NidoAzulcrema
Portada_Clásico
¿Se está perdiendo la pasión?

¿Dónde están esos candentes días previos a un Clásico de Clásicos?

La semana previa al gran juego se supone que debería servir no solamente para prepararse para el partido, sino también para aventar “pedradas” ingeniosas que calentaran aún más el compromiso, esto provocado por el “odio” hacia el eterno rival.

Pero hoy, pareciera que todos los miembros de los equipos tienen el guion para no provocar nada.

Estos días he escuchado a jugadores y directivos decir al menos unas 10 veces, y no es exageración, que es un partido distinto, que no importa cómo lleguen, que se juega el orgullo y muchos etcéteras más. Esto estaría bien si no fuera porque lo repiten para todos los partidos ante Chivas, Cruz Azul y Pumas desde hace años.

Creo que lo más “rudo” que he leído para esta edición fue a Oribe Peralta declarar que apuesten por el América.

En los últimas temporadas, este mal también se da también después de los juegos. Creo que los últimos comentarios que provocaron algo tras un Clásico fueron los desplegados de Chivas, cuando el gran Cuauhtémoc Blanco se burló de Jorge Vergara, cuando Reyna criticó a su propia defensa (el momento del “Capitán de Agua”) y cuando se interrumpió la conferencia de prensa del DT rojiblanco Benjamín Galindo porque salieron escuchando música, algo por lo que después se disculparon.

¿En verdad a esto ha caído la rivalidad deportiva más importante del país?

Casi todas las anécdotas y frases históricas entre estos equipos son de hace décadas. Por ejemplo, las broncas en Liguillas de los 80 tienen más de 30 años, creo que el 90 por ciento de la Monumental ni había nacido cuando fueron.

No estoy diciendo que se provoque violencia ni nada, pero las “pedradas” deportivas son parte del juego. Por ejemplo, vean todo lo que provocó en España que el defensa del Barcelona, Gerard Piqué, dijera que siempre quiere que pierda el Real Madrid. Ni siquiera estaba cercano su partido y se dio un gran caos entre equipos y afición y hasta la selección.

Creo que esto es simplemente una consecuencia del enfriamiento que ha sufrido el Clásico Nacional. Muchos de los últimos partidos han resultado aburridos, tiene años que no se encuentran en Liguilla, ya no hay tantas figuras arraigadas que en verdad sientan los colores y pareciera que se pusieron de acuerdo para que uno esté jugando bien y el otro no. Ha pasado mucho desde que los dos están al mismo tiempo entre los primeros cuatro de la tabla.

Sin embargo, hay quienes todavía sentimos algo especial por este duelo. Se espera con ansias y se disfruta enormemente cuando se gana y molesta cuando se pierde.

Esperemos que este año tanto América como Chivas nos regalen una espectacular edición del Súper Clásico, digno del nombre y nos den eso extra que en verdad se extraña. Además de que obviamente gane las Águilas.

Como siempre, me despido recordándoles que toda opinión es bienvenida.