NidoAzulcrema

El equipo del Turco comenzó como en todos los encuentros: mucha posesión y búsqueda del gol tempranero. La vía de acceso elegida fue la banda derecha con Paul Aguilar, sin embargo, el lateral no estuvo precisamente fino con el balón en los pies por lo que las jugadas terminaron en la irrelevancia.

América comenzó a desinflarse. Las Águilas tuvieron la suerte de que el árbitro no viera la clara falta de Mosquera sobre Avilés Hurtado en clara acción sancionable como penal.

Aquivaldo no se conformó. El quería recibir un gol y lo consiguió gracias al espacio que dejó a Lucas Viatri quien sacó un potente disparo desde fuera del área que tomó dormido a Muñoz. Nótese que previamente, fue el grandísimo Topo quien pierde de manera ridícula la esférica que terminó en el fondo de las redes.

Los de Coapa cayeron en un bache que poco a poco se hacía más profundo. Las llegadas escasearon, el caos y la nula coordinación envolvieron a los de Coapa.

Cuando la oscuridad reinaba sobre los los amarillos, un atisbo de luz salió de los pies del de siempre. El dorsal catorce. Fue al treinta y ocho cuando envió un gran centro al área que encontró a Pablo Aguilar quien con certero remate de cabeza empató el encuentro justo a tiempo para irse a planear la segunda parte.

El tiempo complementario inició de forma promisoria. Lástima que los tiros de esquina conseguidos no tuvieran eco en el marco rival. Mientras tanto, Sambueza lo siguió intentando ¿Quién más si no él?

Un nuevo castigo para el marco azulcrema se presentó al sesenta. Medina, como toda la noche, dejó demasiado espacio entre su rival y él. El chiapaneco no desaprovechó para mandar un centro que superó a Mosquera quien no pudo hacer contacto para despejar y Araujo terminó facturando el segundo para los suyos con el consentimiento de Juan Carlos Valenzuela quien desde primera fila vió la anotación.

Tras tantos goles regalados a lo largo del torneo, el Topo decidió que el setenta fue un buen momento para aportar una acción positiva para la causa azulcrema. El centro salió desde el córner izquierdo de los botines de Sambueza que Juan Carlos remató hacia la portería para hacer el empate con un balón que entró en cámara lenta.

Con el duelo igualado, Mohamed mandó a Molina y a Rey a la cancha para intentar ganar el juego. Chuy aprovechó sus diez minutos para aparecer en tres jugadas puntuales en las que recuperó el balón antes de que fuera demasiado tarde. Más arriba, Rey no aportó nada tras unos cuantos contactos con la esférica.

El encuentro llegó a su final sin grandes emociones y las Águilas registraron su primer —gris— empate en el torneo.

GOLES

Pablo Aguilar (39′)
Juan Carlos Valenzuela (70′)

DESEMPEÑO

Moisés Muñoz
El disparo de Viatri le toma totalmente dormido. Salva su honor en aquel mano a mano que logra ganarle a Avilés. Nada que hacer en el segundo tanto. MAL

Paul Aguilar
Se levantó con el pie izquierdo. Se ve involucrado en bastantes acciones por la banda derecha pero estuvo peleado con la esférica todo el encuentro. Mucho ida y vuelta pero cero fútbol. REGULAR

Juan Carlos Valenzuela
Consintió a Avilés en demasía quien terminó por servir a Viatri para el primer gol en contra. En el segundo no saltó y en general fue superado siempre. La diosa fortuna le sonrió y le permitió rescatar algo de lo perdido con el tanto del empate. MAL

Aquivaldo Mosquera
Dejó todo el espacio del mundo a Viatri quizá pensando en que no se animaría a disparar. La especulación tuvo un precio alto. Infructífero fue su salto que no logró impedir la segunda caída del marco azulcrema. Pareció estar a duelo con el Topo para ver quien lo hacía peor. MAL

Pablo Aguilar
Brillante. Fue siempre una amenaza aérea para Jaguares. Hizo el primero, estuvo cerca del segundo y defendió con toda la garra y fiereza que caracteriza a los guaranís. MUY BIEN

Adrián Aldrete
Bastante cuestionable la actuación del lateral izquierdo. Pasó demasiados problemas para marcar y a la ofensiva no registró centro alguno. Penosa fue la forma en que rebanó la esférica en aquella jugada de pizarrón que terminó en contragolpe muy peligroso de los locales. MUY MAL

Juan Carlos Medina
Como marcador fue una vergüenza. El tipo deja todo el espacio posible entre él y su rival. Casi todos los centros de los chiapanecos se debieron a ello. El segundo tanto en contra fue la prueba más evidente de sus pésimas dotes defensivas. Hacia el frente, si no estrella los balones en la barrera, los manda elevadísimos y totalmente insalvables. BASURA INTERGALÁCTICA

Osvaldo Martínez (65′)
Intentó un servicio filtrado al inicio del juego. Fue todo. Una burla… BASURA INTERGALÁCTICA

Rubens Sambueza
Se cansó de desbordar y mandar servicios al área. Recibió cualquier cantidad de faltas. Pero, lo más importante, puso dos asistencias que ayudaron a rescatar la unidad. MUY BIEN

Andrés Ríos (82′)
Muy voluntarioso. Intentó participar más que de costumbre aunque lidiar con un mar de verdes metidos en su área fue misión casi imposible. REGULAR

Raúl Jiménez (82′)
Un remate poco ortodoxo al inicio del encuentro y nada más. Perdido, totalmente perdido y a la deriva… MAL

SUSTITUCIONES

Luis Ángel Mendoza (65′)
Recibió veinticinco minutos para explotar sobre el costado derecho. No ocurrió. Perdió prácticamente cuanto balón toco. Pudo hacer el tercero sobre la hora, pero su disparo no llevó la dirección de gol que todos deseábamos. MAL

Jesús Molina (82′)
Muy loable lo del contención americanista. Entró a recuperar el mediocampo y no desentonó. Es un fastidio verle condenado semana tras semana en la banca. BIEN

Luis Gabriel Rey (82′)
Nada. Así de sencillo. No corre y mucho menos remata. Si un jugador de 34 años es la solución… mal estamos. MAL

COMENTARIO FINAL

Ver al América actual es un suplicio.

Salvo Pablo Aguilar, la línea defensiva es tan frágil como un cristal. Moisés Muñoz está cometiendo errores costosos muy seguido, situación anormal, pero está ocurriendo y no se puede negar.

La mitad de la cancha es otra zona muerta. Sambueza intenta iluminar el camino pero es complicado cuando tus compañeros son un par de zombies.

La delantera sigue sin encontrar la pólvora, la brújula, el rumbo y todo lo que necesitan para volver a marcar.

Es increíble que se siga insistiendo con una formación que semana a semana ha demostrado estar rota. Este América se rehúsa a reinventarse y tocará seguir viendo estas pobres demostraciones de fútbol mientras no suceda.

A seguir trabajando. O lo que sea que hagan entre semana en Coapa.
Source: 3