NidoAzulcrema
En serio, ¿quién?
En serio, ¿quién?

Esa es la cuestión. La prensa suelta nombres a la ligera con tal de generar rating aunque no le importe en lo mínimo el futuro de las Águilas. Hablan de Julen Lopetegui, Jorge Sampaoli, Carlos Bianchi, Mario Carrillo y tampoco falta el valiente que apuesta por Antonio Carlos Santos.

Decimos que sueltan nombres a la ligera porque será complicado que algún entrenador ganador y experimentado llegue a Coapa mientras esté Ricardo Peláez como Director Deportivo quien tiene una filosofía no escrita, pero sí muy clara:

Las contrataciones deben ser aprobadas por él

Por Coapa han pasado cuatro entrenadores que en algún momento han solicitado jugadores para apuntalar el equipo. No ha ocurrido. Siempre se habla de continuidad y se presume un amplio plantel en donde la competencia interna es el pan de cada día aunque los hechos digan lo contrario.

Le gusta estar cerca del entrenador y jugadores

Ya en el pasado ha dicho que él platica con los técnicos sobre las formaciones, los “cuestiona”, hace sugerencias e incluso “mete en cintura” a todo aquel que no siga las reglas. Dicho de otra forma, le gusta entrometer las narices en todos los aspectos.

Le gusta llevarse el mérito

Durante su gestión se han ganado tres títulos: dos locales y uno internacional. Cada uno con un entrenador diferente. Por tanto, él apuesta por un sistema, no por nombres. Ya lo dejó en claro con su ahora inmortal frase que reza “a la afición no debe importarle si llega Mourinho o Juanito de los Palotes, ellos tienen que ver los resultados”.

¿Y quién es el que siempre estará detrás de “esos resultados”?

Ricardo Peláez.

¿Y el plantel?

Supongamos que Peláez se transforma en un directivo humilde como tanto gusta de pregonar y deja trabajar al entrenador con absoluta libertad.

¿Qué se hace con los goles que regalan Muñoz y los centrales?

¿Qué se hace con Guerrero y Martínez quienes un día dominan la zona y en otra son superados?

¿Qué se hace con la intermitencia de todos los atacantes? Hoy parece un crimen decir algo malo de Sambueza aunque unas semanas atrás haya sido expulsado cuando más se le requería. ¿Qué se hace con la falta de gol de Oribe y con la actitud de Benedetto quien cuando marca después de varios partidos manda a callarnos?

¿Qué se hace con Arroyo, Darwin y Andrade de quienes nunca se sabe si saldrán conectados o pasearán en la cancha?

¿Tiene el futuro entrenador de las Águilas la fórmula mágica para corregir ese compendio de defectos futbolísticos?

¿Entonces quién para entrenador?

La respuesta debe tener un análisis de estos factores. No se trata de seguirle el juego a los medios aceptando a cualquiera “con tal de que corran a Ambriz”. A Nacho le ofrecieron al equipo y ningún entrenador en su sano juicio rechazaría dirigir a la institución más importante del país. Que no ha funcionado, es otra historia.

Por ahí se menciona a Lopetegui, pero, ¿sabemos quién es? ¿sabemos cómo juega? ¿o simplemente porque dirige en Europa ya tiene entrada directa?

También hablan de Jorge Sampaoli y podemos aplicar un criterio similar. ¿Sabemos quién es o solamente nos suena su nombre porque escuchamos que dirigía en Chile y que hizo buena Copa América? Y ya que estamos pendientes de su trabajo con la selección andina, tampoco podemos pasar por algo las indisciplinas que se reportaron en la concentración chilena durante ese evento.

¿Carlos Bianchi? Lleva sin dirigir mucho tiempo y nunca trascendió después del Boca de Riquelme.

¿Mario Carrillo? Difícilmente vuelve a dirigir tras su pleito con la Femexfut y aquel “rompimiento” con ese misterioso directivo que según controla el fútbol mexicano.

¿Antonio Carlos Santos? Una broma. No ha dirigido a nadie relevante y de pronto ¿él sería el salvador porque “ama los colores”? Basta de ese cuento romántico de “amar los colores”. Ninguno de los jugadores de hoy en día verá al América como las leyendas ochenteras lo hacen. Al plantel actual no se les convence diciéndoles que están en el equipo más importante de México y que hay que jugar de una u otra forma cuando varios de ellos, especialmente los “líderes”, han estado presentes en los títulos más recientes.

El técnico ideal del América tendría que ser alguien de un linaje importante, ganador en toda la extensión de la palabra. Alguien que haga sentir como algo mínimo los tres títulos de la era Peláez. Alguien de quien los jugadores puedan aprender, inspirarse y motivarse.

Si comparamos a los dos nombres más importantes y que están en activo no hay mucho que pensar:

Lopetegui lleva dos títulos internacionales que ganó con la sub-19 y sub-21 de España. Cero a nivel de clubes.

Sampaoli ha sido tres veces campeón con la Universidad de Chile, campeón de Copa Sudamericana y campeón de Copa América.

Jorge Sampaoli tiene un palmarés más importante y sería la elección obvia.

Si en mi poder estuviera designar al técnico, la elección es clara: Marcelo ‘Loco’ Bielsa. Un entrenador que ha estado en equipos y selecciones importantes y al que no le va a asustar un entorno como el América. Es un entrenador serio, conocedor y que quizá sea hasta demasiado para el fútbol mexicano tan light en cuanto a trabajo de cancha.

Para cerrar, si tú pudieras elegir, ¿quién sería tu entrenador ideal considerando los factores aquí mencionados y por qué?

Intentemos ofrecer respuestas con argumentos más allá de “Yo pondría a Manuel Lapuente” sin decir el por qué. Nos leemos en los comentarios.