NidoAzulcrema
"¿Será exitosa y duradera la estancia de Ambriz en el América? "
“¿Será exitosa y duradera la estancia de Ambriz en el América? “

El misterio duró una semana y se cumplió lo que la mayoría de los reporteros de futbol habían anticipado: Ignacio Ambriz fue nombrado como nuevo director técnico de las Águilas del América. Y más allá del comprensible enojo y decepción que provocó en la mayoría de los seguidores Azulcremas, debemos de entender las razones lógicas que llevaron a la directiva Americanista para tomar la decisión y el probable desempeño que tendrá el nuevo timonel.

Peláez conoce a Ignacio Ambriz a la perfección, compartieron vestidor en el Necaxa y con la Selección Nacional a lo largo de 12 años; tuvieron directores técnicos y auxiliares técnicos que les marcaron su idea futbolística (Manuel Lapuente y Mario Carrillo). Así que ambos hablan el mismo lenguaje futbolístico: orden, equilibrio, defender con y sin la pelota; y tienen la misma idea de equipo: el grupo por encima de la individualidad y el buen ambiente de trabajo como condición indispensable.

La apuesta de Ricardo Peláez es clara: no es por un entrenador exitoso, con títulos y personalidad dominante; la nueva apuesta va hacia la humildad, el trabajo, la dedicación, el compañerismo. Y Nacho Ambriz cubre perfectamente el perfil. Con él trabajará a gusto, tendrá coincidencias futbolísticas y le ayudará a amalgamar al grupo.

Ignacio Ambriz ha comprobado ser un director técnico trabajador, que prioriza el orden y el equilibrio; sus equipos suelen correr todo el partido, son solidarios y tienen sacrificio, marcan y aprietan en todos los sectores del campo. Sin embargo, nunca ha tenido grandes planteles en calidad y cantidad; ha tenido que dirigir equipos con problemas administrativos y financieros; y su experiencia con el querétaro tuvo grandes sobresaltos: desde tener que jugar con un plantel que no podía cobrar, hasta tener que alinear a un divo como Ronaldinho, que cuando lo quiso sentar no obtuvo el respaldo directivo y prefirieron correrlo.

Así que ésta será la primera vez que Ambriz dirija a un equipo extenso en calidad y en cantidad, uno que no tendrá problemas gerenciales y económicos, y con el que tendrá el respaldo futbolístico y directivo para realizar su labor. Asimismo, Peláez trabajará con un entrenador que conoce desde hace muchos años, con el que comparte idea futbolística, y que le ayudará a formar un grupo unido y solidario.

¿Será exitosa y duradera la estancia de Ambriz en el América? No lo sabemos, aunque parece ser que los elementos necesarios están ahí, empezando por la calidad del plantel. En la columna anterior escribí sobre las características que debería tener el nuevo entrenador Azulcrema, y parece que Ambriz las reúne todas.

Démosle el beneficio de la duda, tal y como él lo pidió; tendrá mucho tiempo para darle al plantel el sello que él busca. Y en cuanto a Peláez, sus resultados lo avalan, así que es de esperarse que su nueva apuesta es segura; aunque en apariencia es riesgosa, porque parece que le apostará al buen ambiente de trabajo que se pueda generar y a la confianza que le tiene a Ignacio Ambriz.
Su prestigio y su legado por un conocido amigo.

Curiosidades futboleras: Los directores técnicos de los equipos que disputarán la final de la UEFA Champions League 2014-15 tienen historias paralelas.

Por un lado, Luis Enrique debutó en 2008 con el Barcelona “B”, dirigiéndolos durante tres años, dentro de los cuales logró el ascenso a Segunda División en la temporada 2009-10; posteriormente se enroló con la Roma en 2011, donde sólo llegó a la ronda de play-off en la UEFA Europa League y llegó al séptimo lugar en la liga, por lo que fue cesado del cargo; en 2013 fue contratado por el Celta de Vigo, consiguiendo clasificar en el octavo puesto de la liga; en 2014 fue fichado por el Barcelona, ante el escepticismo de los aficionados, y tras un primer semestre complicado, logró ser campeón de liga, jugará la final de la Copa del Rey y la final de Champions.

Y por otro lado, Massimiliano Allegri inició su carrera en equipos de divisiones inferiores, tales como el Aglianese Calcio, SPAL 1907, US Grosseto y Sassuolo; del 2008 al 2010 llegó a la Serie A con el Cagliari, con el cual nunca llegó a pasar de media tabla y fue despedido por tener al equipo al borde del descenso; sorpresivamente, en el 2010 el Milan anunció su contratación, tras el asombro y decepción de los aficionados; sin embargo, en la temporada 2010-11 el Milan logró el campeonato de liga y la supercopa de Italia; posteriormente, en el 2014 fue despedido del rossonero por tener al equipo a mitad de la tabla, con la atenuante de que la directiva vendió a sus principales figuras y dejó de invertir en jugadores de calidad; finalmente, y a pesar del rechazo de los aficionados, la Juventus contrató a Allegri en 2014, con quien han logrado la liga, la copa y van por la Champions.

¿Les parecen familiares dichas historias? Lo que es un hecho es que el común denominador es la calidad de los jugadores y de los planteles.

Así que dejemos que el tiempo nos dé la luz.