NidoAzulcrema
Solitario tanto del juvenil Marín
Solitario tanto del juvenil Marín

Aprovechando un descuido de la defensa felina, las Águilas derrotaron a la Pumas por la mínima diferencia.

El partido le vino bien a La Volpe, ya que con poco tiempo en el banquillo, este tipo de cotejos le da oportunidad de probar a juveniles que pudieran contribuir a la causa del equipo ya que con la nueva racha de lesiones, pudieran ser útiles.

Previo al partido, se dio a conocer que el mediocampista de contención Javier Güemez, se perderá el resto del torneo, además de quedar fuera del Mundial de Clubes. Se determinó (tras una nueva valoración) que su lesión en la pierna izquierda requerirá de mayor tiempo de reposo por lo que deberá parar lo que resta del año.

La Volpe inició el partido con una alineación de 5-4-1, con Hugo González en la puerta, Gil Burón y Miguel Samudio como carrileros, Paolo Goltz, el juvenil Edson Álvarez y Erik Pimentel en la central; Chepe Guerrero como único contención, Rubens Sambueza y William Da Silva como volantes y Osvaldo Martínez como enlace, dejando como único punta al joven Ricardo Marín.

PRIMER TIEMPO

Los Pumas iniciaron presionando por las bandas, exigiendo sobre todo a Gil Burón quien la pasó mal por el costado derecho con los arribos de Saúl Berjón y Pablo Barrera. Sin embargo, no hubo peligro contra el arco de Hugo González salvo algunos servicios al área que el arquero controló sin problema.

Pumas tuvo una clara al diecinueve. Javier Cortés rebanó un servicio en el centro del área que quedó a Saúl Berjón que remató de pierna izquierda pasando cerca del poste americanista.

Las Águilas intentaron responder y sacudir algo de presión con arribos constantes de Sambueza y William, sin embargo ninguno estuvo preciso en los servicios ya que solían terminar interceptados por la defensa.

El único gol del partido cayó al 27 cuando un servicio corto de Sambueza fue interceptado por Fuentes que trató de retrasar para el arquero Palacios. El joven Ricardo Marín estuvo atento y ganó el balón tras eludir una «plancha» de Pikolin para quedar solo frente al marco y anotar el único gol del encuentro.

SEGUNDO TIEMPO

El partido estuvo más movido y tuvo más oportunidades claras de gol en ambas porterías. Apenas al minuto 49 Edson Álvarez se perdió una clara oportunidad al rematar de cabeza un tiro libre cobrado por Osvaldo Martínez, lamentablemente el balón le quedó muy bajo y su remate salió demasiado picado.

Pumas respondió casi de inmediato tras un remate de tiro de esquina que Fuentes remató de cabeza pegado al poste, pero Hugo González estaba bien ubicado y se quedó con la esférica.

William Da Silva recibió un balón apenas fuera del área chica al 55. Después de una serie de rebotes, remató con potencia pero el arquero Alejandro Palacios rechazó correctamente y su contrarremate ya no fue preciso.

Al 59 vino la típica marea de cambios que se suscitan en los partidos amistosos, dejando el campo Samudio, Martínez, Sambueza y William para que ingresaran Osmar Mares, Carlos Rosel, Manuel Pérez y Javier Rabadán; y lejos de desacomodarse el equipo, los juveniles impusieron esa enjundia con la que buscan mostrarse ante el entrenador.

Carlos Rosel hizo gala de su habilidad y al minuto 66 se internó al área por el lado derecho. Hizo una bicicleta que hizo ver mal a Darío Verón y sacó un potente disparo que salió apenas a un costado de la portería.

La Volpe hizo un último cambio al minuto 78 dándole entrada a otro juvenil, Luis Amador, quien entró en lugar de Ricardo Marín.

Al final del partido Pumas tuvo un par de oportunidades tratando de igualar el marcador. Primero con un servicio a profundidad de Berjón que recibió solo Pablo Barrera quien intentó cruzar su disparo, pero la pierna salvadora de Hugo González evitó el empate; después una tapada monumental por parte del arquero americanista ante un remate cruzado de Matías Britos mantuvo la portería en cero.

El árbitro después de tres minutos de compensación, dio el silbatazo final, con lo que el América derrotó de nueva cuenta a la Universidad en menos de 3 semanas.

LÍNEA POR LÍNEA