NidoAzulcrema
Cuauhtémoc Blanco Bravo
Cuauhtémoc Blanco Bravo

Cerramos el especial con artillería pesada, algunos de antes, otros de ahora, pero todos fueron sinónimo de gol en su respectivo certamen.

Puedes leer la Primera Parte en este enlace.

5 – CUAUHTÉMOC BLANCO Y CRISTIAN PATIÑO

5-60100. CUAU-PATIÑO

Torneo Apertura 2002

Jugadores de apoyo: Iván Zamorano, Hugo Castillo, Pável Pardo y Marcelo Lipatín.

Total de goles en el torneo: 37

A estas alturas del listado vemos un común denominador: cuando Cuauhtémoc Blanco estuvo vestido de águila, el funcionamiento a la ofensiva era una garantía. Con el segundo regreso del hijo pródigo al nido, el América, en ese entonces campeón defensor, se fortaleció todavía más y se convirtió en una verdadera potencia terminando la temporada regular como líder e hilvanando 6 victorias consecutivas al iniciar el torneo, entre ellas el Clásico de Clásicos.

La estrategia de Mario Carrillo era simple pero efectiva. Los balones debían pasar por los pies de Cuauhtémoc ya que teniendo distintos atacantes para elegir, los goles caían por racimos. Cristian Patiño vivía el mejor momento en su carrera, y con Iván Zamorano entrando de la banca ya en un rol secundario, este América parecía no tener puntos débiles y si muchas alternativas para atacar.

Sin embargo, algo sucedió cuando Manuel Lapuente volvió al timón, ya que el funcionamiento no fue el mismo, y un equipo que tendía todo para repetir el campeonato, se quedó en los cuartos de final contra Santos; y todos recordamos que teniendo centros delanteros de primer nivel a la orden del entrenador, la falla que prácticamente sentenció la eliminatoria estuvo en la cabeza de… Moctezuma Serrato.

4 – DARWIN QUINTERO, ORIBE PERALTA Y DARÍO BENEDETTO

4-79520. DARWIN-ORIBE-DARIO

Torneo Apertura 2015

Jugadores de apoyo: Andrés Andrade, Paul Aguilar, Michael Arroyo

Total de goles en el torneo: 40

¿Quién pensaría que un equipo comandado por Ignacio Ambriz se destacaría en la cantidad de goles anotados? Los números son fríos queridos amigos. El criticado tridente mencionado en líneas superiores generó una importante cantidad de balones en las redes, mismos que en su mayoría se generaron mediante desbordes por las bandas y tiros de media distancia.

Darío Benedetto comandó la ofensiva con 10 goles, en un torneo en el que las lesiones no lo persiguieron tanto, algo que habla de los alcances que el argentino puede tener mientras se encuentre sano. Oribe y Quintero aparecieron de forma efectiva en varios partidos haciéndonos recordar sus mejores momentos cuando ambos defendían los colores del Santos.

Las aportaciones hechas por los laterales fueron fundamentales para generar oportunidades, así como las constantes llegadas de Andrade y Arroyo, además del desequilibrio de Sambueza. Lamentablemente este plantel tampoco pudo superar la etapa de Semifinales, quedando fuera ante los odiosos del Pedregal.

3 – CUAUHTÉMOC BLANCO Y REINALDO NAVIA

3-31778. CUAU-NAVIA

Torneo Clausura 2004

Jugadores de apoyo: Frankie Oviedo, Pável Pardo, Ariel González

Total de goles en el torneo: 36

Con el regreso de Leo Beenhaker muchos pensábamos que los títulos regresarían en cualquier momento. Desgraciadamente, las segundas partes no suelen ser buenas. En este caso, el juego alegre y ofensivo se presentó en el América pero las victorias no fueron constantes y la alegría con la que se recordaba esas águilas en la ya lejana temporada 1994-1995 nunca llegó.

Nuevamente Cuauhtémoc Blanco tomó la batuta del ataque azulcrema y acompañado de un centro delantero certero como pocos, Reinaldo Navia, los goles no faltaron. Los dardos envenenados que salían de los pies de Pável Pardo fueron claves para muchos de las anotaciones del América, quien comandó al equipo en asistencias; asimismo, las constantes llegadas por los costados de Jesús Mendoza y Frankie Oviedo daban una dimensión mayor al ataque águila, que se complementaba con las genialidades de Blanco y el aporte desde la banca de Ariel González.

Sin embargo el Toluca (sí, ese Diablo que tantas veces nos eliminó) volvió a ser el verdugo de las águilas que se despidieron del torneo con un tristísimo Estadio Azteca vacío, debido al castigo recibido por los disturbios que hubo en el partido de la Copa Libertadores cuando Sao Caetano dejo fuera de la misma a los azulcremas.

2 – CHRISTIAN BENÍTEZ Y RAÚL JIMÉNEZ

2-00043. CHUCHO-RAUL

Torneo Clausura 2013

Jugadores de apoyo: Rubens Sambueza, Paul Aguilar y Osvaldo Martínez

Total de goles en el torneo: 38

Títulos son amores, y este equipo será recordado por mucho tiempo no solo por la forma tan heroica de conseguir el campeonato, si no también como Miguel “Piojo” Herrera, hizo funcionar de una forma
aguerrida y efectiva a un grupo de jugadores no con tanto nombre como muchos de los planteles que hemos mencionado en puestos anteriores.

Herrera sacó el máximo provecho a cada elemento con el que contó, y esto rindió frutos. Formó una implacable dupla ofensiva con la potencia y autosuficiencia de “Chucho” Benítez sumado a la juventud y versatilidad de Raúl Jiménez, quienes apoyados por una versión mejorada de Rubens Sambueza, los trazos de Osvaldo Martínez, y los constantes desbordes de Paul Aguilar y un resurgido Miguel Layún, el América se volvió un equipo muy peligroso al frente.

En este torneo Benítez se proclamó campeón de goleo, y fue el jugador más importante en el equipo, ya que el ecuatoriano era capaz de hacerse su propia jugada. A pesar del poderío ofensivo de este plantel, la jugada que marcó la historia fue realizada por Moisés Muñoz, con el remate de “palomita” que todos recordamos con tanta alegría.

1 – CLAUDIO “PIOJO” LÓPEZ, CUAUHTÉMOC BLANCO Y KLEBER BOAS

1-67246. PIOJO-CUAU-KLEBER

Torneo Clausura 2005

Jugadores de apoyo: Pável Pardo, Aarón Padilla y Rodrigo Valenzuela.

Total de goles en el torneo: 52

Sin duda alguna, el plantel americanista que mejor ha jugado desde la instauración de los torneos cortos. Con Cuauhtémoc Blanco como motor del equipo, un Claudio López en un plan monstruoso y Kléber siendo campeón de goleo del certamen, las águilas tenían una demoledora delantera, sin olvidar al gran amuleto en que se convirtió el “Gansito” Padilla quien brilló sobre todo en la gran final ante Tecos.

A pesar de tener grandes pasadores como Pardo y Valenzuela, los trazos venían desde los defensas (prácticamente “se brincaban” el medio campo), y el tridente ofensivo se encargaba de despedazar a los contrarios llegando por la banda, por el centro o con un disparo sorpresa de larga distancia. El contragolpe fue el sello de esta espectacular versión de Mario Carillo.

Era un alivio tener a tres jugadores en tan buen momento en el mismo equipo, ya que cualquiera de ellos podía resolver un partido por sí solo, y eso se vio reflejado en el título conseguido pulverizando a la Autónoma de Guadalajara, en un pletórico Estadio Azteca. El último gol de ese encuentro (el pase de Guillermo Ochoa al Piojo) fue el reflejo de la forma de trabajar de la ofensiva durante todo el torneo: Trazos largos aprovechando la potencia y velocidad de sus atacantes.

OPINA

¿Hizo falta alguna dupla o tercia que pusiera a temblar a los rivales? ¿A quién incluirías en este listado?