NidoAzulcrema
Tremendo inicio de Henry

Henry Martin debutó como artillero azulcrema con soberbio zapatazo que rompió la racha sin gol en juegos oficiales y cosechó las primeras unidades del torneo.

Se ganó y eso siempre se agradece. Sin embargo, en América suelen importar las formas, no a todos, pero sería tedioso basarse únicamente en resultados.

Empezamos con la formación. Es cierto que la nefasta línea de cinco no podía continuar pero aún no estamos completos para lanzar un parchado e improvisado 4-3-3. William y Darwin fungieron como «interiores» pero no funcionaron. Esto no sorprende a los que hemos visto los últimos dos años del América. Sin embargo, Herrera y sus caprichos piensan distinto por lo que hubo que aguantarles casi todo el encuentro.

Adelante se utilizó a Henry como una especie de extremo izquierdo cuando todo el medio futbolístico sabe que es centro delantero. Menos mal que su ADN de «nueve» le permitió rondar el área en el momento preciso y definir con el rencor que hacía tiempo no se veía por estos lares.

El partido fue malo y por momentos tedioso. Pareció una extensión del torneo anterior. Esto tampoco tiene pinta de cambiar hasta que Jérémy e Ibargüen estén listos para saltar a la cancha. En ese entonces, sí que podremos jugar 4-3-3. No se ganó por la formación ni por la estrategia, ganamos por que hubo un tipo que recibió dentro del área y sacó un rayo que batió a Thiago Volpi.

PRIMER TIEMPO

Querétaro empezó con el clásico ímpetu de los equipos locales. Menos mal que tenemos a Marchesín que salvó con el pie aquella maniobra y remate por abajo de Sanvezzo alrededor del 12’.

Paul Aguilar pudo inaugurar el torneo al 20’ pero no pudo empujar un balón que pasó a escaso metro de la portería. Parecía más sencillo meterla que dejarla ir pero el fútbol es a veces un poco burlesco.

El resto del primer tiempo estuvo caracterizado por los múltiples bostezos que el nulo fútbol azulcrema provocó. Y es que era de esperarse: Joe Benny estuvo con timidez absoluta en el centro y no ofreció algún trazo interesante con ventaja para los de ataque. William y Darwin corrieron y tocaron el balón decenas de veces pero es difícil si uno controla con dificultad y el otro decide mal en nueve de cada diez oportunidades.

Otro medio tiempo sin gol estuvo a punto de añadirse a la racha hasta que el único servicio decente de Darwin cayó a Henry Martin quien controló de zurda y le dejó entrar todo el botín derecho a la esférica tras ligero bote en el césped para sacar un bombazo imposible para Volpi con el cronómetro al 44’.

SEGUNDO TIEMPO

El complemento parecía promisorio. Al menos de inicio, pues Ibarra por fin hizo una sin que lo revienten a patadas y centró para Oribe quien ganó por aire pero el frentazo salió al cuerpo de Volpi. El brasileño la dejó en el área chica donde Henry recuperó y punteó para Darwin que tenía para romper la portería pero el «recoge-pelotas» tuvo que ir a buscarla detrás de los fotógrafos…

Al 52’ dejaron que Novaretti metiera pase filtrado que dejó a un Gallo casi frente a Marchesín. Menos mal que ‘Carlitos’ Vargas estuvo atento para puntearle la esférica y controlar el fuego antes de que se convirtiera en incendio.

Mientras tanto, los cambios se hacían de rogar. Las manecillas del reloj giraron sin parar pero no había rastro de Mateus o Cecilio.

Entonces llegó el 75’. Entró Uribe y William a descansar. El colombiano equivocó el primer pase pero luego se afianzó e incluso tuvo el 2-0 pero su disparo salió sin la altura suficiente para batir a Volpi.

El 83’ vio la sorpresiva entrada de Arce quien quizá tocó el balón una o dos veces. Ibarra fue a descansar.

Al 88’ se anunció que salía Martin y entraba Cecilio. ¿Una sutil provocación para el paraguayo? ¿Quién demonios puede hacer algo en dos minutos? Mal por donde se le mire.

ESTADÍSTICAS

RENDIMIENTO

Agustín Marchesín

BIEN

Poca actividad pero clave la tapada ante Sanvezzo al inicio del partido.

Paul Aguilar

REGULAR

Atrás no hubo grandes aventuras y adelante se perdió el primer gol del torneo. Debe sincronizar con Ibarra para «hacerle la pasada» en alguna ocasión.

Bruno Valdéz

BIEN

Está llamado a ser el nuevo líder en defensa. Estuvo atento en los embates iniciales de Gallos que logró sortear de buena manera aunque el trabajo extra queda para otro partido.

Emanuel Aguilera

REGULAR

Deberá ofrecer algo más si no desea perder pronto el puesto. De momento no ha enseñado alguna barrida enérgica o alguna muestra importante de liderazgo.

Carlos Vargas

BIEN

Su mejor intervención fue aquel balón punteado a Sanvezzo. Parece que va ganando confianza conforme más tiempo pasa en Coapa y será dueño de la lateral izquierda si no ocurre algo extraordinario. Tendrá que aprender tan rápido como sea posible la posición que su estatura y forma de juego es claramente de central. Cada vez que sea superado por aquel costado será más culpable quien le da esa posición que él.

Joe Corona

MAL

Inicio tímido. Es cierto que no es fácil jugar en las Águilas pero deberá sacar el carácter para pedir y hacer circular la esférica si no desea ser condenado a la banca toda vez que Guido y Edson están listos para volver.

Darwin Quintero

MAL

Puso la asistencia para Henry pero los otros 89 minutos fueron un calvario. La confianza que había ganado quedó atrás. Apresurarse en cada jugada hace que su precisión disminuya casi en su totalidad. No puede ser titular indiscutible y menos jugar los noventa minutos.

William da Silva (75')

MAL

Está en esa etapa donde es atrabancado y no puede conducir con limpieza porque pierde tiempo al frenar para controlar más o menos bien el balón. No dispara de media distancia ni tampoco distribuye. Lo decíamos antes y repetimos: su mejor virtud es el despliegue físico. Es incansable, pero de poco sirve si no hace que la pelota se mueva con ventaja.

Renato Ibarra (83')

BIEN

Fue derribado hasta en cuatro ocasiones que intentó salir en velocidad por la banda. Así es difícil. Al inicio del complemento evitó las hachas y centró bien aunque ni Oribe ni Darwin aprovecharon. Menos mal que los saques de esquina los cobra él. Van un poco mejor.

Henry Martin (88')

MUY BIEN

Excelente debut. Jugó en una posición que no es la suya pero nunca abandonó el deseo de estar cerca del área. Marcó un portento de gol y se hubiera apuntado la asistencia si Darwin anotaba aquel triste remate. Esperemos que las jerarquías no le resten minutos y pueda competir de manera leal por el puesto

Oribe Peralta

REGULAR

Poco contacto con la esférica. Solo tuvo el remate de cabeza pero no lo dirigió pegado al poste. De cabeza suele ser implacable por lo que se esperaba algo más en esa acción.

SUSTITUCIONES

Mateus Uribe (75')

REGULAR

Estaba considerado para arrancar pero fue cambio por una fiebre sufrida la mañana del partido. Sin embargo, jugó quince minutos en los que demostró que es mejor que William y Darwin juntos. Distribuyó con sentido la esférica y llegó al área rival con balón dominado, ni atrabancado ni apresurado.

Pedro Arce (83')

Entró para dar descanso a Ibarra pero no tuvo alguna oportunidad para desbordar, centrar o por lo menos dar un pase.

Cecilio Domínguez (88')

Jugando dos minutos no lo vamos a recuperar nunca. Ojalá que la causa fuera porque los de adentro estaban bárbaros y «no había que tocar nada», pero salvo Martin –que no merecía salir–, cualquiera de los otros atacantes pudo haber dejado su lugar desde el sesenta (o antes).

LÍNEA POR LÍNEA

  • Portería
  • Defensiva
  • Contención
  • Creación
  • Definición
  • Dirección Técnica
2.3

Comentario Final

Habrá que ser pacientes para conocer el potencial real del equipo. Varios de los que jugaron hoy tendrán que dejar sus lugares que Guido, Edson, Uribe, Jérémy e Ibargüen se perfilan como titulares –siempre que no anden por la calle de la amargura–. Solo entonces sabremos a qué aspira este América.

Miguel Herrera tiene la tarea de hacer funcionar a este equipo que en cuanto a nombres, es el mejor desde aquel del 2013 con Chucho y Jiménez. Es positivo intentar con la nueva formación pero en lo que toman ritmo, no improvisemos con jugadores que no rinden fuera de su posición.

Tal parece que a Herrera hay que recordarle de manera constante que en el fútbol ya está todo inventado. Si vamos a estar 4-3-3, pongamos a los «interiores» y extremos correctos. Si no están disponibles todavía, pongamos el 4-4-2 de toda la vida y que los muchachos lo resuelvan dentro de la cancha jugando donde mejor lo hacen. De esta forma se puede señalar más a los que están dentro que al que está afuera en la zona técnica.