NidoAzulcrema
El jefazo quiere la continuidad del paraguayo

El atacante paraguayo está descontento con su situación actual tras no recibir oportunidad real para mostrarse en la cancha. Ante la llegada de competencia interna en el medio campo optaría por abandonar la institución azulcrema.

En consecuencia, Cecilio Domínguez habría decidido –según ESPN– no continuar vistiendo los colores del América y buscar oportunidad en otro equipo fuera de México. La directiva tendrá que analizar este caso puesto que el tiempo apremia al tener como fecha límite el día 31 de Enero cuando se cierra el mercado de pases internacional.

Es conocido el hecho de que Domínguez no es del total agrado de Miguel Herrera ya que Cecilio es supuestamente indisciplinado e inmaduro y no lo suficientemente dócil para seguir al pie de la letra las órdenes del Piojo. En definitiva, para Herrera el talento y las facultades no lo son todo si no están al servicio del equipo.

Por tal motivo, al terminar la participación del equipo en el torneo anterior, se buscó sin éxito el ubicarlo en algún equipo del extranjero, sin embargo, el alto costo de su carta (8 millones de dólares) entorpeció toda negociación y nadie terminó por llevárselo, optando la directiva por mantenerlo en la institución por lo menos 6 meses más y ver si se puede negociar en el mercado veraniego.

Sin embargo, y para sorpresa de muchos, Cecilio resultó tener un seguidor de mucho peso, nada más y nada menos que el dueño del equipo, Emilio Azcárraga, quien manifestó que es un jugador muy habilidoso y del cual le gusta mucho su forma de juego, ya que, según Azcarraga, le recuerda en gran parte al estilo ofensivo que presentaba el poderoso América en los años ochentas.

¿Será acaso que la propuesta futbolística que ha dejado entrever de Cecilio Dominguez se asemeja al de Brailovsky, Edú, Farfán o Santos a los ojos de Azcárraga?

Por tal motivo, Emilio aseguró que Domínguez no saldrá del América, ya que puede ofrecer todavía mucho al equipo, por lo que, con ese voto de confianza dado desde el escalafón más alto de la institución, pudiera ser que la suerte del paraguayo pudiera cambiar para bien en los próximos compromisos aunque será Miguel Herrera quien tendrá la última palabra.

¿Tiene razón Azcárraga al darle el voto de confianza?