NidoAzulcrema

Las Águilas del América ofrecen un pésimo encuentro y caen ante Pachuca por la mínima diferencia en duelo disputado en el coloso de Santa Úrsula. Con solitario tanto de un novato de los visitantes, el equipo de Enrique Meza se llevó las tres unidades a la Bella Airosa.

PRIMER TIEMPO

Lo misterioso en el resultado, es que tras los primeros diez minutos, parecía impensable. América se hizo de la esférica, Layún volaba por las bandas, Andrade se animaba a dejar hombres en el camino, Aguilar participaba por derecha y Jiménez no lo hacía nada mal en su reaparición. Todo pintaba para una nueva victoria en el Azteca.

La situación cambiaría de rumbo pocos minutos después. Bastó que Valencia hiciera ver mal a Aquivaldo y sacara un fuerte disparo por abajo que Muñoz tapó mostrando muy buenos reflejos para que los visitantes perdieran el miedo de atacar. A partir de entonces, el duelo se convertiría en un ida y vuelta con aproximaciones en los marcos aunque con menor intensidad en el que defendía Óscar Pérez y más acción en el de Muñoz.

Lentamente, los emplumados de Mohamed empezaron a mostrarse atrabancados y los del ‘Ojitos’ Meza ganaban más en confianza.

Para buena causa de las Águilas, la lentitud exhibida por la zaga central no tendría consecuencias que lamentar durante la primera parte. Mosquera y sobre todo, el ‘Maza’ Rodríguez perdieron prácticamente todos sus duelos.

SEGUNDO TIEMPO

La segunda mitad confirmaría que las Águilas estaban jugando a nada. Medina y Molina defendían demasiado cerca de la central. Andrés ‘Rifle’ Andrade quien pedía una oportunidad a gritos, se diluyó totalmente. Andrés Ríos por su parte, naufragó durante sesenta minutos en los que falló la única oportunidad que tuvo tras rematar hacia donde se encontraba Óscar Pérez.

La dependencia de Sambueza se hizo más que evidente. Entre la inoperancia del Rifle, la displicencia de Medina, la lentitud de Mosquera y Rodríguez, la falta de carácter de Ríos y las imprecisiones en la última zona de Jiménez terminarían por entregar un desempeño lamentable que a la postre terminaría con una derrota en los minutos finales cuando Hirving Lozano (sí, con H) deja en el camino a un triste Maza quien en lugar de proteger el centro y forzar al atacante a ir sobre la banda, se entrega dejándole vía libre para que con un disparo de zurda por abajo doble a Muñoz al ochenta y nueve.

Ese tanto fue el último clavo al ataúd de unos azulcremas faltos de espíritu, displicentes y sobrados que no merecieron otra cosa que la derrota. Como siempre decimos, en el fútbol puedes ganar o perder, pero la actitud, es algo que nunca debe faltar.

DESEMPEÑO

Moisés Muñoz
Atajó todo lo que pudo hasta prácticamente el final del partido. Una pena que los errores de otros se tengan que ver reflejados en su marco. BIEN

Paul Aguilar
Como un rayo, domina la banda derecha a la perfección. Defiende, ataca y hasta se encara con Ayoví. Es de los pocos que tienen vergüenza y que no necesitan gritos para hacer su trabajo. BIEN

Juan Carlos Valenzuela
El menos peor de los del fondo. Cumple en la medida de lo posible y es el que sufre menos con los atacantes rápidos. ¿Quién lo hubiera pensado? BIEN

Aquivaldo Mosquera
De sus peores partidos. Superado casi siempre en los mano a mano y por velocidad ni se diga. Viene a la baja su nivel. Puede hacerlo mucho, pero mucho mejor. MAL

Francisco Javier Rodríguez
Confirma una semana más que sus mejores años ya pasaron. Es presa fácil ante delanteros veloces. Se entregó de forma lamentable en el gol de Lozano. MUY MAL

Miguel Layún
Luchón, participativo y al igual que Paúl, con mucha vergüenza deportiva. Sabe cual es su trabajo e intenta realizarlo de la mejor forma. Tristemente, no se puso los botines mágicos por lo que sus intentos no redituaron en alguna ocasión importante. REGULAR

Juan Carlos Medina
Un desastre total. No defiende absolutamente nada. Se muestra lento, apático y totalmente falto de compromiso. Desafortunadamente, no hay quien le pelee el puesto… MAL

Jesús Molina (45′)
Mala suerte para Chuy. Justo cuando empieza a retomar nivel, sale lesionado. Mientras estuvo en la cancha, jugó a su estilo de meter la pierna aunque fue complicado defender toda la zona gracias a un cero a la izquierda llamado Medina. REGULAR

Andrés Andrade
Decepcionante. Realmente decepcionante. Inicia bien, sí. Pero solo juega diez minutos. Los otros ochenta es un alma que deambula por el terreno de juego. Ojalá disfrute sus últimos tres o cuatro meses en Coapa que aquí no tiene cabida. MUY MAL

Raúl Jiménez (84′)
Errático. Casi siempre falló el último toque. Estuvo cerca de hacer un gran gol de cabeza en la primera parte pero se fue por un lado. Está aún lejísimos del nivel que en otros torneos mostró. MAL

Andrés Ríos (63′)
Primer partido como titular y resulta una decepción. Se puede entender que no tenga ritmo. Lo que es imperdonable, es su falta de actitud. Si tocó el balón tres veces, fue mucho. Aún así, tuvo la oportunidad más clara de gol en todo el partido y la remató hacia donde estaba Óscar Pérez. MAL

SUSTITUCIONES

Adrián Aldrete (45′)
No pone pretextos. Entra como defensor por izquierda y cierra la avenida ‘Maza’ Rodríguez durante gran parte del encuentro. Siempre cumple. Una pena estar condenado en la banca. BIEN

Luis Ángel Mendoza (64′)
Intenta hacer algo distinto pero su fútbol no termina por regresar. Pasa de noche la media hora que estuvo en el terreno. MAL

Antonio López (83′)
Sin comentarios. MAL

COMENTARIO FINAL

Patético. Lamentable. Decepcionante. Frustrante y totalmente indigno lo ofrecido por el cuadro azulcrema.

Como últimamente, hay varios puntos a tocar.

Jerarquías

Ya basta. En serio. Basta de tipos como el Maza y Medina como mínimo que no aportan absolutamente nada. Es como jugar con nueve. En un fútbol donde todos los equipos dan su mejor partido contra las Águilas, no se puede regalar ninguna ventaja porque se paga muy caro.

Plantel insuficiente

Resulta que nuevamente Mohamed es el gran súper villano. Nuestro plantel está plagado de cracks. Repasemos la alineación una vez más: MUÑOZ, AGUILAR, VALENZUELA, MOSQUERA, MAZA, LAYÚN, MEDINA, MOLINA, ANDRADE, RÍOS y JIMÉNEZ. Básicamente, salvo Sambueza, esto es lo MEJOR que tenemos a disposición. Mohamed los puso y además, en la misma formación que ya conocen (que por cierto, es la única).

Recibimos a cambio: un Mosquera lento, una avenida llamada Rodríguez, un cero a la izquierda llamado Medina, una decepción terrible llamada Andrade, otra estatua llamada Ríos y un Jiménez saliendo de una lesión y totalmente perdido.

¿Qué hay en la banca? Nada. Solamente Aldrete quien entró y cumplió.

Los famosos ‘gritos’

Las redes sociales están enardecidas porque Mohamed “no da gritos”. Para empezar, cada entrenador tiene su estilo. Gritar no garantiza nada como Vucetich nos pudiera comentar con sus títulos sin tener que levantar la voz. Quizá Lapuente también podría darnos alguna charla sobre como ganar sin pegar de gritos. O quizá cualquier técnico en el mundo como Mourinho, Guardiola, Heynckes podría enseñar que se puede ganar estando sentadote en la banca los noventa minutos.

Los que nos siguieron en Twitter sabrán lo que personalmente opino al respecto: los únicos que “entienden” a gritos, son los animales. La gente, entiende con palabras. Si resulta que nuestro plantel requiere de gritos y de que los traten como bebecitos, muy mal estamos.

Todos odiamos perder

Sí, todos lo odiamos. El partido que ofrecieron las Águilas fue horrendo, espantoso y tristísimo. Pero, como siempre, hay factores a considerar que muchos, muchísimos “azulcremas” no se detienen a pensar y solamente quieren que corra sangre.

Al equipo le están afectando varias cosas: todo el show de la selección y algunos que se sienten ya en Brasil como Medina. No se hizo pretemporada. Los refuerzos de Peláez no han rendido. Ríos ni fú ni fá hasta ahora. El Rifle que prometía, se cayó a pedazos. Aguilar no juega por el problema que desafortunadamente tuvo, pero, seguro que será de gran ayuda.

Como todo buen Águila orgulloso, odiamos perder, odiamos que sea en el Azteca, odiamos que sea de último minuto. Sí, pero siempre hay que analizar, no solamente buscar culpables, si no ver que sirve y qué ya no sirve.

Hora de reinventarse

Dejémonos de farsas. El 5-3-2 no funciona más. El 5-3-2 se traduce como Sambueza y 10 más. Las veces que no está Sambu, el equipo lo resiente. Esté el técnico que esté. ¿Por qué? Falta de calidad en el plantel. Los refuerzos ‘medianitos’ pueden rendir si logran conjuntarse, pero, son las individualidades las que logran sacar de aprietos cuando el trabajo en equipo no funciona. Si no es Sambueza, de verdad, no hay NADIE que pueda sacarse algo de la manga.

Lo dijo Layún a media semana “estamos tratando de adaptarnos a lo que nos pide el profe”. En otras palabras, se está en una fase de transición. Ningún equipo con entrenador nuevo juega mágicamente bien desde la fecha uno. Todo lleva un proceso, mismo que odiamos, pero es innevitable. Así es el fútbol.

Podrían correr al Turco hoy mismo si quieren. El que llegue, se encontrará con el mismo problema: plantel corto, jugadores aburguesados y acostumbrados a los gritos y las famosas ‘jerarquías’.

Cada quien tiene su opinión

Está de más desgastarse con todo el tema de Herrera vs Mohamed. Cada uno puede pensar lo que quiera de uno u otro. Al final, lo que interesa es que el CLUB AMÉRICA del cual somos todos seguidores, juegue bien y sea contendiente al título. Eso solo se logra con trabajo, mucho trabajo. Y claro, también ayuda mucho tener jugadores de calidad en todas tus líneas. América carece de eso por lo que habrá que prácticamente “rezar” para que Sambueza deje de recibir tarjetas y haga funcionar medianamente a este equipo.

Cómo se extrañan esas épocas en las que el América tenía al mejor delantero de la liga. Cuestan mucho, pero qué falta hacen.

Imagínense, si Cabañas y Chucho quienes han sido nuestros dos últimos grandes referentes al ataque sufrieron al principio aún teniendo ya un nombre y una trayectoria, ¿realmente podemos esperar que algún día Andrade de la talla? ¿Que Ríos sea aunque sea la mitad de alguno de los dos nombres citados? ¿Que Rey tenga un quinto aire y se ponga a marcar goles? Qué difícil.

Teniendo a Cvitanich o Caicedo en la mira, no se porqué de pronto nos tenemos que conformar con jugadores muy medianitos…

A seguir trabajando, no queda más remedio.

Escrito por Slash

Source: 6