NidoAzulcrema
¿Algún día terminará esto?
¿Algún día terminará esto?

Mucho se habló del juego. El jueves por la noche parecía que no llegaba. Los goles de los duelos anteriores aumentaban las ganas de escuchar el silbatazo inicial. Y al final, el clásico fue platillo de complementos sin guiso principal.

Hubo intensidad, faltas, reclamos, tensión, tarjetas rojas y viejos fantasmas pero el fútbol brilló por su ausencia.

Chivas no presentó los argumentos que enorgullecen a sus voceros y se mostró como el equipo limitado que sabemos que es. Las Águilas salieron con mayor intensidad para evitar lo sucedido en temporada regular que a base de «ganas» fueron superados por los rojiblancos.

Y cuando el fútbol se queda en el vestidor, la apuesta por las individualidades es lo que nos queda.

Veamos cómo sucedió.

PRIMER TIEMPO

Azulcremas y rojiblancos se olvidaron de la media cancha y fueron de un área a otra cual caballos desbocados pero nadie se detuvo a pensar y mantuvieron los marcos sin daño tras quince minutos.

La primera la fabricó Andrade. Al dieciocho tomó la pelota en la mitad del terreno y a base de potencia física ganó los metros suficientes hasta llegar a la entrada del área en donde sacó un derechazo que Cota controló en dos tiempos.

El partido cayó en una especie de fango. Las revoluciones descendieron y de pronto pareció un encuentro de la fecha dos tras media hora de juego.

Al treinta y uno cobró Sambueza desde la izquierda y Jair Pereira derribó a Paul dentro del área tras sujetarlo del cuello. Penal, pero no para César Arturo Ramos quien segundos antes había llamado la atención a ambos.

América volvió a despertar por conducto de Darwin. El colombiano agarró la esférica de aire y probó los reflejos de Cota quien volvió a rechazar hacia tiro de esquina.

El balón se paseó por toda el área tras el cobro y después de un mal rechace cayó a Andrade que sacó otro disparo con dirección al ángulo pero el inspirado Cota volvió a interceptar con el guante.

Otros diez minutos de fango hasta el cuarenta y dos. Centró Sambueza y Goltz prolongó al otro poste. Darwin se lanzó con la pierna por delante buscando empujarla pero no la alcanzó.

América no jugó en conjunto pero la dupla colombiana hizo lo suficiente para abrir el marcador que fue difícil dada la tradicional actuación de los porteros rivales ante América.

SEGUNDO TIEMPO

Peligro al cincuenta y cuatro. Andrade sirvió para Darwin a la entrada del área mientras el Rifle siguió hacia el frente. Quintero le regresó la esférica y lo dejó frente al arquero. Andrade se tardó un segundo en resolver y echó su disparo por encima. Esta fue la única jugada de equipo que realizaron las Águilas.

Al cincuenta y siete se encendieron las alarmas. Sambueza se barrió de forma imprudente estando amonestado pero el árbitro no se atrevió a enseñarle el segundo cartón amarillo.

Dos minutos después, Rubens nos volvió a vender. Cometió infracción a la entrada del área y sin miramientos lo echaron. Nada raro por parte del «ídolo» argentino.

El catorce estuvo incómodo en la cancha. Está acostumbrado a ser el que mueve los hilos en zona de creación. Cuando le roban protagonismo, busca recuperarlo aunque tenga que arrebatar los reflectores a base de roces, reclamos y jugadas que terminan con el árbitro enseñándole la roja.

Chivas adelantó algunos metros pero la realidad fue que no tuvo ideas para generar peligro sobre González. No se sintió que América jugara con diez sobre la cancha.

Darwin se fue de la cancha e ingresó William. Parecía que el colombiano podía ser expulsado en cualquier momento por lo que fue una decisión sensata de Ambriz.

Al setenta y dos volvió a escapar Andrade. Arrastró la pelota cualquier cantidad de metros a todo galope hasta el momento en que debió decidir si pasarla a Oribe o terminarla él mismo. Optó por lo segundo tras dejar tendido al último marcador y cruzó por abajo aunque no lo suficiente. Cota volvió a volar y salvar su portería por cuarta ocasión.

William ha perdido el rumbo. Entró para refrescar el centro del campo y lo primero que hizo fue llevarse a un contrario dentro del área con imprudente barrida. Un penal a todas luces. Por lo menos en ese rubro fue igual de malo el trabajo arbitral.

Roja a Zaldívar. El jugador rojiblanco se barrió sobre Paul quien dio cinco vueltas antes de caer al césped y el árbitro le enseñó el camino a las regaderas a seis del final.

Ambriz ajustó con Arroyo por Andrade pero fue demasiado tarde. El ecuatoriano tuvo que haber ingresado por Peralta desde la expulsión de Rubens. Oribe no está para conducir contragolpes y aunque Miky tampoco es perfecto, tiene más potencia física y en el 11 contra 10 hubiera mantenido más preocupada a la defensa rival.

ESTADÍSTICAS

stats-chivas-america

RENDIMIENTO

Hugo González

Hugo González

REGULAR

La acción estuvo lejos de su portería. No se requirió su intervención mas que para tareas mínimas como despejes de meta. Tómese su califación como un “no fue determinante ni para bien ni para mal”.

Paul Aguilar

Paul Aguilar

BIEN

Se le vio activo por toda la banda. No tan profundo pero lo suficiente para ser él la preocupación del rival. Esta ocasión no descuidó su zona y ayudó a la causa azulcrema sacrificando el físico que derivó en la roja al Guadalajara.

Paolo Goltz

Paolo Goltz

BIEN

Un trabajo sobrio el del argentino. Por su lugar no se atrevió a pasar ningún rojiblanco.

Pablo Aguilar

Pablo Aguilar

BIEN

Los partidos importantes le motivan. Se le ve cargado de energía y embiste todo a su paso. Garra paraguaya en su explendor. Hace una gran dupla con Paolo.

Osmar Mares

Osmar Mares

REGULAR

Los jugadores veloces siempre le pondrán en predicamentos y Brizuela no iba a ser la excepción. Sabemos que Osmar no es un gran marcador pero corre cuan largo es el partido y pone mayor actitud que otras “estrellas”.

Daniel Guerrero

Daniel Guerrero

REGULAR

No la pasa bien ante “Gullit” Peña. En diez minutos ya lo había bajado con dos faltas. Lo persiguió cuan largo fue el partido pero el poderío físico de Peña es difícil de controlar. Lo importante con Chepe es que ya dejó de ser un tercer central. Ahora se le nota más en la cancha. Igual los tachones naranjas ayudan que en ocasiones anteriores parecía camaleón.

Osvaldo Martínez

Osvaldo Martínez

MAL

Una lágrima. Por cotejos así es que su nombre se dice en diminutivo. En temporada regular juega partidos que hacen pensar que estamos ante su versión definitiva y al momento importante desaparece. Parte de la desconexión en zona de creación fue por no involucrarse en el partido.

Andrés Andrade (86')

Andrés Andrade (86')

BIEN

El único que jugó a algo. Inventó tres oportunidades y en una cuarta contó con la ayuda de Darwin. Siempre tuvo claro lo que había que hacer y no se escondió ni perdió la cabeza como otros que portan números de dos dígitos.

Rubens Sambueza

Rubens Sambueza

MUY MAL

El señor berrinches lo hizo de nuevo. Luego pone cara de «pero yo no hice nada». Sí claro, Sambu. Engaña a otro con tus cuentos que aquí se te conoce desde hace mucho. Menos mal que no estarás para la vuelta.

Darwin Quintero (64')

Darwin Quintero (64')

REGULAR

También jugó solo. Agarró una buena volea en el primer tiempo y le puso medio gol a Andrade. El problema es que cuando el juego se puso tenso, se dejó engullir por el ambiente y debió ser sustituído para prevenir alguna locura.

Oribe Peralta

Oribe Peralta

MAL

¿Jugó? Es increíble que no se atreva Ambriz a sacarlo. No importa como esté. Este termina los partidos sí o sí.

SUSTITUCIONES

William (64')

William (64')

MAL

¿En qué posición juega? No rinde en ninguna. Se salvó de que le señalaran penal. Dijiste que lo conocías, Ambriz.

Michael Arroyo (86')

Michael Arroyo (86')

REGULAR

Entró veinte minutos tarde. Siempre que la tuvo buscó encontrar el espacio y descargar el fusil pero no se presentó la oportunidad. Tendrá para la vuelta la oportunidad de ser protagonista.

LÍNEA POR LÍNEA