Calaveritas Azulcremas

Para celebrar la antigua tradición
La Parca les puso una misión
Calaveritas tienen que escribir
Si otro día quieren vivir…

UNA DE ESPECTROS Y APARICIONES

Por Slash

Doña Muerte a Córdova observaba
El volante parecía que medio jugaba
En realidad tan solo titilaba
“Decidido, me lo llevo de volada”

Roger jugaba, anotaba y brillaba
La afición sin dudar lo vitoreaba
La Parca sabía que era una aparición
Y éstas pertenecen al panteón

La Catrina estaba sorprendida
Cáceres había hecho otra rebanada
“Quedamos que era lección aprendida”
“Y haz vuelto a hacer la pendejada”
La afición demanda un castigo
Lo siento, tú vienes conmigo

Por la banda Mauro corría
La Muerte volaba y lo perseguía
”Flaco ya mete el centro”
“O vamos a tener un reencuentro”

En su oficina estaba Santiago Baños
Sentado hacía un recuento de años
La Parca lo miraba desde el rincón
“Este no merece ir al panteón”
Ha sido ya mucho el daño
Este mejor se va por el caño…

Emilio no estaba preocupado
Su equipo camisetas vendía
”Me lo llevo al otro lado”
Doña Muerte no creía esta apatía

ANTONIO CARLOS SANTOS

Por A. Torres

Se paseaba la calaca
afuera del camposanto
para quererse llevar
al Negrito Carlos Santos 

La calavera quería
armar el club del panteón
y con la magia del 13
seguro salía campeón 

Pero el Negro le advirtió
“no me lleves todavía”
porque aun quiero seguir
reventando directivas 

JORGE SÁNCHEZ

Por A. Torres

Las ánimas del panteón
visitaron el estadio
pues querían ver a los Cremas
derrotar a su adversario 

Una calaca angustiada
empezó a gritar “no manches!”
no podía creer lo mal que centraba
Jorge Sánchez 

“A este me lo llevaré
a reforzar a mi equipo…
necesito algunos muertos
y éste cumple el requisito”

EL REY

Por Pete

El América quería ser el mandón
Pero parecieron un panteón,
Así que la parca prefirió a Monterrey
Que a su antiguo rey.

NICOLÁS BENEDETTI

Por Basster

Por Coapa paseaba la calaca
Para a un azulcrema poner una treta
Pero no buscaba a cualquiera
Venía directamente por el “Poeta”.

Después de días enteros de buscar
La muerte se dio por vencido
Parece que ésta nunca se dio cuenta
Que Benedetti en la cancha ya había fallecido.

No se sabe que provocó su partida
Un balonazo, una barrida o una enfermedad mental
Pero la huesuda pasó varios siglos
Recogiendo las piezas del jugador de cristal

ZAGUINHO

Por Basster

Nuestro espigado y letal goleador
corría veloz por la banda izquierda
Cuando llegó la huesuda sin temor
Buscando que Zague la vida pierda.

Zaguinho fue difícil de alcanzar
Pero a la muerte nadie la esquiva
Luis Roberto acabo en el panteón
y su alma en el mas allá cautiva.

Al hijo del “Lobo Solitario”
La muerte lo agarró infraganti,
En los vestidores del panteón
y solo dijo… “Ohh, impresionanti”.

Related Posts