mal momento. Se plantó solo frente al arquero pero su remate careció de severidad y la envió a las manos del arquero para decepción de los que ansiábamos el segundo tanto.

Marchesín nos salvó del «gol fallado, gol en contra» un minuto después. Benítez venció a Goltz en el mano a mano pero la rápida salida del arquero cerró el ángulo de tiro y mantuvo la ventaja para las Águilas.

Las revoluciones perdieron ritmo conforme se acercó el descanso por lo que los arcos se mantuvieron a salvo los últimos diez minutos.

SEGUNDO TIEMPO

La reanudación inició con poco ímpetu. La acción más importante fue un remate de Ibarra que Corona desvió a saque de esquina alrededor del sesenta.

Algo que resulta molesto, es la estrategia americanista de replegarse y buscar el contragolpe cuando se tiene ventaja en el marcador.

Esto acercó a Cruz Azul al área americanista con la suerte de que son peores que nosotros de cara al gol y no le marcan a nadie ni por error.

Al setenta y tres nos pasó algo bueno. Por primera vez en mucho tiempo nos tocó que la roja fuera al bando contrario. Roco se despidió antes de tiempo tras derribar a Romero quien se perfilaba al duelo con Corona.

Burón entró al setenta y nueve a cambio de Romero. Cruz Azul tenía diez hombres, desventaja en el marcador y nosotros metemos un defensor. Luego somos los villanos por criticar estos movimientos que si los hicieran gente como Lapuente o Ambriz serían tildados de ratoneros e indignos del Club América.

Darwin entró al ochenta y uno. Arroyo fue a descansar tras su participación más decente en los últimos tres meses.

La estocada final llegó un minuto más tarde después de que América se aprovechase de la maltrecha defensa celeste. Renato sirvió a Oribe a la entrada del área que marcó con remate pegado al poste y sentenció el encuentro.

La sorpresa táctica de La Volpe fue poner a Peralta de diez. Es decir, jugar detrás del delantero pero con libertad para moverse entre la contención y ataque. ¿Funcionó? Sin duda. Peralta dio su mejor partido del semestre y fue el soporte en esa zona de tres cuartos de la que nadie suele hacerse cargo.

¿Volverá a funcionar? Depende del jugador. Cuando hace las pases con el balón y deciden llevarse bien, aporta. Cuando no, bueno, ya lo hemos vivido las siete fechas anteriores.

ESTADÍSTICAS

RENDIMIENTO

Agustín Marchesín

Agustín Marchesín

BIEN

Solvente y ágil para jugar su área. Supo tapar cuando la situación lo requirió y mantuvo invicta su meta.

Bruno Valdez

Bruno Valdez

BIEN

No desentona como lateral. Es férreo en defensa y cruza a campo enemigo especialmente en primer tiempo. Si se mantiene sano será suya la posición.

Paolo Goltz

Paolo Goltz

REGULAR

Pasa algunos problemas con la potencia de Benítez y la agilidad de Mena. Normalmente le cuesta lidiar con jugadores ágiles en los mano a mano aunque luce cuando hay que anticipar.

Pablo Aguilar

Pablo Aguilar

BIEN

Un paraguayo en toda la extensión de la palabra. Defiende con autoridad, se barre con fiereza pero siempre leal. El mejor del fondo sin duda.

Osmar Mares

Osmar Mares

REGULAR

No ve una contra Ángel Mena. Claro está que no es sencillo lidiar con jugadores ágiles y con gambeta en los botines y Osmar nunca se ha caracterizado por dar solidez defensiva.

Daniel Guerrero

Daniel Guerrero

REGULAR

Es raro que el trabajo de un contención atraiga reflectores. Chepe se planta al medio y presiona a quien transite por esa zona. Los ataques difícilmente iniciarán en sus botines que casi siempre toca para el que esté más cerca.

William da Silva

William da Silva

REGULAR

Es voluntarioso pero es otro de los que fácilmente se vuelve atrabancado. Queda la impresión de que quiere jugar mas rápido de lo que le dan las piernas. Le irá mejor cuando juegue algo más lento pero con mayor precisión. No todo es carreras en el fútbol.

Renato Ibarra

Renato Ibarra

REGULAR

Es cierto que dio una asistencia pero también es cierto que el mejor Ibarra da profundidad por derecha y suele tener buen ojo para ubicar a los compañeros dentro del área. El primer tiempo estuvo errático y con pocas ganas de subirse a la moto. En el segundo tiempo aprovechó los espacios y se apuntó con el pase definitivo a Oribe.

Michael Arroyo (81')

Michael Arroyo (81')

BIEN

De entre todas las personalidades de Arroyo, esta es la que más gusta. La que se pone al servicio del equipo. Esta vez no fue a esconderse a la banda si no que pidió la esférica y buscó hacer daño sin faroleos innecesarios. En media cancha se le vio acercándose a William para labores de recuperación. ¿Por qué no jugar así cuando menos la mitad de los partidos?

Silvio Romero (79')

Silvio Romero (79')

MAL

La desesperación por marcar en liga empieza a ser notoria. Se perdió dos oportunidades claras y fue quien sí desentonó al frente.

Oribe Peralta (87')

Oribe Peralta (87')

MUY BIEN

Cargó con el peso ofensivo del equipo. Marcó dos goles y lució como el Oribe de hace cinco años. Sería importante que para la segunda parte del campeonato se haga un homenaje a él mismo y empiece a aportar de esta forma más seguido y no una vez cada dos o tres meses.

SUSTITUCIONES

Gil Burón (79')

Gil Burón (79')

REGULAR

Participación de poca relevancia considerando que Cruz Azul estaba con diez y su ataque se basaba en más ganas que alguna estrategia.

Darwin Quintero (81')

Darwin Quintero (81')

Se esperaba su cambio desde mucho antes considerando que Romero estaba de impresentable. Jugó los últimos diez en donde tampoco fue tan decisivo en algún contragolpe.

Ricardo Marín (87')

Ricardo Marín (87')

Poco que hacer en tres minutos con el partido resuelto. Le servirá la breve experiencia para saber cómo es un Azteca pletórico en un partido importante.

LÍNEA POR LÍNEA