NidoAzulcrema
Se temía que esto ocurriera…

América sucumbió 2-0 en la visita al líder Rayados y dejó más dudas que nunca sobre el potencial real como candidato al título. Siempre que se tiene la impresión de que se puede hacer más contra “los poderosos” terminamos regresando a la realidad naufragando en un mar de dudas.

La derrota fue merecida desde cualquier ángulo. Formación, estrategia y cambios fueron de pesadilla y Monterrey ni siquiera tuvo que despeinarse para convertir en dos ocasiones y sentenciar el encuentro.

Quedó de manifiesto una vez mas que Herrera solo tiene un plan de acción. Cuando no funciona, pierde la cabeza con los cambios y termina amontonando gente que nunca recibe la pelota. Es decir, es el mismo técnico limitado de siempre cuya mayor virtud es la motivación y no la estrategia.

Las Águilas jugaron con un hombre más desde el 55’ pero el tercero de Rayados parecía caer antes que el descuento azulcrema.

Ambriz ya había dejado entrever cómo se podía dañar a las Águilas con un equipo ordenado y Mohamed lo llevó al siguiente nivel asfixiando desde la salida y provocando errores que se reflejaron en el marcador.

América debe equilibrar su formación si desea mejorar su imagen a dos fechas de empezar la liguilla. Tampoco es tan difícil, al menos por los que nos guiamos por sentido común.

Jugar 5-3-2 o 5-2-3 es desequilibrio absoluto. Es estar flaco donde menos flaco debes estar. Guido y Mateus están bien (aunque el colombiano podría jugar mejor por izquierda), pero si por las bandas no encuentran apoyo, los van a devorar. Darwin juega libre pero no tiene demasiada marca, nunca la ha tenido ni la tendrá. Es atacante. Los atacantes –salvo excepciones– no defienden gran cosa. Entonces, cualquier equipo que llegue con superioridad al centro del campo nos va a pintar la cara sin mayor problema y se plantará frente a nuestros centrales que deberán multiplicarse y defender como mejor se consiga.

¿Y seguir de necio con dos puntas? Para qué si el jodido balón les llega una o dos veces por partido si tienen un poco de suerte. El trabajo de Herrera tendría que ser ofrecer disculpas a Cecilio que perdió la alegría después de la llamada de atención por el penal panenkiano que no le gustó al señor técnico. Darwin no puede ser la única opción para generar peligro partido a partido.

Durante meses se pidió tener volantes por ambos costados, tener contención con presencia. Ahora se tiene y se les desperdicia de esta manera. Nada cuesta jugar 4-2-3-1 con Cecilio, Darwin y Renato como creativos y Oribe o Romero en punta. Se gana flexibilidad, velocidad y variantes al ataque. Dejemos el cuento de amontonar delanteros y presumir que “siempre echamos toda la carne al asador”.

El plantel está siendo víctima de experimentos que no llevan a ningún lado y no hay responsable mayor en este momento que Miguel Herrera.

PRIMER TIEMPO

La única gran jugada azulcrema se dio sobre el once. Uribe cruzó de derecha a izquierda la esférica que cayó a Oribe quien recortó hacia adentro y pateó de zurda. Parecía la apertura del marcador pero el guante oportuno de Hugo González impidió el gol del Cepillo.

El primer tanto rayado fue al 27’ después de hacer mal todo lo que se podía hacer mal. Edson la perdió al medio y ‘Pato’ Sánchez condujo hasta la entrada donde abrió para Dorlan que aguantó el embate de Samudio y retrasó al corazón del área. El mismo Pato intentó rematar pero quedó corto y la esférica siguió hasta la entrada del área donde un derechazo del siempre odioso Neri Cardozo culminó pegado al poste a pesar de la estirada de Marchesín.

América no existió en la cancha. El mayor peligro para Hugo González era quedar dormido ante la inoperancia azulcrema de cara al gol.

Rayados avisó al 42’ que podía sentenciarlo en cualquier momento. Avilés se sacó a Bruno de encima e impactó de zurda contra la cabaña de Marchesín que a tiempo manoteó para enviar a tiro de esquina.

El último clavo al ataúd llegó al 45’. Jonathan González filtró para Dorlan que ingresó al área y por velocidad se llevó a Valdéz que le derribó con el brazo y decretó nuestro octavo penal en contra en lo que va del torneo.

Todo mundo le dijo a Marchesín hacia dónde iba a patear Avilés. El colombiano liquidó a Agustín con zapatazo casi al ángulo.

SEGUNDO TIEMPO

El técnico se dio cuenta durante el descanso que urgía alguien por izquierda. Se decantó por Láinez y sacrificó –obviamente– a Romero.

Neri Cardozo dejó a Rayados con diez al 55’. Parecía que después de todo, aun quedaba algo de esperanza.

Pasaron los minutos hasta que el 63’ indicó que era tiempo de cambio. Fuera Pablito y ‘Wero’ Díaz a la cancha. Es decir, sacamos a un punta como Romero para meter a otro que nunca juega dieciocho minutos después y seguir con la necedad del doble punta. Encima, perdemos a un rematador de cabeza implacable como Aguilar.

Las dos modificaciones fueron una nulidad. Láinez aún es joven para salvar al equipo. Evidentemente le falta madurar en varios aspectos y tomar mejores decisiones cuando se trata de habilitar a los compañeros. Díaz fue otra víctima del parado donde sin balones no hay paraíso, así de simple.

Cecilio entró al 81’ a jugar míseros diez minutos a cambio de Edson que cada día sufre más de central.

Rayados tuvo el 3-0 tras la carrera eterna de Benítez que se metió al área y ya sin demasiada energía remató de izquierda pero Marchesín aguantó y evitó un marcador más abultado.

Jorge Isaac Rojas lo finalizó al 94’ con la segunda derrota consecutiva –y sin gol– de las Águilas que cayeron al cuarto puesto de la competencia.

ESTADÍSTICAS

RENDIMIENTO

Agustín Marchesín

Agustín Marchesín

BIEN

Las atajadas sobre Avilés y Benítez evitaron un marcador de escándalo. Poco que hacer ante los tiros de Cardozo y el penal de Hurtado.

Paul Aguilar

Paul Aguilar

MAL

Solo apareció en aquel balón filtrado de Darwin que terminó por fuera de lugar. ¿Dónde estuvo en la jugada del penal? ¿Y en la escapada de Benítez? Ambas por su banda, pero esto ya lo sabemos. Lástima que los que deberían saberlo continúan endiosándole.

Édson Álvarez (81')

Édson Álvarez (81')

MAL

La época de ponerle de manera indistinta como contención o central quedó atrás. Sufre en la última línea. Este partido hasta Basanta le tiró un recorte a la entrada del área y le hizo ver mal. Su fallo en mediocampo (según dicen, a causa de las lámparas del estadio) terminó al fondo del marco.

Bruno Valdez

Bruno Valdez

MAL

Dura noche. No vio una contra Avilés y Pabón. Siempre le ha costado lidiar con atacantes veloces y Herrera ayuda poco con ese planteamiento que deja a los rivales llegar de frente.

Pablo Aguilar (63')

Pablo Aguilar (63')

REGULAR

Salió el mejor de los de atrás. Inexplicable. Vamos a ser claros. Si toca apostar entre quién puede marcar de cabeza entre él y Díaz, no hay ni que pensarlo. El cambio era por Bruno o Edson.

Miguel Samudio

Miguel Samudio

REGULAR

No hubo proyección por izquierda y tampoco la pasó bien con Pabón. Es difícil “lucir” cuando el equipo está maltrecho por doquier.

Guido Rodríguez

Guido Rodríguez

REGULAR

Otro al que le han absorbido el alma. No solía pasar desapercibido en los partidos como en estos últimos. Es un buen contención pero no es un súper héroe que pueda volar de lado a lado para impedir el paso del rival.

Mateus Uribe

Mateus Uribe

MAL

Normal. Ya hemos dicho que no es contención. Puede colocársele ahí por su buen estado físico pero no tiene demasiado oficio para robar. Edson debe tomar este lugar y él debe estar por el costado izquierdo si se decide mantener en el calabozo a Cecilio.

Darwin Quintero

Darwin Quintero

MAL

En estos partidos se le quiere ver marcando la diferencia. Se agradece la resurrección pero los partidos que cuentan son contra rivales difíciles y es ahí donde hay que aparecer. Lo intentó como cada partido pero América necesita menos “intentos” y más soluciones: pases filtrados, tiros a portería y carreras oportunas. Y por favor, que otro patee los tiros libres.

Silvio Romero (45')

Silvio Romero (45')

MAL

No tocó el balón ni se involucró en el juego. Tampoco es un misterio. El juega por izquierda y de aquel lado no hay socio alguno. El más cercano es Mateus a cuarenta metros. Oribe nunca se la da (porque también recibe poco) así que mientras no cambie la forma de plantear los partidos, seguirá siendo como jugar con uno menos.

Oribe Peralta

Oribe Peralta

MAL

Tuvo la única y González le atajó. Del resto, lo mismo que Romero. Nadie genera en el último tercio y así no vamos a ningún lado.

SUSTITUCIONES

Diego Láinez (46')

Diego Láinez (46')

REGULAR

Es injusto poner en sus hombros la responsabilidad de arreglar el costado izquierdo. Especialmente si Cecilio y Mateus pueden jugar ahí antes que él. Tiene buen regate en corto pero falta ser más decisivo en el último pase.

Alejandro Díaz (66')

Alejandro Díaz (66')

MAL

¿Ya te conté la historia de dos llaneros solitarios, cierto? Pues Díaz fue el tercero.

Cecilio Domínguez (81')

Cecilio Domínguez (81')

Una tristeza que el último gran fichaje esté podrido en la banca cuando antes de la llegada de Herrera desbordaba alegría y buen fútbol. ¿Qué te han hecho, Cecilio?

LÍNEA POR LÍNEA