NidoAzulcrema
Just call me Richie
Just call me Richie

Ambriz es solo una parte del problema. Pretender que un solo cambio de entrenador será la solución a todos los males es querer tapar el sol con un dedo.

Si bien Ignacio está rebasado por el entorno, hay otros que tienen bastante tiempo aquí y se dicen sorprendidos de lo que está ocurriendo.

¿Querías más dosis de cinismo? Vamos allá.

Sambueza y el regreso del Capitán de Agua

Uno de lo más decepcionantes fue el capitán, ídolo y recientemente votado por la afición como un histórico del Club América.

Dice estar sorprendido por la manifestación que se está organizando en redes sociales para ir a Coapa a exigir un nuevo timonel.

La gente va a manifestarse mañana y no lo entiendo, llevamos 4 años entregando muy buenos resultados y títulos, aquí damos la cara.

Si no lo entiendes, quiere decir que no sabes en qué equipo estás. Es así de sencillo. En América no puedes ganar una vez y vivir de ello el resto de tu vida.

Es la primera vez que me toca estar acá supuestamente en un momento malo.

Es decir, en Diciembre nos humillaron en el Mundial de Clubes en donde se encaró con Darwin en pleno cotejo. Desde ese entonces nos han goleado varias veces, no sabemos si jugar con 4 o 5 atrás, se ha hecho expulsar cualquier cantidad de ocasiones pero para el Capitán de Agua II es solo un momento “supuestamente” malo.

Y la declaración del día:

Los que están en redes sociales y los que van al estadio no son los mismos.

Sí, «capitán». Es cierto que en redes sociales hay mucha gente tóxica y que solo busca ofender, pero también es cierto que en redes sociales hay gente que votó por ti y te hizo “histórico”, por lo que no puedes decir que no son los mismos. No seas cínico, Sambueza.

Lo mejor que puedes hacer es ceder el gafete de capitán porque no eres digno de portarlo. Ni eres un ejemplo, ni eres un líder y tu aporte a la ofensiva ha disminuído con respecto a tus mejores años, allá por 2013-2014.

Peláez y el humo de nunca acabar

No podía faltar la cabeza principal de este… proyecto.

Le preguntaron qué cosa es exactamente lo que le hace creer en Ignacio Ambriz:

Lo veo trabajar día a día y veo que en la cancha los jugadores defienden con su chamba al DT. Sus números lo avalan, ya ganamos 1 título.

“Los jugadores defienden con su chamba al DT”. “Sus números lo avalan”.

El chiste se cuenta solo.

Y por si a la Ciudad de México no tuviera la suficiente contaminación, salió con el humo habitual:

No hemos salido de zona de clasificación, estamos arriba de equipos grandes, importantes.

En el Peláez FC quedan claros dos aspectos:

  1. Títulos son títulos y todos tienen el mismo valor.
  2. Estar entre los 8 primeros es suficiente.

La afición en general ha criticado y ensañado con Ambriz quien tiene parte de la culpa, pero sería ilógico ignorar quién lo sostiene ahí.

Peláez es necio, cínico y soberbio. Basta de compararlo con Bauer que América nació en 1916, no en 2008. Si es tan grande y ganador, vamos a compararlo con gente como Guillermo Cañedo quien en antaño no se iba por las ramas como podremos apreciar en la siguiente imagen que vale más que mil palabras:

canedo