NidoAzulcrema
Ambriz_con_la_directiva
Lamentablemente el torneo no pinta bien para los azulcremas.

Por desgracia, se está cumpliendo lo que se pensé que pasaría: el Apertura 2015 será terrible para el América.

¿Por qué no es sorpresa el mal momento del América? Porque Ricardo Peláez y la directiva tomaron muy malas decisiones en los últimos meses, rematados por las verdaderamente increíbles de confiar en una plantilla limitada y un entrenador que no tiene las cualidades para sacar adelante el barco.

Para ver la deblace americanista tenemos que remontarnos a finales del 2014. Entonces, el América era líder, aunque llegando a la Liguilla con 5 juegos sin ganar y jugando regular bajo el mando del entrenador Antonio Mohamed.

El argentino tenía actitudes que no gustaron a la directiva y se decidió no renovarle el contrato. Para muchos esto fue un gran error, pero lo verdaderamente criminal fue lo que se hizo después.

Como recordarán, la directiva pactó con Gustavo Matosas durante la Liguilla del Apertura 2014, la cual se termina ganando (y que bueno porque parece que pasará un tiempo antes de volverlo a hacer), pero lo peor fue armar el equipo con la lista de refuerzos que pidió el “Turco” (que vaya bajeza que le hicieron) cuando éste ya no iba a estar, y no sólo esto, pagaron millones por ellos.

En teoría se suponía que el América tenía el gran plantel para cualquier entrenador, lo cual el Clausura 2015 demostró que estaba lejos de la realidad pese al subliderato, agregando que Matosas mostraba muchas carencias.

El final ya lo conocemos: una dramática eliminación con el Pachuca en los Cuartos de Final.

Parecía la oportunidad para renovarse y mantener el buen nivel, pero una vez más llegan los errores. Era lógico que Matosas iba a pedir refuerzos y que estos serían sus conocidos o, al menos, de su agrado. Peláez había complacido a Miguel Herrera y le funcionó, medio complació al “Turco” y le funcionó, ¿por qué no hacerlo de nuevo? No, en cambio, dijo que no habría más que uno porque confiaba en la platilla y no había presupuesto. Por supuesto que esto en sólo tres juegos oficiales ya le explotó en la cara.

¿Que no hay préstamos? ¿No se podía vender a Darwin Quintero y a Oribe Peralta que ya habían demostrado que en el América nomás no? ¿Que no puede negociar? Terrible en verdad.

Tras esto, Matosas se va y viene la aberración: nombrar entrenador a Ignacio Ambriz, un técnico que ha fracasado en todos los equipos en los que ha estado.

Es increíble nombrar como DT a alguien que apenas unos meses antes tenía hundido al Querétaro y tras su salida ese mismo equipo llegó a la Final. Eso te dice muchísimo de él.

Y sí, cumplió su amenaza de un sólo refuerzo de renombre y se repatrió al “Rifle” Andrade, cuando sí eran más que necesarios al menos dos defensas centrales, un medio y otro atacante.

Y todo parece que las pifias no acabarán aquí. La “bomba” Ambriz está por explotar mucho más pronto de lo que se esperaba (yo le di unos 10 juegos) y se vendrá la búsqueda de un nuevo entrenador y las opciones son más técnicos de medio pelo o arriesgarse con el “Piojo”, que en lo personal no me gustaría que volviera.

Me encantaría pensar que con el cambio de entrenador todo mejorará, tal vez sí, pero me parece que el que venga sufrirá.

Tal vez el América ser recupere un poco y logre estar en la Liguilla con o sin Nacho, pero para campeón no está, para eso se necesitan muchos cambios, los cuales esperemos sí lleguen para el Clausura 2016.

Como siempre me despido recordándoles que toda opinión y sugerencia son bienvenidas.