NidoAzulcrema

Las Águilas del América confirman su mal momento futbolístico y caen por la mínima diferencia ante Xolos de Tijuana en partido disputado en el Estadio Caliente. Un fuerte disparo por abajo de Christian Pellerano al ochenta y siete terminó con las aspiraciones azulcremas de regresar con un punto de tierras fronterizas.

PRIMER TIEMPO

Las Águilas comenzaron relativamente bien el encuentro. Intentaron hacerse con la posesión del balón y buscaron construir juego por conducto de Sambueza.

El primer aviso importante, fue una conducción vía Layún quien empezó por la banda, pero, los espacios se fueron abriendo para que se metiera en diagonal con dirección hacia el marco para después patear el balón que pasó cerca del poste.

La primera parte se caracterizó por ser un partido flojo. Entre que América deambulaba por el terreno de juego a ritmo lento y que Xolos no se empleaba a fondo, las emociones escasearon en ambas porterías.

SEGUNDO TIEMPO

El tiempo complementario trajo consigo a unos Xolos con más hambre de triunfo y a unos emplumados faltos de carácter, actitud y fútbol.

Por tanto, el ‘Topo’ Valenzuela comenzó a ser la avenida preferida de Xolos y Muñoz debió emplearse a fondo para evitar la caída del marco hasta en tres ocasiones cuando Corona, Arce y Martínez quisieron hacerse presentes en el marcador.

Mientras tanto, el mediocampo se encontraba totalmente maniatado. Medina no sabía ni en donde estaba parado, Martínez siendo un cero a la izquierda como siempre, Sambueza más discreto que nunca y los de adelante, ni fú ni fá.

Todos los intentos de Mohamed de cambiar el parado fueron inútiles. Un equipo que como admite Osvaldo Martínez, no sabe jugar más allá del 5-3-2, se pierde con otra formación.

El primer intento fue simple: sacar a Martínez para meter a Molina a recuperar el control de la media perdida por el paraguayo y el Negro. No hubo éxito.

Cuando Xolos pasaba por su mejor momento, Mendoza entró a buscar retrasar un poco las líneas de los tijuanenses sacrificando a Layún que tras su jugada inicial, se perdió. El cambio trajo cierta mejoría al frente pero no se reflejó en el marco enemigo.

Con América sintiéndose incómodo con la línea de cuatro y el duelo empatado a cero, Mohamed regresó a cinco en el fondo al hacer ingresar a Carlos Gutiérrez por Luis Gabriel Rey.

Desafortunadamente, las Águilas no fueron capaces de aguantar el ímpetu de Xolos y terminaron sucumbiendo con el gol de Pellerano a tres minutos del final.

Con este resultado, las Águilas pierden por primera vez en la cancha de Tijuana en un partido digno, realmente digno del olvido.

DESEMPEÑO

Moisés Muñoz
Monumental. Cuando la defensa azulcrema empieza a resquebrajarse, aparecen sus manotazos salvadores que mantienen el cero tanto como es posible. El mejor azulcrema, sin duda alguna. MUY BIEN

Paul Aguilar
Fidel Martínez y Arce le mantienen muy ocupado. Por tanto, sus característicos arribos ofensivos brillan por su ausencia. Sufre en algunos momentos para mantener la línea a salvo y en general, no ofrece un buen partido. MAL

Juan Carlos Valenzuela
El viejo Topo. Ese que un día parece comerse a Maldini y cuando se termina el efecto, regresa a ser ese defensor que otorga todo tipo de facilidades defensivas como en esta ocasión. MAL

Aquivaldo Mosquera
Pulido aprovecha su juventud para hacerle ver mal en temas de velocidad. Sin embargo, utiliza su colmillo para meterle el cuerpo cuando Alan intenta probar al marco. Según el medio, fue penal. Nosotros vimos un hombro contra hombro. Que Pulido sea de físico inferior al de Aquivaldo lo hizo ver más aparatoso de lo que realmente fue. Tras ello, recompone y retoma el liderazgo en la central. MAL

Adrián Aldrete
Contrario a sus compañeros, Adrián no teme recorrer toda la línea defensiva, barrerse o meter la pierna cuando es necesario. De sus mejores partidos como azulcrema. Lástima que sus compañeros no ayudaran. MUY BIEN

Miguel Layún (71′)
Lleva varias jornadas perdido. Lo mismo de la semana pasada: por ganas, no queda. La banda izquierda extraña sus oportunas apariciones y centros hacia los compañeros. Esperemos que el haber sido sustituido le haga reaccionar. MAL

Juan Carlos Medina
Perdido, apático y aburguesado. Cree que con Herrera como seleccionador tricolor tiene el puesto seguro tanto en la Selección como en América. No tarda en llevarse una sorpresa y regresar a la banca. MUY MAL

Osvaldo Martínez (62′)
Juega porque ni Mendoza ni Andrade le hacen sombra. Le basta cobrar algún tiro de esquina o dar dos o tres pases sencillos bien para mantenerse en la titularidad y así será mientras nadie demuestre ser menos peor que él. MUY MAL

Rubens Sambueza
No Sambu, no party. Con los laterales eliminados, el argentino se queda sin opciones. Por tanto, busca siempre él solo quitarse rivales e internarse al área. Esta vez, no tuvo éxito pero es injusto que solamente él tenga que cargar con el peso de ser el motor que mueva al equipo en todos los partidos. REGULAR

Raúl Jiménez
Inexistente. Se pierde en un mar de Xolos y tampoco es que precisamente haya querido estar muy participativo. Lejos, muy lejos de ser el Jiménez que hacía una dupla endemoniada con Chucho. MAL

Luis Gabriel Rey (84′)
Comienza bien, saliendo del área para dar opciones a los compañeros, pero así como Raúl, los Xolos se encargan de hacer que se pierda y pase absolutamente noche. MAL

SUSTITUCIONES

Jesús Molina (62′)
Recuperar la media perdida durante todo el segundo tiempo es tarea difícil por el oficio de Pellerano, Arce y compañía por lo que no logra marcar diferencia alguna. BIEN

Luis Mendoza (71′)
En unos minutos hizo más que Martínez, Rey y Jiménez juntos en aquellas jugadas por derecha en las que intenta desbordar y habilitar a algún compañero dentro del área. No será el Mendoza que un día nos ilusionó, pero debería arrancar el próximo encuentro. MAL

Carlos Gutiérrez (84′)
Sigue disfrutando de su beca americanista y para que no nos olvidemos de él, Mohamed le da unos siete u ocho minutos en los que naturalmente, no aparece ni para bien ni para mal.

COMENTARIO FINAL

Tras el partido, la lluvia de comentarios en contra de Mohamed no se hizo esperar. Que si el parado fue defensivo, que si los cambios no funcionaron, que no transmite nada desde la banca y miles de etcéteras más.

Si vamos ANALIZANDO lo que en realidad va pasando por Coapa, podríamos decir lo siguiente:

Cuando los jugadores salen apáticos, aburguesados y creyendo que con la camiseta van a ganar, ¿es culpa del entrenador? No es ningún pecado, ningún secreto y ninguna mentira decir que varios están en las nubes creyéndose los salvadores de la patria por haber clasificado a México al mundial. Hablamos de casos como Layún, Medina y Jiménez. En dos partidos literalmente no han existido. Están de cuerpo presente pero su fútbol ha quedado a deber.
Este equipo solo sabe jugar 5-3-2. Desde la temporada pasada han habido comentarios de equipos rivales como el Toluca de Cardozo o los Tigres de Ferreti que han manifestado abiertamente que anulando las laterales del América y desesperando a Sambueza se acaba con mucho del poder ofensivo azulcrema. El Turco no tiene ni tres semanas en México y como prácticamente le ordenaron “no cambiar nada porque todo funciona”, no se puede hacer gran cosa por ahora hasta que se entrenen lo suficiente nuevas formaciones. Como dato adicional: el famoso 5-3-2 ha perdido 3 de los últimos 4 partidos. Los dos de la final y ahora contra Tijuana. Han sido prácticamente los mismos jugadores por lo que América necesita reinventarse tan pronto como sea posible.
Tampoco es momento de hacer dramas. Apenas es la fecha DOS. Quedan quince por delante y aunque a nadie le gusta perder y todos lo odiamos por igual, hay mucho margen de mejora. Cuando Pablo Aguilar esté listo, Mosquera tendrá que concentrarse únicamente en defender su zona y no dos como cuando juega el Topo. Por otra parte, esperamos, deseamos y anhelamos que Ríos sea ese jugador que tanto se necesita para marcar diferencias ahí arriba. Está claro que Jiménez sigue suspendido en el aire en el Azteca y Luis Gabriel Rey no es solución. Urge un atacante rápido, descarado y sobretodo, con puntería.

Toca seguir trabajando y nada más. A todos los equipos les llega el momento de reinventarse y América no es la excepción. Hay que mandar a la banca a las divas y colocar a quien tenga la capacidad y ganas de trascender.

Escrito por Slash

Source: 7