Se le está acabando el crédito

Se ha consumado el segundo fracaso de Santiago Solari como estratega Azulcrema. Y a diferencia del primero, que concluyó con un intento épico de remontar un marcador adverso de 2 goles, ahora nos quedamos con un muy mal sabor de boca y un fracasatotote histórico al ser la primera final de este torneo que se pierde.

Pensamos que Solari había aprendido algo de su eliminación a manos de Pachuca, que había entendido que los partidos de eliminación directa no eran lo mismo que los del torneo regular. Teníamos fe, pero tristemente no fue así.

Cuando se anunció a Solari como estratega americanista, vi muchas críticas en redes sociales que el argentino no sabía jugar partidos de eliminación directa, cosa que desdeñé porque, tontamente, pensaba que había ganado el Mundial de Clubes, competencia que se define a partidos únicos. Pero bueno, si tienes al Real Madrid cualquiera puede ganar dicho torneo. Viendo sus estadísticas como estratega madrilista se puede leer que fracasó rotundamente en la Copa del Rey y se fue eliminado en los octavos de final de la Champions League. Es decir, los que señalaban su carencia en este tipo de partidos han demostrado que tenían razón.

Durante toda la Liga de Campeones de CONCACAF sufrió de más, ante el Olimpia de Honduras cometió el papelón de perder en el Azteca y quedarse al borde de la eliminación, contra los Timbers no pudo ganarles en su casa y ante el Union, a pesar de ganar en casa sufrió excesivamente en Philadelphia.

Y bien sabemos lo que pasó en la Liguilla pasada ante el Pachuca.

Ante Rayados salió como si fuera un partido normal de la Liga Mx, intentando jugar como siempre, cansar al rival en el primer tiempo y buscar el golecito en la segunda mitad, cosa que no funcionó porque al minuto 10 ya perdían. En vez de cambiar la estrategia, siguió esperando y quedando unos 20 minutos echó la carne al asador con cambios que no lograron absolutamente nada.

No es lo mismo una final que un juego de torneo regular, Monterrey lo entendió y a pesar de sus carencias salieron a morirse en la raya, corrieron todo el tiempo y merecieron el triunfo, mientras que los nuestros se escondieron, se paniquearon y no supieron qué hacer, por su parte, Solari no demostraba esa hambre desde la banca, eran más enérgicos sus auxiliares que él. Ojo, y no es que quiera un Piojo en el banquillo que se robe el show, pero sí quiero un entrenador que trasmita que se está haciendo el ridículo en una final y es necesario darlo todo para revertirlo. Este América fue la peor versión que hemos visto en una final en toda la historia, ni aquella vez que cayeron ante Cruz Azul 4-1 se vio algo tan patético, todos los América que habían perdido una final lo hacían con la cara al sol, en esta ocasión se murió sin pena ni gloria. Simplemente patético. Y para poner más sal a la herida, hasta Ambriz y Matosas pudieron ganar este título.

Y lo peor de todo es que estamos cayendo, otra vez, en un estratega sin autocrítica. De qué nos sirve que Solari sea un caballero dentro y fuera del campo, de qué nos sirve que obligue a sus jugadores a ver cómo celebra el rival el título, de qué nos sirve que hable bonito en las conferencias de prensa. De NADA.

No puede ser que acabando el encuentro nos salga que está contento con el sacrificio de sus jugadores. Por Dios ¿cuál sacrificio? El equipo caminó, se murió de miedo, se humilló, arrastró el prestigio de la institución por 100 minutos. No Solari, queremos escuchar de ti que te vas a quitar el saco y arremangar las mangas, que te vas a poner a trabajar, que vas a hablar fuerte con los patéticos jugadores que tienes, que aceptes que no has entendido cómo jugar los partidos importantes, que has fracasado dos veces ya, pero que no lo harás una tercera vez.

Se te está acabando el crédito, nadie va a recordar que fuiste super líder y sumaste 70 puntos por año si no se abren las vitrinas del Club en Coapa para recibir una nueva Copa. Basta de ser el decente que a todo mundo quiere agradar, autocrítica por favor y mano dura al plantel de divos que manejas.

Ah, y no se me olvida: #Fuera Baños.

Related Posts